cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
APOCALIPSIS
Terror |
29.03.15
  • 4
  • 8
  • 2226
Sinopsis

"Estad preparados porque no sabéis el día ni la hora..." ¿o quizás sí...?


    
……….. 26 de Julio del año 2015…………………
La trágica noticia corrió, como un reguero de pólvora, saltando de antena en antena, entre todas las comunidades de vecinos, habitantes de los dos centenares de edificios, todos ellos de idéntica y prismática estructura.
Al parecer, varios de los miembros de la Comunidad habían sido atacados brutalmente por individuos extranjeros, procedentes del Lejano Oriente, de torvo aspecto, gigantescos y feroces, los cuales se apostaban en los portales de las viviendas y cuando las confiadas víctimas salían al exterior se arrojaban sobre ellas y las asesinaban sin piedad.
Los cruentos sucesos se repetían con similar “modus operandi” en la mayoría de los edificios del poblado y lo mismo sucedía, según se iba conociendo, en el resto de las poblaciones de la comarca. En los días siguientes se confirmó que los terribles episodios protagonizados por los sanguinarios inmigrantes asiáticos se habían generalizado en varios cientos de km. a la redonda, haciendo aumentar hasta niveles insoportables el número de individuos aniquilados.
Lógicamente, las fuerzas del orden acudieron prestas a socorrer a sus infortunados congéneres y,  tras breve y desigual lucha, sucumbieron finalmente ante los descomunales criminales depredadores.
Los adultos, miembros de la Comunidad, comprendieron que aquello era la señal definitiva. El futuro de sus hijos estaba seriamente comprometido e incluso la propia supervivencia de la especie se encontraba realmente amenazada.
Reunidos en Pública Asamblea, concluyeron que su antiquísima raza se hallaba en franco peligro de desaparición. Después de haber sorteado infinidad de amenazas a lo largo de su dilatada existencia de siglos, deberían tomar medidas inmediatas, coordinadas y contundentes, a fin de evitar la hecatombe que se acercaba a pasos agigantados.
Sin ningún género de dudas, la sorprendente y bárbara actuación de aquellos extranjeros homicidas, con cuyos cercanos parientes siempre habían convivido pacíficamente, supuso la señal definitiva que alertó del inminente desastre a todas las comunidades.
Pero antes de ésta, ya hubo otros funestos presagios del apocalíptico final que acechaba. Sin ir más lejos, hacía apenas unas decenas de años, habían aparecido, de la noche a la mañana, sin que nadie supiera muy bien cómo ni de dónde, aquella especie de parásitos alienígenas que, cual colosal garrapata, se aferraba a sus cuerpos y sorbía sus jugos vitales, convirtiéndolos en seres inválidos, incapacitados para la vida social y laboral, y abocados a una muerte  lenta,  indigna y penosa.
No menos escalofriante y pavoroso resultó otro colega del marciano, que cual vampiro liliputiense se instaló en las tripas de los sujetos infectados y procedió a devorar desde dentro a sus esclavizados huéspedes.
Después llegaron las máquinas infernales, accionadas por aquellos que teniéndose por raza superior y dominante se creían con todo el derecho a disponer a su antojo de los habitantes del poblado, utilizándolos para su exclusivo beneficio y robándoles sistemáticamente los frutos de su laborioso trabajo.
Los malditos invasores, mucho más dañinos, aun, que los asesinos transcontinentales, esparcieron por doquier la confusión, la desorientación y la muerte con sus condenados artefactos del demonio, y los miembros de la Comunidad comenzaron a tener grandes dificultades para la obtención del diario sustento, al verse obligados a trabajar en condiciones deplorables, acuciados por un estrés salvaje y dentro de un ambiente tremendamente enrarecido.
Desde este momento, la práctica totalidad de los individuos de la Sociedad, comprendieron que su principal enemigo era aquel ladrón soberbio, déspota y estúpido, aquel ser sin corazón ni conciencia, negrero sin escrúpulos, quién, periódica e impunemente, los desposeía de su bien más preciado, utilizando para ello los métodos más agresivos, ahogándolos, asfixiándolos, sin importarle lo más mínimo el tormento físico causado ni el irreparable daño moral ocasionado con su abominable proceder.
Y no contento, al parecer, con estas prácticas aberrantes y destructivas, había provocado la llegada de los mercenarios y matones orientales como si estuviera impaciente por borrarlos, de manera definitiva, de la faz de la Tierra.
Aquella Sociedad ancestral, fuertemente jerarquizada, de obreros, soldados y haraganes procreadores, bajo el gobierno incontestable de una monarquía vitalicia, y extendida a lo largo y ancho de los 5 continentes, espoleada por su poderoso instinto de supervivencia, atendió, como una sola alma, como un cuerpo único, la llamada desesperada de su reina y se dispuso a entablar el combate definitivo contra el enemigo mortal que se había empeñado en acabar con ella.
Domingo 11 de Agosto  de 2015…………..  5  h. A.M.
Avanzada la madrugada del día D, todas las huestes se encontraban preparadas para comenzar la Gran Batalla. A lo largo de cientos de miles de poblados diseminados por toda la Tierra, algunos antiguos, la mayoría modernos, encerrados en sus pequeños edificios, cilíndricos algunos, prismáticos la inmensa mayoría, miles de millones de soldados aguardaban una señal, la salida del Sol y una orden de su reina, para iniciar la Guerra.
Un ocasional observador espacial que se moviera alrededor del planeta con la velocidad adecuada y poseyera la vista de un millón de águilas, sería espectador privilegiado del más portentoso e insólito acontecimiento bélico que se viera jamás.
Coincidiendo con el momento exacto en que el astro rey va asomando por el Este, unas 60.000 abejas emergen de cada colmena de la Tierra y se lanzan, frenéticas y furiosas, a la caza sin cuartel del ser humano.
Acompañan su ataque, sistemático, implacable y despiadado, interpretando con sus alas y antenas el himno victorioso de su raza, aquel canto que popularizó su célebre y mediático congénere, habitante feliz de un mundo sin enemigos, una Tierra de aire limpio y aguas puras, de flores bellas y hombres buenos.
Un canto, en fin, que hablaba de un pasado idílico y glorioso, y así sería el nuevo futuro que comenzaban a conquistar.
A las 12 del mediodía, una de las incontables víctimas yacía derrumbada sobre la mesa de la cocina, literalmente acribillada por decenas de mortíferos aguijones. En su rostro, grotescamente deformado, unos ojos abiertos y alucinados mostraban todo el horror, la sorpresa y el sufrimiento del mundo.
Delante de él, abierta sobre la mesa de recio roble gallego, se encontraba la revista que leía en el momento del brutal ataque. En un reportaje a todo color y a doble página, aparecía la siguiente noticia con grandes titulares y ricamente ilustrada.
“ABEJAS EN PELIGRO”
Nuestra entrañable Apis melífera, más conocida como abeja común o doméstica, compañera y benefactora de la raza humana desde el albor de los tiempos, se encuentra en la actualidad seriamente amenazada debido a los ataques que últimamente, y cada vez con mayor frecuencia y virulencia, sufren las colmenas por parte de la gigantesca avispa asiática, especie invasora localizada en varios puntos del continente europeo en estos últimos meses.
El letal depredador, ya presente también en nuestro país según numerosos y recientes testimonios, se aposta en la puerta de las colmenas y de manera sistemática va matando a las indefensas abejas según salen al exterior, diezmando de manera alarmante sus poblaciones. Las decapita para devorarlas allí mismo o llevárselas a su nido.
El último jinete del apocalipsis apícola se suma a los otros tres que los laboriosos insectos llevan sufriendo hasta el día de hoy:
• La varroa, un parásito que se aferra al lomo de la abeja, cual jinete funesto y demencial, la va debilitando al absorber sus fluidos vitales y termina por matarla.
• Existe asimismo otro tipo de parásito que ataca desde dentro, alimentándose del intestino de la abeja.
• Y por último, y no menos dañinos que los anteriores, los herbicidas usados por los agricultores destruyen su hábitat natural y afectan a sus sistemas de orientación y comunicación, sembrando la confusión, el caos y el desconcierto entre los enjambres cuando salen a recolectar el néctar.
Debemos tomar todos conciencia de que se trata de un problema grave y adoptar las medidas oportunas, cuanto antes mejor, para evitar la desaparición de una especie absolutamente vital en el proceso polinizador de las plantas y que, además, lleva siglos y siglos endulzándonos la vida y dejándonos con buen sabor de boca.

Entre innumerables gritos de asombro, pánico, dolor y muerte, a través de la ventana abierta llegaban los ecos de un atronador zumbido, y los sones jubilosos de un himno guerrero y triunfante:
“En un país multicolor…nació una abeja bajo el Sol….
Y fue famosa en el lugar…por su alegría y su bondad…”

                                              FIN

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Guau, me he podido imaginar a los invasores a la perfección.
    Buen relato, un mundo dominado por el mal que es enfrentado por el bien. La dualidad ha sido eterna? ........
    Muy buen relato, original, atrapante, distinto. Felicitaciones
    Muy buena narración épica. El final le proporciona un toque de humor para relajar tensión a un tema bastante serio como es la desaparición de una especie. Ojalá pongan remedio a este apocalipsis. Yo también soy de los que andaba confuso al empezar a leer. Pero resuelves perfectamente todas las dudas en cuanto terminas de leer. Abrazo fuerte Paco.
    Realmente entretenida. Como bien dijeron los otros, no se sabe que se está hablando de abejas al comienzo. Muchas expresiones que utlizas cumplen su propósito eficazmente. Felicitaciones.
    Original historia, yo también iba despistado al principio pensando que narrabas la situación de la humanidad en un mundo fantástico, hasta que al final se aclara todo. El mensaje ecologista no puede ser más claro, no es un problema menor como dices pues nos jugamos mucho con ello, quizás el fin de los tiempos no venga por un gran cataclismo, sino por cosas como ésta, a las que solemos prestar menor importancia. Un saludo Paco.
    Muy buen relato, Paco, contado de manera muy original. Al principio creía que se trataba de una comunidad indígena atacada por alguna multinacional. Yo también te felicito.
    con habilidad narrativa tejes una historia real, de impacto ecológico serio. Te he leído algunos relatos con similares sensibilidad y consciencia. Te felicito.
  • Tommy y su madre contemplaban a través del ventanal las hojas arrancadas por la fuerza del vendaval aterrizando sobre la superficie de la piscina...

    Grabados a fuego, con hierro candente. Así permanecerán en la memoria de los ciudadanos de este país, los extraordinarios acontecimientos que tuvieron lugar en aquella memorable jornada del 14 de octubre de 2018...

    Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero a veces esas mismas palabras pueden generar un auténtico vendaval....

    Era su primera jornada de caza...

    No existe en el planeta Tierra, ni aun en la inmensidad del Universo, fuerza alguna con la que se pueda comparar.

    Feliz Día de San Valentín.

    Y para terminar, una singular jornada de caza, muy menor...

    Así me lo pareció entonces...

    Pinturas rupestres de andar por casa...

    Paté, pero no el de la tapa negra...

  • 105
  • 4.73
  • 26

Desde niño, he tenido en los libros a mis mejores amigos y "quién tiene un amigo, tiene un tesoro " ; al día de hoy, sigo buscando cofres enterrados y disfrutando del botín. Os invito a conocer mi blog: castroargul3.blogspot.com.es

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta