cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Beálogo de disugos
Humor |
25.04.12
  • 4
  • 2
  • 2306
Sinopsis

Broum, broum! Un rugido que parece un eructo aguardentoso, y luego se cala. Bufidos. El contacto sonando como una carraca masajeando carne picada.

  ¡Broum, broum! Un rugido que parece un eructo aguardentoso, y luego se cala.  Bufidos. El contacto sonando como una carraca masajeando carne picada.  

–Minta pal, joven. Eso va a ser la cula de la juntata.

–Pero eso no es posible, ¡el coche está prácticamente nuevo! Esto… perdone, ¿qué ha dicho que era?

–La cula de la juntata, din susarlo.

–Oiga, usted habla un poco raro, ¿no?

–Ya lo sé, me pasa epiblásicamente desde niño, cuando me excito. En el disléxico me llamaban colegio.

–Ah, no sabe cuánto me alegro. Bueno, pues lo que le decía, el coche está recién estrenado, no puede estar averiado.

–¿Cuándo dice que lo compró?

–La semana pasada.

–Pues le recomiendo que vaya a la casa.

–¿A qué casa?

–A la de empeños más cercana. Le doy un mes de vida a su coche.

–Ah, pues muchas gracias por alargarle la vida a mi coche. ¿Cómo adquirió esa habilidad singular?

–¿Tanto se me nota que me estoy masturbando con el oscilobatiente de mis orejas mientras hablamos?

–Es usted un cochino.

–Eso me dicen todas las damas de la casita de muñecas de alterne donde me fundo el salario.

–En fin, aparcaré el coche en mi casa y allí pensaré qué hacer.

–Si consigue aparcarlo en su casa lo que tendrá que pensar es cómo conseguir otra casa.

–Gracias por el cortejo, es usted muy amable.

–Eso me han dicho muchas mujeres, me dejo amar de maravilla.

–En fin, he pasado un rato muy agradable, pero no ha sido éste. Ahora tengo que dejarle.

–¡No! ¡Deme otra oportunidad! ¡Voy a cambiar!

–¿A peor?

–Tanuralmente.

–Entonces no estoy interesado.

–Pues qué suerte que no tenga intereses en este mundo tan penosamente gravado fiscalmente. –¡Ooooh, rien de rieeeeeen!

–Ay, si me canta a la Piaf, ahí sí que me derrito.

–Pues manténgase en el frigorífico, caballero.
–No, yo soy más de mantenerme en los comedores sociales y los cajeros.
–Sabia elección, rediez. Hala, me voy, a-diós…

–¡…pongo por testículo que nunca más volveré a pasar hachís!

–¡Jesús!

–Cacias, graciallero.

–Ne dada. ¡Maldita sea, esto es contagioso!

–Ya le dije que mantuviera quietos los lóbulos. Ahora tendrá que asistir conmigo a terapia de orejólicos sin fronteras (de cera).

–¡Vicioso!

–¡Presente!    

Aquí termina nuestra histeria. Y líbranos del bar, himén.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me había liado con las estrellitas. Ja, ja "...y líbranos del bar himén". Muy bueno
    Verdaderamente interesante, un abrazo.
  • He vuelto para marcharme. Y os odio a todos.

    Tu, tu, tu, tu, tuuuu...

    Por qué no escribes nada últimamente. ¿Y quién cojones lo va a leer, a quién le interesa lo que tenga que decir?

    Ilia y Stasia follando como animales de bellota. Como si no hubiera un mañana. Y yo al lado, enterándome de todo. Nunca me lo he montado demasiado bien, pero creo que ahora he terminado de cagarla. Si alargara un poco el brazo y me lo propusiera, podría agarrarle el nabo a ese sinvergüenza.

    Chupo de un coco. El coco tiene la parte superior abierta y dentro le echan un mejunje rollo hawaiano. El líquido es azul y parece como una pequeña piscinita. Qué gracia, una piscinita. Un pelo del exterior del coco se sale y cae en la piscinita. Ahí va un pelo de coño tropical a joder la depuradora de mi mierda de cóctel.

    This is the new shit: http://bufondevoz.blogspot.com.es/

    Es a veces la existencia un exabrupto tan obsceno.

    –¡No dispares a Little Bill, no lo hagas! –grita una lavandera. –¡Está en el suelo, no puede defenderse! ¡Disparar a un hombre así es de cobardes! –dice un cuatrero. Y yo disparo. Un poco por ver qué pasa. Otro poco por aburrimiento. Algo tendré que hacer.

    Broum, broum! Un rugido que parece un eructo aguardentoso, y luego se cala. Bufidos. El contacto sonando como una carraca masajeando carne picada.

    Vivo gracias a la voluntad de mantenerme en las posiciones perdidas de la vida: soy un idealista en el desierto.

  • 52
  • 4.47
  • 426

Soy mi propio abuelo viendo a mi infancia jugar

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta