cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Aprendizaje
Reflexiones |
06.02.08
  • 4
  • 3
  • 1979
Sinopsis

Aprendizaje


Un día aprendes a ahogar tus penas en soledad, a sentir asco de ti mismo, cuando estás triste. Asumes, la responsabilidad de tus actos y ves desde fuera lo patético que es quejarse por nada. Lo ves a base de oír a otras personas quejarse hasta el punto, de que sus miserias te pueden llegar a hacer reír. Dejas de llamar a nadie cuando te sientes mal, porque sabes lo molesta que es una persona así. O te das cuenta, de que casi nadie tiene tiempo, pues tiene su vida bien solucionada, al menos en apariencia. Descubres también, como cada vez te preocupan menos las personas de tu alrededor pues se han ido ganando su destino.
Aprendes a sonreír a las personas que más desprecias, por una mera cuestión de supervivencia social. Descubres la cantidad de cosas que puedes conseguir, no haciendo ver a la gente lo que realmente piensas. Asumes, lo poco útil que es ser completamente consecuente con unos principios. Te vas volviendo más pasivo e indiferente a todo. Dejas de creer en cualquier ideal, pues ves viciadas a todas las personas que los defienden.
Un día, descubres que tu familia ha quebrantado tu espíritu y la obedeces en las cosas más triviales, sin plantearte ya nada. Sabes que ellos siempre ganan y que lo mejor es agachar la cabeza y obedecer ciegamente para poder conseguir algo en esta vida.
Otro día asumes, que sólo despreciando a las mujeres que has amado, puedes olvidarlas un poco. Si intentas entenderlas, justificarlas, defenderlas o recordarlas con cariño, vuelves a la obsesión y a la amargura, pues resurge la duda y el anhelo.
Cada día ves, como toda muestra de cariño es sólo fruto de la amistad o de la necesidad, pero nunca del amor. Aprendes a ser indiferente a todo lo que te pudiera hacer creer que amas o eres amado. Ves como todo tu cariño y comprensión han caído en saco roto, cuando cualquier otro se lleva a la mujer que amabas, con sólo guardar unas apariencias. Otras veces, te das cuenta, de que no tenías nada mejor que ofrecer. Vuelves a ver, que ellos siempre ganan…
Luego sientes náuseas al ver que tienes que escuchar durante horas algo que era tan previsible y absurdo. Pero no puedes evitar conmoverte al ver sufrir a la persona que aprecias o quieres.
Descubres, que no quieres estar con nadie, que la soledad es un tesoro. Sientes asco al ver relaciones de mentira. Sientes agobio al estar más de unas horas con ninguna persona.
Sientes el poder de la monotonía y por ello buscas estar siempre con gente distinta cada vez, pues ya no hay amistad que perdure sin rencores.
Un día ves, que pasen los años que pasen, no eres nunca capaz de olvidar y excepcionalmente puedes perdonar. Pero ese recuerdo sigue y persiste, porque descubres, que las personas no cambian y que sólo te estás arriesgando otra vez.
Vas viendo, como nada te divierte, como persigues terminar una carrera o aprender un oficio, porque es lo que la sociedad exige, lo que la productividad exige.
Aprendes a no aprender, a que el conocimiento casi siempre vicia tu consecución de objetivos. Descubres que las personas que realmente entienden un tema, no son capaces de demostrarlo según lo exigido.
Con el tiempo descubres, cuantas personas has enterrado en tu vida para intentar seguir con la tuya. A cuantos has abandonado y cuantos han hecho lo mismo contigo.
Aprendes a mentirte a ti mismo y decirte que es culpa de la otra persona o que nunca tienes tiempo. Tu indiferencia les hiere pero no te importa, y la de ellos también te hiere, pero en el fondo sabes que te la has buscado.
Mañana descubres, que ya no vale la pena vivir, que ya nada te motiva. Que todo y todos te cansan. Que para las personas que ahora t
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 23
  • 4.28
  • 593

deporte,música,literatura,viajes

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta