cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
CADA NOCHE...
Amor |
28.04.08
  • 4
  • 3
  • 1026
Sinopsis

Cada noche, cada madrugada, Ana realizaba la misma acción, se levantaba de su cama y caminaba hacia las escaleras, no había luz, pero poco le importaba, ya que eran muchos años, muchas noches, realizando el mismo recorrido para acudir a su cita.
No importaba nada, frío, calor, lluvia. Ella siempre era fiel.
Y en aquel montón de piedras, situado a espaldas de su casa, pasaba las horas, con la mirada perdida, hasta que el primer rayo de sol acariciaba sus blancos cabellos.

Su familia no entendía porque lo hacía, en más de una ocasión, conscientes de su avanzada edad y preocupados por su extraño comportamiento, intentaron inútilmente averiguar el motivo de su desvelo, pero todo era en vano, Ana siempre fue fiel a su secreto, hasta aquel día…

Aquel 31 de Enero, Ana no pudo acudir a su piedra de los recuerdos (así era como le gustaba llamarla) como lo había venido haciendo los últimos 64 años. Y no por falta de ganas, sino porque su familia no se lo permitió, Elena, su hija, se había quedado toda la noche velando su sueño, ya que el cáncer que padecía desde hacía ya 3 años cada vez estaba más avanzado y el médico había dado órdenes expresas de que debía descansar.

Pero Ana no estaba triste por la enfermedad, ni por el dolor que pudiese producirle esta, sino porque no podría ser fiel a su cita, a la cita que venía cumpliendo desde hacía tantos años…

Elena, no podía evitar preguntarse porqué era tan importante para su madre acudir a aquel lugar cada noche, que secreto guardaba tan celosamente que en todos esos años no había querido revelar a nadie, ni siquiera a ella, a su propia hija.
Aquella noche Ana no durmió ni un segundo, Elena la miraba, repasaba cada arruga de su rostro, como si quisiese encontrar en alguna de ellas una pista, un indicio, que la ayudase a comprender, su expresión era tan triste y su mirada, perdida en algún lugar de aquella habitación y a la vez tan lejos de allí.

Aquella fue la última noche que Elena pudo contemplar a su madre, ya que al día siguiente, cuando despertó, su cuerpo yacía sin vida sobre la cama, la enfermedad se la había llevado y con ella su secreto, no pudo resistir más, el cáncer le había ganado la batalla.

Desde entonces, se pasaba los días deambulando sin rumbo fijo por los pasillos de su casa, esa casa, que ahora le parecía tan vacía. Se paseaba de una habitación a otra, ordenándolas una y otra vez, intentando mantener su mente ocupada, para evitar así ser asaltada por los recuerdos

Pero no le resultaba fácil, desde la muerte de su padre 4 años atras, la cual, su madre se trasladó a vivir con ella, habían estado mas unidas que nunca y ahora le faltaba algo, le faltaba un pedacito de si misma, le faltaba la compañía y el cariño que sólo una madre es capaz de brindar.

A veces, casi sin darse cuenta, no podía evitar recordar aquel secreto que su madre se había encargado de guardar con tanto recelo, ¿Qué sería? ¿Por qué nunca se lo había contado? Preguntas que a los pocos segundos, ella misma se encargaba de disipar, intentando convencerse de que fuera lo que fuese, ya no tenía sentido pensar en ello.

Uno de tantos días en los que Elena se disponía a hacer frente al ralentizado paso de las horas con su ya cotidiana limpieza, decidió que era hora de guardar las cosas de su madre, imaginando que quizás, eso le sirviese como terapia para superar todo aquello.

Mientras guardaba la ropa, los recuerdos se
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 11
  • 4.33
  • 559

Leer, soñar despierta, escribir, la música, el cine, pasear...

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta