cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Blóögr örn.
Terror |
04.07.16
  • 4
  • 3
  • 1381
Sinopsis

Esta noche me siento vikingo, aquí va una dosis, disfrutad.

Sus ojos saturados en sangre desprendían un brillo atroz, cargado de energía, lleno de furia. Aelle, rey de todo Northumbria mira por última vez al frente, a los miles de vikingos que habían conseguido asediar y destruir todo cuando había poseído. No tiene la menor idea de lo que le depara, solo sabe que está jodido, muy jodido. 

Su rival era un humano monstruoso, deformado, satírico y enfermizo. El asqueroso tullido Ivar, conocido entre los suyos como el deshuesado: carecía de huesos de cintura para abajo. Aelle sabe bien que sus últimas horas llegaron: ¿se merecía cada ápice de este sufrimiento? 

Ya arrodillado a la fuerza colocó sus brazos en los huesudos laterales, hechos de hierro y tuétano. Pudo mirar por última vez a algunos de los suyos, quienes estaban entre el gentío de espectadores, atados y quizá en camino de subir para ser los siguientes. El joven Ivar tuvo el honor de llevar a cabo así la ceremonia, ataviado con el manto tradicional -blanco, impoluto, sagrado-. Procedió a escoger algunas de las armas que se encontraban a su disposición: desde cuchillos para trocear carne, hachas de mano tan pequeñas como afiladas y otras armas con las que cortar hueso como si fuese mantequilla. 

Eligió el arma más afilada de todas cuyo dorso era incluso suave al tacto -la brisa al pasar se cortaba con este cuchillo maldito, sediento-. 

Así Ivar procede a cortar la piel, el músculo, la carne de toda la espalda de Aelle -quien no dejaba de gritar a cada instante que el cuchillo surca su cuerpo-. Mana sangre que va recogiéndose a duras penas en unos recipientes de arcilla colocados a sus pies. Estaban sacrificando un rey, uno no lo suficientemente despiadado como para merecer un castigo tan atroz. 

Aelle agarraba su crucifijo a medida que parecía perder el conocimiento pues Ivar empezó a taladrar sus costillas a golpe de hacha. Así, un decimotercer golpe, más imponente que los anteriores terminó de romper las costillas -éstas empezaron a ceder fácilmente-. Era momento de abrir la verja, como solían decir de broma entre los suyos. 

Agarrando sus costillas recién cortadas, Ivar tiró hacia arriba hasta dejar su interior al descubierto. Sus vísceras estaban al aire, ahora Odín podía ver desde arriba el interior de aquel sacrificio. Aún bombeaban sus pulmones que se agitaban bajo el esfuerzo de respirar con medio cuerpo abierto. 

Ivar no pudo evitar sonreír ante aquella escena, llevaba toda una vida esperando tener la oportunidad de llevar a cabo un acto tan atroz. Tanto sufrimiento era un placer irremediable para él. No podía contener su alegría. Aelle fue el culpable de la muerte de su padre, y tenía delante la oportunidad de llevar a cabo una venganza, por su pueblo, por él mismo. Estaba en éxtasis, tenía delante la guinda del pastel: metió la mano en el dorso abierto, agarró los pulmones y los extrajo para colocarlos en cada uno de sus hombros. 

El rey parecía un ángel alado. Ensangrentado. Mostraba una mueca ahora en paz en su difunto rostro. La muerte es infinitamente más placentera que aquellos últimos instantes de vida. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 33
  • 4.55
  • 74

Con ganas de compartir lo que escribo y mejorar.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta