cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Artículo 47
Reales |
22.07.14
  • 5
  • 5
  • 2139
Sinopsis

Los temas políticos siempre son controvertidos, y en ocasiones las opiniones expresadas no agradan a todos. Sin embargo, a veces hay que mojarse, y a mi, como buen gallego, me gusta la lluvia.

 El político brama desde el estrado, azuzando a su concurrido auditorio como si de fieros canes dispuestos a cebarse a dentelladas con sus oponentes se tratase. Ha sido bien entrenado en el arte del engaño, tan sólo tiene que preocuparse en deslizar cuatro o cinco oraciones predefinidas en medio de su vacuo discurso para levantar los ánimos en la caldeada audiencia. Su prédica está plagada de frases vacías, pero sin embargo lo aplauden. La estructura gramatical de la arenga no pasa del nivel de bachillerato elemental, mas es aclamado con efusivos vítores. Habla sin decir nada, pero lo adoran. Si hubieran subido a la palestra a cualquier otro vestido con traje y corbata, entrenado para soltar a la concurrencia los mismos huecos eslóganes, se hubieran escuchado en la sala idénticas ovaciones, pues quien enaltece ciegamente a un líder no precisa de razones ni concede valor a los argumentos, simplemente necesita de fútiles motivos para creer.

Acabado el mitin el político baja del púlpito, en los ojos se le refleja el orgullo, se siente casi un Dios, ensalzado sin cesar por sus acólitos mientras la música que no para de sonar por megafonía acrecienta su ficticia aureola. Los flashes le bañan el rostro eufórico, su porte estirado se pasea por los pasillos mientras micrófonos y grabadoras buscan un hueco para situarse ante su cara y casi rozar su encanecida barba. Algunos esforzados periodistas se afanan por ser el primero en preguntar, aún sabiendo que la respuesta no será más que otra sarta de banalidades.

Una jornalista joven, de áureo cabello y ojos celestes, probablemente una becaria, formula su interpelación elevando la voz por encima del barullo, “¿Que piensa sobre el último Decreto de la Junta acerca de la vivienda?” se la escucha decir mientras trata de resistir los empellones de sus compañeros. El político se detiene y una luz se le enciende tras las etéreas gafas, encuentra en su cerebro amaestrado la respuesta que los consejeros le han hecho repetir una y otra vez, tan sólo tiene que adornarla con algunas palabras de su cosecha que no significan nada, “es algo totalmente absurdo y carente de sentido, se trata de una ocurrencia que no va a ninguna parte, hay que hacer políticas serias, como las que hacemos nosotros” dice, finalizando la diatriba con una sonrisa forzada que muestra sus dientes amarillentos.

La periodista no se rinde, es audaz y está dispuesta a triunfar en la profesión o morir en el intento. El político le ha puesto la siguiente pregunta en bandeja de plata, “entonces, ¿no cree que el gobierno debería regular la utilización del suelo, impidiendo su especulación, de forma que la sociedad participe en el beneficio que generen las acciones urbanísticas promovidas por las administraciones públicas?”. El político vacila unos segundos, indaga en sus ideas pero aquella pregunta no está entre las directrices que le han inculcado. No importa, se parece un tanto a otras cuestiones que sí ha ensayado y siempre hay alguna respuesta comodín para las interpelaciones incómodas, por lo que rebusca la que a su entender mejor viene al caso, “Eso no provocaría más que inseguridad jurídica, los experimentos hay que hacerlos en casa y con gaseosa”, dice despachando a la muchacha con cierto aire de superioridad, al tiempo que comienza de nuevo a caminar con algo más de diligencia.

 

Es temprano y la actividad en el edificio hace ya algunas horas que se ha puesto en marcha. La inmensa maquinaria comienza a funcionar a pleno rendimiento sin permitirse un instante de descanso, son muchos los intereses que están en juego. El político desayuna con tranquilidad en su despacho, un zumo de naranja, un café bien cargado y un croissant a la plancha, como a él le gusta. En la última media hora ha sumergido su mente en las apasionantes páginas del Marca y se pregunta cuanto habrá pagado el club de sus amores por el último fichaje. Aburrido, se dispone a echar una ojeada al resto de la prensa. Prefiere dejar esas cuestiones para su equipo de asesores, pero la responsabilidad del cargo le obliga al menos a estar mínimamente informado. En un periódico de tirada nacional una noticia destaca en la portada. Su rostro se vuelve ojiplático cuando lee el titular a grandes letras, “El presidente del Gobierno justifica el incumplimiento de la Constitución”, reza el encabezado, y subtitulado como en un film en versión original se hace referencia al artículo en discordia.

El hombre no da crédito, se atusa la barba con nerviosismo, en su faz se dibuja una mueca de desprecio. Cómo pueden decirle eso a él, que en todas sus intervenciones se esfuerza en convencer a los oyentes de que tienen que someterse al imperio de la ley, reflejada en la ley de leyes, la Carta Magna, ¿cómo pueden acusarle de incumplirla?. Semejante falacia sólo puede ser obra de un ignorante, alguna patraña inventada para obtener un titular sensacionalista. Se levanta nervioso y comienza a rebuscar en la librería, el maldito volumen tiene que estar por algún sitio. Al fin tras varios minutos de tanteo lo halla escondido en el fondo de un estante. Le sacude el polvo, por lo visto el libro no recibe muchas visitas. Pasa las páginas humedeciéndose el índice y al fin encuentra lo que busca. Se para en el artículo 47, tiene que leerlo varias veces, no está acostumbrado a esa redacción tan particular, el término poderes públicos se le atraganta. Cuando al fin termina de analizarlo su rostro palidece, el gaznate se le seca y le cuesta tragar saliva, un sudor frío le recorre la espalda. Aún incrédulo, necesita unos segundos más para ojear de nuevo el texto:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”

Con la mirada perdida, no acierta a darse cuenta que el volumen se le escurre entre las manos, produciendo un sonido ahogado cuando rebota contra la alfombra. El ejemplar queda volteado, con la cubierta principal mirando al techo. En grandes letras doradas puede leerse el título, Constitución Española. El político avanza un paso, hasta que su zapato bien lustrado deja su huella sobre el libro.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias Enrique por tu comentario y valoración. Independientemente de la calidad o no del texto, que no soy quien para valorarla, me da que por temática hasta el momento tengo dos relatos colgados que son "impresentables" a concursos literarios, este y "Muerte en tres colores", pues como tu dices deberían concursar en certámenes verdaderamente libres y yo creo que en este país hay temas que difícilmente se publicarían. Ojalá me equivoque. Gracias de nuevo por tus comentarios.
    Poética denuncia a la que me sumo, a pesar de vivir más de treinta años en el extranjero. Muy bueno el lenguaje que pone el dedo en la llaga. Abrá que cambiar con "Podemos", porque hasta ahora España arrastra las lacras de los de siempre y cuarenta años de dictadura, donde los que más predican el agua, son los que más vino beben. Bien por tu sinceridad.
    Buen retrato de los políticos que tenemos, ignorantes,aferrados a su cargo, viviendo de espaldas a una realidad que prefieren ignorar. Esperemos que la situación cambie y que no tarde demasiado. Saludos
    Al leer tu relato me he acordado de uno que yo misma escribí, meses ha, para un concurso. Quizás deba rescatarlo y traerlo aquí. Volviendo a tu historia, la verdad es que la política es un tema siempre controvertido, porque en los últimos años hemos terminado por tacharlos a todos de malos, o vomitivos como dice Nora. Puede que aun quede gente honrada en esta "casta", como tanto se le llama actualmente, pero la imagen vergonzosa que se nos da va a ser dificil de borrar. Muy buen relato, como siempre.
    A estas alturas ya no me sorprendería nada..vomitivo todo lo que se cuece..saludos.
  • Relato con el que concursé en la semifinal del torneo de escritores del mismo título. Felicitar a nuestro compañero Purple que compitió conmigo y nos ha brindado algunos de los mejores relatos del torneo. Igualmente felicitar a Paco Castelao y Ana Madrigal, que se midieron en una semifinal digna de los mejores.

    Versión revisada y corregida del relato para el Torne de Escritores, Duelo 29: "Elige un arma"

    Relato para el torneo de escritores, duelo 24 "Él ya sabía"

    El primer encuentro de la Humanidad con una raza extraterrestre está a punto de producirse. Pero esconde secretos que nadie hasta ese momento podría haber imaginado.

    Versión revisada del relato presentado al torneo. Aprovecho para felicitar a mi rival Noseque, que hizo un digno papel y contra quien fue un placer competir.

    الله ينظر الأيدي النظيفة ولكن ليس يديه الكاملة - سوريا المثل

    ¿Tú qué hubieras hecho?

    Relato escrito para el concurso de microcuentos "MICROTERROR IV" de una conocida web de autores

    A veces la realidad nos pega una bofetada, y no apetece poner la otra mejilla

    A principios del siglo XVI se suceden las pugnas por el trono de Castilla. Muerta la Reina Isabel y sus tres primeros herederos en la línea sucesoria, la corona recae en su hija Juana, de dudosa estabilidad mental y desposada con Felipe, apodado el Hermoso, cuya deslealtad a los Reyes Católicos es tan solo superada por su ambición de poder. Tras la muerte de Felipe prematuramente y en extrañas circunstancias, la Reina Juana abandona Burgos e inicia un peregrinaje por las tierras de Castilla arrastrando el cadáver de su esposo, con el propósito de darle sepultura en Granada. En este escenario de inestabilidad política los nobles se posicionan ante el futuro incierto que se avecina. Gonzalo de Esgueva, joven aspirante a caballero al servicio de un oscuro Señor, se verá envuelto sin quererlo en éstas luchas de poder. -- Relato largo para lectores pacientes, gracias anticipadas a quien se tome la molestia de leerlo entero.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta