cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Application Error
Amor |
07.07.13
  • 4
  • 16
  • 6106
Sinopsis

"Application Error" es que te pregunten si le quieres y no encontrar respuesta. [¡Rayos!]

Me pregunta si la quiero y no encuentro respuesta. “Application Error” parpadea durante unos segundos:

                “An error occurred in the application and your page could not be served.

                Please try again in a few moments.

                If you are the application owner, check your logs for details.”

Actualizo y no se carga. La miro a los ojos e intento improvisar una respuesta, pero me es imposible llegar a una conclusión. “Ctrl+Alt Supr”, Ctrl+Alt Supr”. Nada.

-No sé si te quiero –me sincero-. No puedo saber si te quiero.

Hace un gesto de desdén, me dispara un “Bah” con silenciador y se gira en la cama a mirar los rayos de luz que se filtran a través de la persiana.

Sigo mecánicamente con la mano la silueta de su cadera y después me detengo a dibujar una espiral de Arquímedes sobre su hombro. Algo tiembla en mi interior, algo que crece de forma constante en lo profundo.

Al rato ya está aburrida de estar enfadada conmigo y vuelve a girarse. Me pregunta si quiere que lo volvamos a hacer. Respondo que sí, automáticamente.

Se echa de espaldas sobre la cama y se deja hacer. Me va dictando todo lo que desea que le haga. Chúpame. Muérdeme. Métemela. Más rápido. Más rápido. Más -sin más-, más, más, más, más. Al final sólo gruñe y jadea y gime. Se queda callada de golpe, con los ojos cerrados y la boca entreabierta.  Me aprisiona entre sus piernas, apretándome con ellas, y de repente la respiración vuelve a sus pulmones.

Te quiero, gime. Te quiero. Abre los ojos y se queda paralizada, mirándome fijamente. De forma brusca, me hace salir de su interior y me echa a un lado. Mira mi pene, aún erecto, y vuelve a girarse enfadada, cruzando los brazos y murmurando por lo bajo.

Me pongo a contar números primos a la espera de que quiera que lo volvamos a hacer: 2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19…

 -¿No puedes decirme que me quieres? –me pregunta en un murmullo, girándose de nuevo hacia mí.

-Sí, sí que puedo decírtelo.

-¿Y porqué no me lo has dicho antes?

-Me preguntabas si te quería.

-Pero lo que yo quería es que me lo dijeses -afirma mirándome a los ojos-. No hacía falta que me quisieras.

-No lo sabía. La próxima vez creo que sabré contestar. Haz la prueba.

-¿Me quieres?

Intento contestar pero de nuevo “Application Error” parpadea unos segundos.  Consigo ponerme en blanco y musito:

-Te quiero.

Ella se queda mirándome y empieza a reírse con superioridad.

-No ha quedado natural. Es como si te lo pensases.

-¿Como si me lo pensase?

-Claro, si te pregunto si me quieres y me quieres, la respuesta es más rápida. Si tardas tanto y pones esa cara de esfuerzo, no me convences.

No sé qué contestar.

Me pongo a mirar el techo a la espera de que lo volvamos a hacer. Pero ella ya parece saciada y vuelve a hacerme preguntas.

-¿Y qué sientes cuando te digo que te quiero?

-No siento nada en concreto.

-¿Y cuándo lo hacemos?

-Siento el placer de hacerte sentir placer –recito mecánicamente el lema de la empresa.

Pone los ojos en blanco y me hace otro gesto de desdén.

-Chúpame –me indica.

Le pregunto con la mirada dónde quiere que le chupe y cogiéndome de la cabeza me hace lamerle entre las piernas.

Estoy un buen rato allí. Me ayudo de las manos y poco a poco siento que va alcanzando el clímax. Más, más, más. “Suma”, asocio en un circuito primigenio. Más, más, más. Cuando está apunto de correrse, me hace penetrarla y vuelve a decirme que me quiere. Intento contestar pero no lo consigo:

                “An error occurred in the application and your page could not be served.

                Please try again in a few moments.

                If you are the application owner, check your logs for details.”

“Ctrl+Alt Supr”, Ctrl+Alt Supr”. Me aparto de ella aún turbado, pero no se da cuenta.

La escucho respirar de forma profunda, desacelerándose. Se queda dormida y me recuesto en la cama. Activo el modo ahorro de batería y sigo contando números primos. Números primos que se alejan, más y más, de la habitación. La desactivación sensorial me hace sentir menos humano pero me permite calcular con mayor claridad.

“Application Error” es el límite, me digo pensando en la fuerte sensación eléctrica que da llegar hasta ese límite.

Entre brumas, la veo despertarse y vestirse. Se acerca y empieza a toquetearme con un dedo, como si fuese un cadáver. Me acerca su código al lector. No le cobro las horas de sueño. Ya he cubierto el cupo y el margen de error me lo permite.

Al ver el descuento se ríe satisfecha y se va.

El mismo patrón. Vienen a por placer y se van tras haberlo obtenido. Si les hago un descuento, aún se van más satisfechas. Nunca las vuelvo a ver. Desaparecen de la habitación y posiblemente contraten los servicios de otro. “El placer de hacerte sentir placer”, recito el lema de SexRobots, Inc.

Me levanto para hacer la cama para el próximo cliente. De repente se abre la puerta de nuevo y me encuentro con la misma mujer. Me da un beso y se va corriendo fuera de la habitación.

Busco en la base de datos y no consigo encontrar un significado.

Dibujo una espiral de Arquímedes sobre la cama y siento cómo crece, de forma constante y matemática, un temblor humano en mi interior.

-Te quiero –pienso para provocar el fallo: “Application Error”:

                “An error occurred in the application and your page could not be served.

                Please try again in a few moments.

                If you are the application owner, check your logs for details.”

Me recorre un latigazo electrónico. Un número primo rodeado de unos y ceros.

Termino de hacer la cama y espero a la próxima cliente.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me ha gustado mucho el relato. A parte de ser original, está bien escrito y los diálogos aportan fluidez al desarrollo de la historia. No tiene nada que ver, pero me ha recordado a "La máquina de follar" de Bukowski, supongo que es por mezclar robots con sexo.
    This are a few of my favoutirte things ^.^
    Gran relato con ambientación futurista, historia original y muy ágil de leer. Al principio nos haces creer que él no la quiere, para luego descubrirnos que en verdad no puede quererla por defecto o ausencia en el programa. Me gusta el giro de los acontecimiento al final, cuando dejas entrever que el beso de la mujer ha creado un pequeño atisbo de humanidad y amor en el robot.
    Bueno, poco más se puede decir del relato. Muy fluido, ingenioso y lleno de realidades ficcionadas. Enhorabuena.
    Uno de los mejores relatos que he leído por aquí. No entiendo el comentario de Barquida; no parece que tenga que ver con la calidad literaria del relato, sino con él mismo.
    Un buen relato, lleno de guiños y de "material para pensar". Hay algún comentario por ahí que a mí solo se me hace comprensible desde el sentido del humor, la verdad... Pero en fin, no revolvamos más las cosas y sigamos a lo que estamos aquí, idear y contar historias. Y si es con el ingenio que posee esta, miel sobre hojuelas. Saludos Venerdi.
    Me ha gustado mucho Venerdi. Es muy original y está muy bien narrada y estructurada la historia. Me a recordado un poco a la serie Black Mirror. En uno de sus capítulos la protagonista, después de fallecer su novio, compra una replica androide. Si no la has visto te la recomiendo. Por último decirte que por ahí has escrito "rayo" con "ll". Revisalo. Saludos
    Muy original. Hace pensar que al paso que vamos es posible que sea una visión de lo que nos espera. Saludos.
    Un robot que se prostituye y casi termina experimentando emociones humanas disfrazadas de números primos y cortocircuitos. Un relato ingenioso, con humor matemático y tecnológico y un final para reflexionar. En ese mundo descarnado del comercio carnal ocurre justo lo contrario : las personas actúan como robots, a veces por rutina y otras para salvaguardar su cordura y los jirones de su maltrecha dignidad.
    El narrador trataba de solucionar la application error con tanta delicadeza, con tanto empeño y cuidado en ser correspondiente, y tan amable, educado; resultó que la sinceridad que yo creía ver en su incapacidad para responder si la quería (o no) era una mera ausencia por defecto de programación. Finalmente sentí que fuera un robot (pero se ganó un beso de verdad, a lo mejor tiene remedio). Me ha gustado mucho, muy original. Saludos.
  • Aquel día Sugar bromeó con que algún día me iba a dar el susto de mi vida. Lo dijo mientras desayunábamos en la terraza de aquel bar, en la plaza que había detrás de su piso...

    Un poema para demostrar que de algún modo sigo vivo. Como siempre, "Sin respiración" en Amazon junto a escritores de TusRelatos.

    Uno de esos poemas en los que me permito más licencias -aún- de las habituales. "Como un fantasma tras la cortina de mis-tus ensoñaciones...

    Otra parte disgregada de la unidad. La vida crece, se ramifica. Si se desea, se puede leer un relato previo llamado "Con Sugar" -en mi perfil-, si bien, como siempre, es un relato independiente. "Me gusta pensar, también, que era algo venenoso para lo que sólo Sugar tenía antídoto."

    LucíaClementine me recomienda la versión de Nancy Sinatra de la canción "Bang bang (my baby shot me down)" que pasa a ser el título de este relato antes titulado "La vida en su teatro".

    "Application Error" es que te pregunten si le quieres y no encontrar respuesta. [¡Rayos!]

    "La Atlántida es el único refugio en el que existen las segundas oportunidades." 480kmdepalabras.blogspot.com

    desarraigar. 1. tr. Arrancar de raíz una planta. // 2. tr. Extinguir, extirpar enteramente una pasión, una costumbre o un vicio.

    A ver si se anima la web con este pequeño homenaje a la fatalidad. Más en 480kmdepalabras.blogspot.com.es

    Dedicado a ender por lo gran persona que es y por la enorme labor que hace como usuario de TusRelatos.com. Ahí a la derecha se puede comprar su ebook, en Amazon, editado por TusRelatos.com junto con otros ebooks de compañeros de la web.

  • 49
  • 4.43
  • 459

Estoy por encima del bien, del mal y de las estrellitas.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta