cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Auto cinema Paradise: la gran Corporación Internacional
Humor |
23.10.18
  • 4
  • 10
  • 1741
Sinopsis

Continúan los cuentos humorísticos de Auto Cinema Paradise. Una Serie de cuentos encadenados pero con principio y fin. Ya que he explicado, no me gustan los : "Continuara"

 

Año 1969. El Autocine Paradise, se transformaba en la nueva "Meca" del Capitalismo.

Igor Proyectorik encarnaba una nueva raza de millonarios. Su innovadora idea del complejo de autocine, Shopping a cielo abierto, Parque de Diversiones, Pista de carreras de Karting, Aviones de Aeromodelismo, Polo Gastronómico de las Colectividades y el novedoso Campus de Recitales que estuvo a punto de arrebatarle Woodstock a los "yanquis", le habían valido una tapa en la revista Rolling Stone.

La comarca que hacía años sólo conocía la decadencia y el éxodo de su gente, de pronto, se había convertido en centro de atracción internacional. Los más variados y curiosos personajes vendían todos sus bienes, para mudarse a la nueva burbuja inmobiliaria. Los terrenos se habían revalorizado, comunidades de hippies, gays, artistas, ecologistas y rockandroleros, los usurpaban en nombre de las futuras generaciones. Esto, alertó al trinomio pensante del Paradise. Desviaron el río, de manera tal, que sirviera como represa y foso perimetral defensivo. Al estilo de las ciudades del medioevo.  De paso, aprovecharon, para inaugurar un Casino flotante y ofrecer paseos en góndola, a quienes no disponían de auto, para mirar los films.

La noticia, hizo explotar de ira al suizo Kleinz, el vecino ambicioso que pretendía vivir a expensas del esfuerzo ajeno. Su gallinero, aparecía en el nuevo plano, en una isla en medio del foso. Por lo que debía contratar el servicio de lanchas, para alimentar a las aves. Una noche sin luna, pretendió perpetrar su venganza.

Comenzó a pintar la pared de su granero, que es sabido oficiaba de pantalla, con pintura negra.

El pobre hombre, no advirtió que Iván el cosaco había importado cocodrilos del Nilo, con la excusa de completar el Acuario. Los reptiles estaban muertos de hambre. El ruso, les mostraba fotos del tacaño granjero y les prometía bombones suizos de postre. Nunca se supo nada más del oriundo del Cantón de Valais.   

Transcurría la despiadada época de la guerra fría. De este lado del mundo, Igor era venerado, del otro, odiado con encono.

Los árabes que comenzaban a diagramar sus ciudades futuristas en el desierto, envenenados de envidia, lo hacían espiar con los satélites de República Dominicana, tripulados por astronautas Haitianos.

El imperio Turco, exigía que las rubias jóvenes alumnas de la Academia de Cine del jorobado director de los Balcanes, hicieran una pasantía gratuita en sus harenes, antes de viajar a Hollywood. Prometían no tocar la “mercancía”

Los cubanos lamentaban haber perdido al "Che" en Bolivia. El argentino hubiese sido un infiltrado fabuloso para vender sus gruesos habanos y corroer el poder del Tío Sam desde muy adentro. 

La URSS apuntaba algunos misiles hacia el Paradise. Brehznev, había ordenado a la KGB secuestrar a Igor para interrogarlo. Su amigo  Rocapetresku, viejo conocedor de los métodos, olfateaba a los agentes soviéticos a la distancia y los devolvía en cajitas de bombones a Moscú. Con dedicatorias poéticas y moños rojos. Todo un romántico.

Mao Tse-Tung, amenazaba desde sus discursos populares. Si el Shopping no compraba artesanías chinas con carácter de urgencia, las brigadas rojas bajarían por el río e instalarían mercados flotantes similares al de Hong Kong, con artículos a mitad de precio.

Los africanos prometían enviar una oleada de oscuros vendedores. Pulseras, camisetas de fútbol, carteras, relojes y lentes de sol, para disputar el poderío económico al "Bwana" blanco.

Gerard Ford, presionaba, quería que únicamente su marca tenga ingreso al autocine. La GMC,  hacia lobby para que sus descapotables obtuvieran cupones de descuento en boletos, pochoclos y perros calientes. En tanto, los Dacia 1100 rumanos, se entregaban de regalo con la cajita feliz, acompañando gaseosa, hamburguesas y papas fritas.

Las amenazas externas eran cuantiosas y de temer, los ingresos exuberantes.

Una corporación Multinacional, con sede en la Isla de Pascua, propuso protección política, blindaje económico y de ser necesario, armamento bélico a discreción.

El serbio firmó el contrato y se asoció ventajosamente. Logró también, que lo patrocinen en sus peliculas, documentales y futuros musicales. 

En un par de semanas el Paradise abrió sus oficinas en el Empire State y comenzó a cotizar en Wall Street. Coca Cola  y las cervecerías rogaban acuerdos de exclusividad.

Llovieron los pedidos de franquicia. Todo era felicidad y paz.

Hasta que a Igor, se le ocurrió festejar Halloween y al mismo tiempo proyectar una película de terror.

¡Pero qué necesidad!

La gente enloqueció por los disfraces. Los vehículos se decoraban alusivamente y todas las entradas del Auto cinema eran grandes calabazas con ojos de fuego.

Nunca vi tantos duendes, brujas, fantasmas y demonios. El cura, enloqueció, prendió una gran hoguera y enviaba señales de humo al Vaticano quemando cubiertas.

Cosas muy oscuras sucedieron esa noche.

El consejo de seguridad de la ONU envío a su fuerza de Paz.

Los Cascos Azules, a fuerza de balas de gomas, picanas, manoplas y bayonetas hicieron la mejor Paz que pudieron.

Pero vuelvan mañana por el resto de la historia, hoy proyectan el Mercader de Venecia y tengo alquilada la Góndola.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • jajaja muy divertido. Te leeré mas de esta saga. Los relatos de humor y suspense son mis favoritos.
    Divertido, de fácil lectura, me gustó
    Porque Halloween no podía faltar. Bárbaro, Roluma. A por más.
    Muy buena Roluma, la he disfrutado..., veo que has escrito varios relatos ambientadas en el mismo escenario, las leeré con la atención que merecen, cuando te regalan una sonrisa no hay que rechazarla... :)
    Divertidísima esta saga suya, ocurrente y muy bien contada.
    Excelente imaginación y forma de relatar, me ebcanta
    Historia imaginativa y graciosa. Todo el mundo mira al Cinema Paradise. Un abrazo
    Me ha tenido bien entretenida, un abrazo amigo Roluma!!!!
    Está historia está increíble me la he disfrutado desde el principio. Gracias por compartirla querido Roluma. Saludos :-*
  • Los sucesos y personajes de ese relato son ficticios, así como sus nombres, sus circunstancias sus cuentas bancarias y desarreglos emocionales. Cualquier similitud con personas reales o hechos concretos son producto de la imaginación y la perdida de la razón que últimamente experimenta el escritor. Deseo que este escrito se lea con el mismo el humor con que fue concebido. A mis queridos colegas de letras, los abrazo con el cariño, el respeto y la admiración que siento y merecen. PD: lógicamente quedo a la recíproca para cualquier juego que les parezca pertinente. Hasta la próxima.

    Hablemos sin saber un juego teatral que aunque parezca mentira, conlleva saber de todo un poco para poder inventar un poco más, además de una prolifera imaginación y talento para mentir, o no tanto.

    Este ensayo, nace de las largas horas de sillón, de no poder moverme de casa y de tener tiempo para aunar locas ideas que venían de visita hace un tiempo o hechos que han forjado nuevas en estos veinte días. Hablemos sin saber es un juego teatral, donde los participantes hablan sin prejuicios de temas de los cuales no tienen ni idea y donde se divaga en grande, como le he plasmado yo aquí.

    Recuerdos de infancia de un niño feliz.

    Alimenta al lobo. Parecerá juego. Él no sabe de eso, lo quiere todo. Y no es un juego de palabras.

    Viajar es un placer. Es un abrir los sentidos a disfrutar todo lo que se revela y nos llena el alma. A veces es imposible.

    ¿Que hace que no podamos hablar francamente de la realidad? Si todo es máscara, la vida no llega a ser algo. Se convierte en escenario del ridículo. Ficción diaria para darnos cuenta por la noche del terror de no ser ni significar nada para nadie. Y en esa ausencia de nosotros mismos, nace la obsesión por el otro, por lo otro. El fracaso de lo compartido, del mundo a partir del otro.

    El tiempo lo cambia todo. A veces no hay respuestas. A veces no hay perdón. Lo que perdura está grabado en un lugar con clave.

    Llegué por mar hasta el Golfo. En esos barcos había mucha más gente que en otros que había navegado. Me senté a comer mis frutas y escuché las habladurías de la gente. El Oráculo de Delfos siempre dice lo correcto a señores o viajeros. Y fui con mi pregunta hasta él. Con ojos inexpresivos habló.

    El espíritu navideño del dueño de un restaurante, provoca una fuerte reflexión sobre la condición humana en una joven cocinera, que debe modificar algunos detalles para cumplir con los deseos que se le pidieron.

  • 59
  • 4.53
  • 276

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta