cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Blood Lust
Terror |
06.05.17
  • 4
  • 1
  • 769
Sinopsis

Prologo de la historia de Jonathan, un joven el cual descubriría que posee un extraño fetiche

                                                               [Blood Lust] 

                                                                   Prologo

Eran aproximadamente las tres de la mañana; un joven de apariencia alocada, como si no se hubiese arreglado o siquiera bañado en semanas caminaba por los suburbios de una turbia ciudad… Su mirada, mostraba indicios de mucho tiempo sin dormir apropiadamente, pero… Esa mirada estaba acompañada de una macabra sonrisa de satisfacción.

Resulta que este joven, Jonathan, solía llevar una de las mas normales vidas que una persona pudiese describir; tan monótona, que cualquiera de sus conocidos, con tan solo contarles, se quedarían atónitos o simplemente no podrían creer lo que escuchaban.

Pero era real… Este joven tiempo atrás era un estudiante de una de las mas prestigiosas preparatorias del país. No destacaba en absolutamente nada, pero el simple hecho de que pudiese mantenerse en esa escuela, era motivo de admiración por parte de sus familiares.

Pero este joven ya no era ese Jonathan que todos conocían como el buen muchacho con una calida y amable actitud… Ahora solo podía ser comparado con un monstruo… Un monstruo que dejo atrás toda moral, toda regla, para dejarse absorber y controlar, por sus deseos.

Esa misma noche, Jonathan cometió un brutal asesinato pero, ¿por que?… La respuesta a esa pregunta ni el mismo la sabe… Pero todo gira entorno a una cosa, a una simple cosa, que junto al gran y recién descubierto ‘fetiche’ de John, tiene mucho sentido.

Lo que ocurre es que a John, la ‘sangre’ le da una sensación, un subidón de adrenalina tal, que al rosarla contra su piel le produce unas enormes ganas de reírse, y un nerviosismo potente, que hace que su cuerpo produzca espasmos… Por lo general luego de esto John termina con una enorme y temblorosa sonrisa en su rostro, y dolores en varias partes de su cuerpo combinados con una gran sensación de calor.

Pero John no descubrió esto matando… Se podría decir que el ‘matar’, se convirtió en una forma mas segura para el de obtener esa sensación, a la que el estaba tan adicto. La primera vez que John sintió esto, fue de niño, la primera vez que lo inyectaron para tomarle una muestra de sangre; la gran mayoría de los niños llorarían despavoridos por la nueva experiencia pero… John era diferente.

La sensación de calor en su brazo, el pequeño pinchazo y un extraño y nuevo tipo de dolor… Normalmente esto seria suficiente como para hacerlo llorar, pero, algo mas se sumo a estas dos nuevas sensaciones… La sangre… O mas bien, la sensación de estar perdiendo sangre; todo esto en conjunto desencadenaron los síntomas favoritos de John: la risa lunática, y los espasmos violentos… John lo recuerda muy bien… Su apariencia era como la de una persona con hipotermia: pálido, con espasmos y sin poder controlar el tembleque que azotaba su cuerpo, también le dolían los músculos de su boca, de tantas veces que abría y cerraba la boca mientras temblaba.

Para su fortuna a sus padres y a la enfermera que realizaba el procedimiento esto les parecía algo chistoso; como resultado lo ignoraron y dejaron pasar, mas ellos no sabían lo que esto realmente era. De hecho, esto es algo que una cifra notable de personas padece en el mundo, pero nadie le presta atención, todos lo ignoran o lo consideran normal.

John logro encontrar el placer detrás de esto… Una especie de masoquismo que a su vez se extendió a un gusto por la propia sangre.

A muchas personas les parecerá esto aterrador… De seguro relacionan el cortarse la piel con la depresión o los intentos de suicidio. Pero para John es diferente, el realmente disfruta de esto, el realmente no lo hace por que este sufriendo en su vida, si no que realmente lo hace por que… Es la única cosa en su monótona vida que le ha hecho sentir la sensación de estar vivo, el verdadero y único extasis. 

En este momento John esta a punto de reunirse con sus nuevos amigos… Gente como él, con gustos y perspectivas del placer que se desvían de lo que se considera ‘normal’.

-Jajaja, por fin llegue a mi nueva casa.

John dijo esto mientras abría la puerta de un edificio abandonado… Su nuevo hogar… Dentro, estaban los nuevos integrantes de su nueva y peculiar familia.

-Llegas tarde John. D~

-Que mierda estabas haciendo… Llegas una hora tarde… A~

-…………….. Hola. C~

-Jum, llegas tarde corazón. S~

-Eres un mocoso molesto. M~

Recibiéndolo con ojos vacíos y expresiones serias, exceptuando a su amante ‘Samantha’ John da el primer paso dentro del edificio abandonado antes de ser detenido por el mas viejo del grupo, un hombre mayor de ya cuarenta años llamado Damian.

-Espera chico-. Damian se puso enfrente de John en busca de respuestas.

-¿Por que llegaste tan tarde?

John lo miro a los ojos un poco mientras apagaba su sonrisa y le daba una mirada mas seria.

-Solo estaba ‘jugando’, si me entiendes.

De inmediato todos los presentes se rieron al unísono, después de esto Damian le pregunto a John.

-¿No me trajiste algún recuerdo? Ya sabes, algo tierno.

-Oh, casi se me olvidaba viejo, ten.

Entonces John que tenia sus dos manos dentro de su chaqueta de cuero saco primero su mano hábil, la izquierda, la cual tenia un cuchillo ensangrentado como su mano y filoso como cualquier cuchillo de combate. Luego de esto John saco su mano derecha, la cual tenia un corazón y una cantidad de sangre mayor que la anterior.

-Aquí tienes viejo-. John le dio el corazón a Damian con una sonrisa en su rostro.

-Bien hecho chico-. Dijo Damian mientras le daba palmaditas en la cabeza a John.

-¿Entonces?

-Si, pasaste la prueba… ¡Bienvenido a la familia!

Al terminar su frase todos corrieron a felicitar a John, el cual después de un tiempo logro por fin pasar la prueba para entrar a la ‘familia’ en la que tanto quería estar… Pero, ¿por que John es así?, ¿como termino en ese lugar?, ¿quienes son los miembros de la familia?… Pues eso es una historia para otro día.

 

 

 

   

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 29
  • 4.55
  • 291

Soy un joven. Escribo... y ya. Soy demaciado aburrido como para tener algo que contar sobre mí.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta