cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

1 min
Ausencia elegida
Drama |
19.12.14
  • 4
  • 3
  • 736
Sinopsis

Mi hijo, nunca estuviste.

Estaba allí, recostada junto a su hijo, en una pequeña realidad mental que la hacía feliz. Solo estaba el sendero, y la luz del sol escapándose, que difuminaba el rostro de su hijo, estaba tan vacíamente tranquila que no recordaba el nombre de su pequeño, solo podía imaginar todo lo que pasaron juntos; intentaba recordarlo, pero era inútil, tal vez no había nada que recordar. Su hijo seguía dormido, lo miro y lo beso en su frente, derramando pequeñas pero fijas lágrimas, que le hicieron comprender que pasaba. Despertando con un dolor fuerte de cabeza por la anestesia, y derramando las lágrimas que derramo en el sueño, comprendió. El aborto había terminado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy duro...
    What the hell, nigga ?
    Campos de olas doradas que el viento azota, te abriste camino suavemente. Sentada en un claro con un trajecito rojo atirantado, y tu pelo color de miel, juegas a pintar, a enaltecer tu destreza. Lienzos que flotan en el aire impregnados en acuarelas de fantasía, convertidas para mí en una quimera. Tranquila como un ángel, virtuosa en su tarareo, transmites paz. Y no muestras tu rostro pero presumo que eres bonita, de suave piel, esponjosa y color canela. No te imagino distinta, te recreo transparente y clara. A pesar de que el cielo amenaza tormenta, continuas ignorando en tu pasatiempo, lo que acontece a tu alrededor. Testigo, al fondo, la finca grande de color blanco y de teja roja, y los perros que corretean en la distancia, similar a un viejo óleo de familia. En ocasiones presiento que alzarás la mirada confirmando mis sospechas, pero no te detienes en tu empeño. Obsesionado tranquilo. Pareces feliz, y el encanto conjugado con mi espíritu infantil, subyace de mi recuerdo de los años que pasé en este entorno. Fugaces paseos inmejorables transmiten cosquilleos en el alma, para que crezca mi sonrisa estéril en los momentos perdidos en blanco. Lugar embalsamado en mis resquicios temporales. No tan distante, corría el arroyo donde en una ocasión coincidimos todos, qué extraño por único. Aún te percibo desde la distancia, todavía continuas a tu libre albedrio. El relente de la brisa atraviesa mi interior y mi inspiración profunda me hace evocar vida. Me invito y me adentro entre las espigas, que me aguijonean en los pies mientras descubro mis intenciones, que desobedecen a mis reticencias más calculadas. Si las descubres será como desvelar un deseo. Acercarme podría suponer el fin, y significaría haber creado tan solo un espejismo pobremente certero. Por primera vez se levanta y echa a correr, no se percata de mi presencia, tan solo con un pincel en la mano. Su altura supera por poco las flechas de oro que deja atrás, y atisbo escasamente su recorrido, se dirige hacia la finca y le sigo próximo. Se frena en uno de sus muros, impregna la escobilla en la tierra, y representa una puerta de su tamaño, la adorna de giraldas, flores y colores esperanza. Y yo mientras, paralizado, como si conociera saber qué hacer. Concluye, da media vuelta y saluda de soslayo con la mano, sin descubrirse. Unos tímidos rayos de sol, se zafan de las pobladas nubes, impidiendo a mi visión comprobar a duras penas como languidece y se separa de mí, aunque nunca hubimos estado juntos. El tiempo no da tregua y comienza a diluviar, el paisaje se emborrona inevitablemente la pintura esconde su presencia, se escurre frente a mis ojos y el indicio de que un día presencié su existencia, se desvanecieron en tan solo unos instantes. Ya es tarde, se hizo la oscuridad.
  • Mi hijo, nunca estuviste.

    Hacerle el amor como si no hubiese una vez más.

    No gritéis mas, poeta, estáis muerto, y no habrá poesía que os salve.

    Empíreo, no literalmente.

    Al final de la muerte, solo quedan los versos.

  • 7
  • 4.78
  • -

Escritor bohemio, poeta olvidado, dejad que el lapicero calcine con sangre todo lo que callamos, olvidad la miseria y escribid vuestro epitafio.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta