cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Bolo existencialista
Reflexiones |
28.05.15
  • 0
  • 0
  • 204
Sinopsis

pequeño ensayo

Son 5, en total son 5, los padres, dos hermanas, y el pequeño. Un enano del demonio. Pequeña criatura despiadada. El delito de muchos infantes, ser naturalmente, niños. No nos damos cuenta, es que la bola va tan rápido que nos mareamos, estamos muy creído en aquello de la obligación y la norma que se nos durmió el amor, no obstante como toda bestia que descansa siempre hay algo que la hará despertar. La pared cuenta historias, grita, llora en penumbra, miedo. Los muebles rasgan la baldosa, como la mala nota de un violín desafinado. Ese querer disimular el grito, el no querer hacer nada que enoje, el no poder ser simplemente niño. Una nave viene de tanto en tanto y le da descanso, con sus luces rojas y azules, esas que vienen bailando, tomadas de la mano, girando. Son dos sus tripulantes, el capitán y un primer oficial, es el segundo quien lo alza en brazos, su héroe. Ya en la nave nodriza, el doctor revisa sus heridas, no es fácil ser niño en aquel planeta. La tripulación consternada demanda la presencia del más alto rango. El juez, que sea él quien dictamine el futuro próximo del pequeño soldado, y de que esto no se repita. Muchas paredes han de contar cuentos similares, el mundo está plagado de adultos sin control, hombres que no fueron niños bestias sin domar. El sistema escupe pueblo, deja migajas de humanidad en el mantel de la vida, deja lo que a otros le da bronca, esos, los que no se definen ni por ser ni por tener solo por estar y no producir. Y los que sienten bronca, los que sienten usurpado su preciado castillo de naipes, sistema en continua expansión, también se embeben en los néctares de la desdicha, también son gritos, son rabia, son gesta en la miseria de su semilla. Nadie es libre en mundo que clasifica a sus hombres en niveles, en que las metas son simples quimeras existencialistas definidas por el mercado. Triste es ser el cultivo de las corporaciones que dividen y administran nuestras míseras monedas, ser el alimento de los órdenes mundiales, los macaquitos en la maqueta de una criatura caprichosa.

 
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta