cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Arañas
Terror |
11.03.15
  • 4
  • 7
  • 1482
Sinopsis

Que bien, arañas...

Jacob despertó sintiendo un horrible dolor en su muslo derecho. Era como si alguien estuviera clavando un tenedor en lo profundo de su piel al mismo tiempo lo retorciera como un destornillador. Se sentó en la cama como pudo tratando de no mover su pierna derecha, quitó las sábanas y pensó que vería su pierna empapada en sangre, pero no había nada, nada excepto el horrible dolor.

 

Jacob había tenido pesadillas casi toda la noche; en ellas él se encontraba en su cama como ahora, de repente en medio de la oscuridad la puerta empezaba a abrirse lentamente. Él miraba hacia el vacío del otro lado de la habitación y sabía que el vacío estaba viéndolo. Su habitación de repente se iluminaba con un infernal brillo rojo, era como ver a través de una hoja de papel celofán de ese color, entonces una especie de araña entraba en su habitación; la araña tenía el tamaño de un perro y parecía estar hecha de piel humana. Jacob intentaba gritar y despertar pero no podía. Solo podía quedarse inmóvil en su cama mientras esa fea creatura se arrastraba más y más a su cama.

La araña tenía ocho patas, pero cada pata terminaba con una deformada mano humana, Él miraba mientras la araña giraba su cabeza cuya forma era igual de humana, excepto por el puñado de negros y brillantes ojos negros en medio. “Oh Dios” pensaba Jacob en su sueño. La araña saltó a su cama tal y como lo haría un perro y él pudo verse reflejado en cada uno de esos horribles ojos. La araña empezó a abrir su mandíbula para luego sacar un aguijón tan filoso como una navaja y lleno de veneno. Por fortuna ahí es dónde despertó.

 

Su cabeza zumbaba y podía sentir la fiebre en sus mejillas y frente.

Logró bajarse los pantalones de su pijama, podía sentir el tenedor punzando el hueso y tendones en su pierna.

  Oh Dios mío dijo Jacob mientras observaba la herida en su pierna. Un círculo casi perfecto como la marca dejada por una tapa de gaseosa La piel alrededor estaba hinchada y enrojecida, la piel dentro del círculo tenía un putrefacto color morado. Jacob sentía que su cerebro se había agrandado hasta topar con las paredes de su cráneo. Intentó poner una mano temblorosa sobre la herida pero un tremendo calambre arrancó de nuevo y el sintió como si un alambre de púas se enredaba en su pierna y luego lo apretaban con fuerza.

  La piel ennegrecida empezó a subir y bajar como si algo dentro quisiera salir. Jacob se quedó boquiabierto sin poder tomar aire mientras miraba como la piel en su muslo empezaba a abrirse. Abrirse como la capa de aluminio en una lata de frituras. No hubo sangre, el agujero en su pierna era tan oscuro como los ojos de la araña en su sueño.

 

  “Oh Dios m-

No hubo tiempo para gritar or pedir ayuda, o correr desesperado como un idiota. No, él solo se quedó ahí retorciéndose mientras sus entrañas eran licuadas y sus huesos eran molidos. Él pobre no tuvo tiempo de nada más que de pensar en la abominación de su sueño.

Un par de diminutas patas empezaron a salir a la superficie arrancando más piel para hacerse espacio.

 

Jacob quedó tendido en su cama con una expresión de horror demencial, todo mientras cientos de diminutas arañas salían de su pierna, garganta y cuencas vacías, unas por la boca y otras simplemente se hicieron paso a través de su pecho y estómago.

Poco a poco devoraron a Jacob hasta que él no era más que un traje de piel y huesos.

 

Las arañas encontraron la ventana abierta. Encontraron el mundo fuera de las pesadillas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Hace un año jamás habría pensado en escribir un relato corto, mucho menos en leer un libro cada semana. Pero aquí estoy, tratando de seguirle el paso a todos ustedes. Tal vez tenga talento o tal vez no. No lo sé. Pero planeo atravesar éste oscuro túnel y averiguar si hay algo brillante para mí al final...

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta