cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Ataque de la Nada
Poesía |
09.01.15
  • 3
  • 0
  • 602
Sinopsis

Lóbrega noche cernida

Sobre el vacío de mi alma,

¡sé tu oscuridad la llena!

Mas, ¿cómo sé si la mata?

Aquel que viera imperante,

Bella corona estrellada,

La languidez del vil tiempo,

Tu longeva Luna blanca,

¡Sabrá el momento perece!

¡Sabrá su vida se acaba!

Quisiera ver a través

De tu fina y regia manta

So tu dominio infinito,

So tu cruënta mirada.

¡Aymé, bello fogonazo

cuya negrura desgarra

cual feroz garra felina,

cual mortal hoja afilada,

el efímero sendero

que transita mi pobre alma!

¿Se abrirá tras tu cenit

un nuevo y rutilante alba?

¡Pardiez, que Dios así quiera,

pues por mi yerta ventana

de cristal resquebrajado,

de glacial polvo manchada,

no entran sino abstractas sombras

que la umbría sofocada

por el tórrido calor

de la compañía humana,

por esa aterida esencia

que de los sueños emana;

me envía sin piedad

dando mi ánima por diana!

¡Y quisiera dichas sombras

en buen momento pararan

de darme férreos golpes,

de darle tales puñadas

a un alma rota y marchita

que en los infiernos se arrastra!

¡Y quisiera aquestos males

que en mi corazón se hallan

al tiempo todos detengan

semejante obra macabra

que me rompe en crueles lágrimas

creadas por dulces llamas

que a mi yo interior calcinan,

y que al de fuera desalman!

Habría de resistir,

Mas sé, vil Noche estrellada,

Que la umbría del olvido

Ha olido ya sangre, y ataca

Con diligencia innegable,

Con imperturbable calma.

Y hacia mí se dirige ella

¡Y yo no puedo hacer nada!

¡Maldito sea el momento

en que al fin yo me enterara

de que la normalidad

me acechaba y me asaltaba!

Y ahora, ¿qué debo hacer?

El día en que el sueño acaba,

¡Y todo torna en reflejo,

En espejismo que engaña

Y tortura y alegra y aira

Y emociona y luego mata!

¡Que fuere más que recuerdo,

nada más anhela mi alma!

¡Mas habré de despedir,

a la par que puñaladas

de candente hoja aterida

mi indefensa alma desgarran,

todo momento vivido!

Y en zona no tan lejana

diviso ya el renacer.

oh, abstracto y bendito alba,

en cuya diafanidad,

reflejadas nuestras caras,

veo la propia utopía,

suplicio que ahora me aja,

¡mas que luego me dé vida!

Y ésta es que todos en casa

Nos encontremos de nuevo,

¡Hoy no, tampoco mañana,

mas a Dios hago testigo

que en la gloriosa jornada

perecerá al fin la Noche

entre la luz ahogada!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta