cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Cambio de planes
Reflexiones |
16.07.13
  • 4
  • 5
  • 2452
Sinopsis

Nunca se deben de ignorar las señales que se encuentran en el camino de la vida.

David se dirigió al puente a mitad de la madrugada, poco antes del amanecer. Su propósito era claro: arrojarse de ahí para acabar con lo que él llamaba su miserable vida. A él nadie lo había amado de verdad, su existir se resumía a una sucesión interminable de desdichas que enloquecerían a cualquiera y que ya no estaría dispuesto a continuar soportando. A pesar de llevar apenas veinte años sobre la faz de la Tierra, él no deseaba vivir ni un segundo más, porque ya no valía la pena seguir respirando. Todo debía terminar lo más pronto posible, y nada lo haría cambiar de opinión…o al menos eso creía.

El joven arribó a su destinó a las seis de la mañana. El cielo se aclaraba ligeramente, anunciando la llegada del sol. Con gran agilidad, David trepó a la cornisa del puente y se concedió a sí mismo  la oportunidad de darle un último vistazo al entorno que lo rodeaba antes de quitarse la vida. Las aguas del río a las que habría de arrojarse se mostraban inusualmente tranquilas y sosegadoras, pareciera como si se hubieran amilanado para indicarle al suicida que recapacitara y no procediera insensatamente. Repentinamente, David escuchó pasos cercanos y volteó la cabeza: efectivamente, detrás de él estaba una bella joven más o menos de su edad, de cabello rubio dorado, vestida de blanco reluciente y que lo miraba con serenidad.

-¿Quién eres?- le preguntó a la desconocida.

-Alguien que está al pendiente de muchas personas.- se limitó a responder la mujer con una leve sonrisa y una melodiosa voz que a David le acarició los oídos.

-No lo creo- desestimó David-. Ahora, por favor, te pido que te vayas, que esto que haré lo quiero hacer solo, como lo he estado en toda mi vida.

-En realidad no has estado solo por toda tu existencia, David-aseguró categóricamente la muchacha.

-¿Cómo rayos sabes mi nombre?-inquirió extrañado David.

-Yo sé mucho más de lo que tú crees, al igual que lo sabe el amo a quien yo sirvo- afirmó de nuevo aquella misteriosa chica-. Muchos creen saberlo todo, pero sólo incurren en volverse tremendamente soberbios y déspotas. Otros, como tú, caen en la desesperación total, al poseer la absoluta convicción de que lo único que han obtenido en sus vidas es el desamor y marginación del género humano, y piensan que adelantando el término de sus existencias por su cuenta acabarán con su pesar, aunque no sea así en verdad. La sabiduría no reside en saberlo completamente todo, sino en aplicar cada conocimiento del mejor modo posible, y eso puedes empezar a llevarlo a cabo cualquier día…como hoy, por ejemplo; así como también puedes aplicar una lección de sabiduría aprendiendo a levantarte de cada obstáculo en el que caigas, por más profundo que este parezca, y seguir adelante sin rendirte nunca.

David oía tales palabras y le parecía tan raro que esa desconocida supiera tanto de él y, sobre todo, que lo que le dijera se ajustara tanto a la situación por la que él atravesaba. Era como si estuviera refiriéndose específicamente a su persona y, en concreto, le diera el mensaje de que desistiera de sus autodestructivos propósitos y de que todo, absolutamente todo, podía sortearse si se tenía fe y esperanza en uno mismo. Y, de pronto, el joven sintió renacer el deseo de vivir, de ver las cosas hermosas que hay en el mundo, de conocer a gente con la cuál pudiera compartir sus sentimientos y experiencias, de sonreír sinceramente; y ya no quiso morir. Un cambio obró en cuestión de instantes. Para cuando el sol apareció en el horizonte matutino, David ya había bajado del puente con la intención no de suicidarse, sino con renovados bríos de existir.

-Gracias-le murmuró a su acompañante, mirándola una última vez.

-No hay nada que agradecer, porque tal es mi misión-contestó ella con una muy amplia y reconfortante sonrisa.

David se volvió para mirar el naciente día y, unos segundos más tarde, volteó para mirar de nuevo a aquella joven que prácticamente le había salvado la vida, pero en el momento en que lo hizo, se percató de ella ya no estaba a su lado y que, al igual que había llegado, se había marchado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • El optimismo es una de las mejores fuentes de inspiración. Saludos y Salud
    Muy bueno el tema y muy optimista el desenlace... ¿creo que ya te habrán dicho que escribís muy bien? ...y a no darse por vencido ni siquiera vencido... pero... ¡ qué bien que escribís... mhija... ! Chau y manazos... desde casi la Patagonia...
    Como dicen, la pregunta del millón no es qué esperas tú de la vida sino qué espera la vida de ti. Ojalá David no decaiga nunca en mantener viva esa incógnita.
    Me encanta. Está muy bien escrito. Sobre todo lo del ángel, realmente parecen las palabras de un ser divino.
    Oportuna la aparición de ese ángel de la guarda (al menos así lo he interpretado yo). Es un relato hermoso que deja una sensación dulce en el alma
  • Mi sentir en este duro año de 2020. Por cierto, dentro de lo que cabe, les deseo a todos los que lean esto una FELIZ NAVIDAD, desde el fondo de mi corazón.

    Mi homenaje a un grandioso actor recientemente fallecido

    La reseña de una ciudadana mexicana que, como millones de personas en el mundo, fue tomada por sorpresa por una nueva e imparable enfermedad.

    Esto lo escribí hace unos 5 años, luego de una ruptura amorosa. El texto original era más extenso, pero se perdió antes de que pudiera transcribirlo, y hace unos meses reescribí lo que consideré más importante. Fue una manera de recuperarme de una mala experiencia, y espero que les pueda servir de algo.

    Una pequeña reflexión acerca de una preocupante situación que atañe a todas las mujeres.

    En memoria de un personaje recientemente fallecido.

    Mis últimas palabras en este año para ustedes...

    Pues ya pasó el Día de Muertos, pero...siempre hay tiempo para reír, y aquí mi contribución de este año, sobre un de los ex mandatarios más quejumbrosos de los últimos tiempos aquí en México.

    Una historia cien por ciento verídica y muy impresionante.

    Dedicado con amor a los estudiantes de la normal de Ayotzinapa y a sus familiares

  • 144
  • 4.56
  • 33

Apasionada de la literatura desde temprana edad, he comenzado a escribir desde los catorce años, primero por diversión simple, y ahora por una gran pasión y dedicación. Siempre espero innovar y transmitir mis sentimientos a través de las letras.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta