cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Autopsia y baño de realidad
Reales |
29.11.10
  • 4
  • 8
  • 5934
Sinopsis

Creo que me engañaba cuando me decía a mí mismo que si hace dos semanas que no escribía aquí (y sólo he hecho tres artículos en todo noviembre) es porque no tengo tiempo. Es verdad, pero no toda la verdad. Lo único cierto es que si he pensado en escribir sobre las filtraciones de Wikileaks, las elecciones catalanas, las contradicciones de algunos carcacatólicos que atacan a la figura del Papa con la intención de defenderle o la terrible humillación que anoche infringió el Barça a mi Madrid..., y no lo he hecho, ahora me doy cuenta, es porque no tengo nada que decir. Sí, puedo decir muchas cosas (hasta ahora las he dicho, y tal vez, mañana o dentro de un mes, las seguiré diciendo), pero nada realmente novedoso, con un mínimo de ingenio. Y para escribir sin crear, mejor no escribir.

Desde hace muchos meses lo venía sintiendo, sabiendo. Pero sólo ahora lo veo meridianamente claro. Nunca pensé verdaderamente (porque soñar es gratis y yo soy de un optimista ingenuo) que podía llegar a escribir algo verdaderamente bueno. Largo, complejo y bueno. Me faltan imaginación, capacidad y conocimientos. Pero antes, al menos, me consolaba intentando formular retazos, destellos de pequeñas historias. Me he metido en todos los charcos: he opinado sobre los más diversos temas y me he inventado relatos de distintas formas y tipos. Siempre llega, afortunadamente, el día en que te das cuenta de que todas esas palabrerías son una mierda. No añaden nada, no innovan ninguna opinión, fórmula o situación. Son basura. Y es entonces cuando sabes que has tenido pretensiones muy por encima de tus posibilidades. Y te sientes ridículo...

La verdad, no sé por qué escribo esto hoy. Sólo sé que me siento triste. Pero también aliviado. Al fin reconozco lo que hace ya mucho tiempo pensaba y no admitía del todo: no transmito nada especial con lo que escribo. Y jamás podré hacerlo. Porque soy, simple y llanamente, normal.

Eso sí, apagado el faro de ilusiones, sueños y esperanzas literatas, ahora me sentiré menos mal cuando me quiera creer que no tengo tiempo para escribir. Ya no hace falta. Como decía, para escribir sin crear, mejor no escribir.

Aunque seguiré escribiendo. Sí, así de imbécil e inconsciente soy. Porque, pese a todo, plasmar ideas (romas, pero ideas) en una hoja en blanco es una de las cosas que más me gustan en esta vida. Y ya estoy en paz.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

http://blogs.periodistadigital.com/lahoradelaverdad.php/2010/11/30/autopsia-y-bano-de-realidad
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Bueno, no estamos solos!
    Amigo: vaya depre que llevas. Como dice LoAd es fácil identificarse con este crudo texto de hoy. Preo -siempre hay un pero; es decir: siempre nos puede rescatar un pero- pienso que la exigencia de excelencia, de éxito y de absoluta originalidad a las que te refieres, son una carga a la que sucumbimos por soberbios. Si sólo lo puramente original y excelso mereciera ser escrito, las bibliotecas, con un par de anaqueles, iban servidas. ¿Quién de nosotros, mortales escribidores, no se ha sentido tentado a tirar la pluma, quemar la obra, aporrear la impresora, cuando se da cuenta de que lo que, hasta la fecha ha escrito, no está a la altura de la suela de los zapatos de Cervantes? Pues cualquiera que tenga algo de sentido crítico. Pero es injustificado pensar que uno se retira or un exquisito sentido del deber con el arte. ¡Cuántas obras son el fruto de años de esfuerzos? ¿Cuántas vienen precedidas de verdaderos bodrios del propio autor? Muchas, te lo aseguro. Pero, lo que hacemos acá, lo que hasta ahora tú hiciste, nos ha permitido conocernos, intercambiar opiniones, corregirnos. Y sentirnos una comunidad, en cierta forma. Las depres pasan, lo que de ti ya nos hemos llevado, quedará en nuestra memoria. Haznos el favor de no desaparecer, amigo mío. Tu crítica nos consuela o nos indignan; pero no nos deja indiferentes. Y eso tiene su valor. Un abrazo, z.
    Hombre, yo cuando me encuentro en ese punto que describes tan bien escrito me dedico a escribir con mucho amor la lista de la compra, mensajes en las ventanillas de los coches polvorientos o recetas a los pacientes, la utilidad de la escritura no tiene límite. Y cuando menos me lo espero vuelve a encontrarme mi espíritu primigenio, el que me llevó a emitir letras para otros y no sólo para mí. Otra opción es echarse a fumar o darle al vodka de 90º, pero está mal visto y se queda uno aún más atontolinado. Envuélvete en naftalina, que ya recuperarás tu "porqué", pero no te desvanezcas.
    Tal cual, no se puede sacar ni colocar nada más.
    No te desanimes tanto... Yo creo que no sólo hay que escribir por escribir cosas nuevas y con talento. La escritura también puede servir para desahogarse, para expresarse.
    bueno, es un crudísimo texto con el que al menos yo me he sentido identificado y seguramente no sea el último ni el único. te dices las cosas a la cara, tienes afán de autocrítica y corrijes tus expectativas ante las prioridades. Pero no me gusta eso que dices de abandonar las esperanzas literatas. Cada escritor tiene una virtud al contar algo, yo creo que tu has encontrado la tuya en tu punzante capacidad para realizar crítica social, y debes explotar esa habilidad. Eso de que no causas nada especial...es como si una chica guapa se metiera a monja sólo por no gustarle a un chico. Te falta creerte un escritor de verdad, te falta comportarte así, y te falta que te paguen cuantiosamente por escribir jaja pero sino satisfaces la habilidad que tienes...estarás perdiendo el norte.
    Anda, anda, no pienses tanto que no es bueno :) Y sigue escribiendo, más que nada porque no lo podrás evitar. ¡Un beso!
    Aceptar las propias limitaciones, por mucho que se recomiende en todos los manuales de autoayuda, da una paz falsa. Escribir y vivir es un infierno y hay que enfrentarse de verdad a las dificultades. La otra opción e dejarlo de verdad, sin trampas, e irse a cultivar un huerto (donde, por otra parte, las lombrices se te comerán las patatas)
  • Mi primer homenaje a Unamuno en 2016...

    Todo día es bueno para homenajear al más grande de todos los poetas: el loco Don Quijote, custodio de la fraterna utopía.

    Con los héroes de Charlie Hebdo. Aunque no compartiera muchos de sus postulados ni la forma de expresarlos, ¡siempre con la libertad de expresión!

    Como cada año, mi homenaje a las ánimas de rostro global...

    Evidentemente, no manejo eso de juntar versos. Pero, desde el cariño, vaya desde aquí mi homenaje por Don Alfredo.

    Hay quien no le gusta que aquí el deporte sea un tema de inspiración... Pero yo insisto, pues además va en clave de humor. O eso pretendo.

    Unos días después, pero aquí llega mi particular homenaje a Gabriel García Márquez. Una parte de este relato es muy real, ¿eh?

    Mi homenaje al maestro Paco de Lucía, que hoy nos ha dejado muy huérfanos.

    Perdón por el tono...

    Aquí, tratando de pegar un bocado a la dura corteza que cubre este mundo nuestro para vislumbrar qué hay realmente dentro... Advierto: es una impresión muy personal.

Conquense y madrileño, licenciado en Historia y Periodismo, ejerzo este último. Libertario y comunitarista, voto al @Partido_Decente. Mi pasión es escribir.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta