cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Boom, Pum, y todo lo demás
Reales |
19.02.15
  • 0
  • 0
  • 1127
Sinopsis

"[...] No sé, hay momentos en los que, simplemente, uno cree que no puede más, uno tiene dudas y se cansa de luchar. Así, sin más. Luego ya viene la vida y todo lo demás".

Hay ocasiones en las que uno se cansa de tirar. Simplemente, sus fuerzas llegan al límite, o eso cree.

Hay épocas en las que uno concentra mucha energía con el “simple” objetivo de subsistir, de pasar el trago. De seguir caminando cuando uno atraviesa un infierno, como decía Churchill. Esas panzadas estoicas nos las podríamos ahorrar, creo, si supiéramos gestionar mejor la energía, dosificarla y no escupirla, de una vez, al intentar mover molinos de viento gigantes. Pero ésa es otra película, quizás.

No sé. Esto parece un tiovivo que no para y uno necesita, a veces, echarse una cabezada encima del caballo para descansar. Parar sin dejar de moverse. Bien agarradito, eso sí, pa no pegarse una hostia descomunal.

Los desafíos no paran, los retos se suceden, los compromisos no descansan y uno tiene que andar lo mejor preparado que pueda para que no se lo coman. Después de 8 meses en continua ganancia, poquito a poco, de peso, hoy he comprobado que he vuelto a perder. No es insalvable ni dramático pero me recuerda que no me puedo relajar para ciertas cosas, porque no llegar a la mínima masa muscular saludable no mola.

Aparte, me vienen un par de retitos de los de apretar los dientecitos. De los de agarrarme a la barra que atraviesa el occipital del caballo y aguantar hasta se canse de cabalgar. Bueno, creo que mi corcel nunca paró [¡cabrón!]. No recuerdo haberme bajao. Hum, ni cuando rodaron Amélie. Pero lo bueno de haber cruzado ya algunos desiertos a pleno sol es que sabes que acabas encontrando agüita o un poblao. Que no mueres ahí en la arena tirao. Y sabiendo eso, pues como que se aguanta mejor.

Doctorcito me ha dicho hoy que en estos pasados meses de reconstrucción he demostrado mi capacidad. No me podía haber soltado perla mayor. Qué grandecito es Francisco Javier (espero que no lo lea, sería too much). Y, no sé, he recordao aquel momento complicao en el que, aquí, doña vitalidad, angustiá, le revelaba a hermana: “Yo de esto tengo que salir. No puedo no hacerlo”, o algo similar. Creo que, por primera vez, me di cuenta de que también podía no conseguirlo. Sentí el vacío. Boom. Y eché a correr. Pum.

No sé, hay momentos en los que, simplemente, uno cree que no puede más, uno tiene dudas y se cansa de luchar. Así, sin más. Luego ya viene la vida y todo lo demás.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta