cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Bosquejo inacabado
Reales |
25.08.09
  • 5
  • 2
  • 2435
Sinopsis

Algo que tenía por ahí y que no sé si acabaré, o si acabará en la basura


Yo pensaba en ti como un cráneo lleno de sangre que había que beber, tú me tocabas como si yo fuese aire viciado, y los dos sorbíamos, devorábamos, las toxinas que nos acabarían destruyendo; ambos éramos terminales sin remedio, y por eso más presente, más carne y más respiración. Todo importaba en extremo y en realidad ya nada importaba; como caracoles con el caparazón roto, arrastrándonos por el veneno que nos hacía derrapar, ir más deprisa, pegarnos la hostia mucho antes. Aunque para qué engañarnos, el tiempo ya no existía: sólo sudor, un ventanuco y a ver quién de los dos se mataría primero.

*

Y mientras tanto: lamernos como gatos enfermos, encerrarnos entre las sábanas, correr en contra de amaneceres negros, volvernos noche: Engullíamos los soles crudos: jugabámos a crucificarnos: compartíamos pesadillas: En tus ojos flotaban cadáveres.

*

Me dijiste: la felicidad es una tortuga vieja y aplastada. Me chillaste: yo a quien amo es a los pájaros. Tus alas ya estaban cortadas. La sangre aún estaba fresca.

*

Entramos el uno en el otro (nadie nos persigue; y sin embargo huimos). Cada uno trajo un mundo y un pedazo de agujero negro. No hay puentes. Por eso hay que adentrarse. Aguantar un poco la respiración.

(Y ahogarnos).

*

¿Te acuerdas? Siempre fuimos mayores.
Habría que volverse niños.

O pegarle un tajo a todo.

*
No me digas que abramos la puerta. Afuera hace frío, luz de ciegos y todos nuestros mapas están meados. Nadie sabe dónde estamos. Nadie nos salvará.

Nadie vendrá a asesinarnos.

*

Sí, nieva. Como aquel otro día en el acantilado. Cuando todavía el futuro no era una úlcera en nuestro cerebro.
Todo blanco.
Como si todavía fuera posible
ser huevos, y no monstruos.

*

Soñé que no matábamos a los hijos que teníamos; que no éramos estériles, ni sádicos, ni psicópatas.

Soñé que no nos amábamos.

*

Vomitábamos fantasmas. El aire se volvía morado. El hambre nos despertaba. Yo me duchaba y dibujaba carne cruda en el espejo del baño. Tú no salías de la cama. Tú cantabas. Te reías. Hablabas.

Empecéacogerlemiedoalafelicidadyalmiedo.

*

Te decía: afuera no hay más que barrancos y precipicios.

Mierda: me decías: dentro no hay más que mierda, y no hacemos pie.


(...)
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Twitter: @JFernandezLayos

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta