cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Apretando
Amor |
25.10.11
  • 3
  • 3
  • 2580
Sinopsis

Descripción de un encuentro sexual relativamente original.

Apretando, apretando, jodiendo, que es Gerundino, no Jacobino. Esos no, que esos eran los malos. Venga a guillotinar cogotes. (Nunca de merluza.)

¿O eran los Girondinos? Mecachiiiis. Mi cultura hace aguas. Desde hace algún tiempo. Como dijo Vázquez Montalbán, hasta los treinta años no es necesario tener memoria. Luego sí, o te vuelves un enano. Un enano intelectual.

El saber es limitado, pero el desaprender nunca descansa hasta habernos enterrado. A partir de ahí, poca cosa. Apenas conocemos cabello, uñas y gusanos. Qué filantrópicos ellos. ¡Qué insigne trabajo! ¡Remordedores de conciencia en descomposición! 

Haciendo aguas. Ella sí que hace aguas. Me acomodo en la balsa trémula. Mi remo de ingle en su piélago ahumado. Qué bonito es el amor. Cuando se hace. Con uno mismo o contra el infeliz de al lado. 

Apretar, apretar. Bombear. Empotrar. Sexo. Sexo a raudales. Uno de los dos pretextos para seguir vivos. El otro, La muerte.

Ella gime. Yo soy fuerte. Por un instante leve. Por un dejarse llevar de corriente. Pero fuerte. Como la halitosis del estibador portuario. Como la uña podrida de seis centímetros del usurero de extrarradio. Como el tobillo varicoso de mi suegra Sagrario. 

Ahora ella me posee, me ansía, me entroniza. Me fagocita. Me vuelve roma la punta, como a un cucurucho en verano. Las pasiones cervales son como los chistes malos. No se explican. Se entienden o no. Y nos entendemos, cuando nos atravesamos.

Ahora parece llegar el momento del orgasmo. Pero me detengo en el acto. Observo la escena. Fijo el momento, como fija colmillo el licántropo. Miro sus ojos. Su cabello exacerbado. Su deseo flamígero hiriendo mi desamparo. La vida tiene estas cosas. Estas pocas cosas por las que diferimos ser incinerados. Expulsados de esta puerca vida. Carne de desahucio. Pero queda lo poco bueno. Y habrá que aprovecharlo. Ahora o nunca. Por eso me contengo mis ganas de muerte. Mi facultad de orgasmo.

Ella me mira alarmada. Pausa inadecuadamente prolongada. Tormenta dorada que espera, como su cabello revuelto sobre la almohada.

–¿Por qué te detienes? ¿Qué cojones pasa? ¡Estábamos en lo mejor! ¡Sigue un minuto más! ¡Que no me queda nada!

–Lo siento. Es un experimento.

–¡Pero sigue! ¿Por qué demonios te quedas parado y te atoras con la mirada fija, sin moverte…? 

–Es que estoy probando una nueva técnica sexual sacada del Internete.

–¿Y cómo se llama?

–Buffering...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un poco barroco.
    Para la próxima, acuérdate de liberar memoria o pon una RAM mejor xD
    Coitus interruptus est. Si es por buffering, probablemente se debe a una insuficiencia de la CPU.
  • He vuelto para marcharme. Y os odio a todos.

    Tu, tu, tu, tu, tuuuu...

    Por qué no escribes nada últimamente. ¿Y quién cojones lo va a leer, a quién le interesa lo que tenga que decir?

    Ilia y Stasia follando como animales de bellota. Como si no hubiera un mañana. Y yo al lado, enterándome de todo. Nunca me lo he montado demasiado bien, pero creo que ahora he terminado de cagarla. Si alargara un poco el brazo y me lo propusiera, podría agarrarle el nabo a ese sinvergüenza.

    Chupo de un coco. El coco tiene la parte superior abierta y dentro le echan un mejunje rollo hawaiano. El líquido es azul y parece como una pequeña piscinita. Qué gracia, una piscinita. Un pelo del exterior del coco se sale y cae en la piscinita. Ahí va un pelo de coño tropical a joder la depuradora de mi mierda de cóctel.

    This is the new shit: http://bufondevoz.blogspot.com.es/

    Es a veces la existencia un exabrupto tan obsceno.

    –¡No dispares a Little Bill, no lo hagas! –grita una lavandera. –¡Está en el suelo, no puede defenderse! ¡Disparar a un hombre así es de cobardes! –dice un cuatrero. Y yo disparo. Un poco por ver qué pasa. Otro poco por aburrimiento. Algo tendré que hacer.

    Broum, broum! Un rugido que parece un eructo aguardentoso, y luego se cala. Bufidos. El contacto sonando como una carraca masajeando carne picada.

    Soñé que era una martucha y recurría a la espeleología de mis propios genitales cuando me venía en gana.

  • 52
  • 4.47
  • 425

Soy mi propio abuelo viendo a mi infancia jugar

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta