cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Canción de cuna
Varios |
14.07.15
  • 5
  • 5
  • 482
Sinopsis

No puedo dormir.

No puedo dormir, doy vueltas en la cama mientras intento vaciar mi mente. Tengo el cuerpo dolorido, me tumbo sobre el costado derecho y me concentro en mi respiración. Comienzo a tomar el aire lentamente, noto como poco a poco llena mis pulmones, lo retengo y tras pocos segundos lo expulso con suavidad. Una y otra vez la repetición autómata de mi pausada respiración va vaciando la cabeza de pensamientos y su lugar es ocupado por el sonido de mi aliento, me voy concentrando en el silbar pausado y continuo del viento, que me transporta a una playa desierta donde el sonido del mar y la brisa  bailan acompasadamente. Soy una caracola que guarda en su interior los rumores del los océanos.

A repelones se va añadiendo desde la lejanía el tambor de mi corazón, se une a la sinfonía marinera, con un ritmo continuo y primitivo y un volumen tan intenso que se apodera de mi conciencia. De pronto surgen nuevos tambores como ecos del primero, pues mi pulso retumba en las sienes. La melodía se transforma en un compás tribal que me sumerge en África. Viajo al principio de los tiempos y danzo con mi tribu para alentar a la madre tierra. Es una danza frenética que me ocupa apoderándose de mi cuerpo, acabándome y llenando mis sentidos de ese aroma vital de tierra húmeda. Soy toda vida, una vida primitiva y universal.

Súbitamente del otro lado de la cama se incorpora un ronquido trémulo. Tan pronto bronco y desgarrador  como agudo y ahogado. Rápidamente se fusiona con la  música que me invadía, transformándola. La convierte en un rock eléctrico y urbanita. El ritmo feroz recorre mi cuerpo, lo zarandea y lo hace bailar al compás de la modernidad. Flashes de conciertos y trafico ametrallan mi cabeza. Me dejo llevar fundiéndome con la vertiginosa humanidad. Ahora somos uno, un solo en inmenso ser humano que baila maniaco y divertido el son de la vida. Poco a poco mi cuerpo se colma del arrojo excesivo y lo derrama. Extenuada me  denso sobre el colchón, hundiéndome reconfortada mientras un hormigueo dulce y meloso  brota en mi, extendiéndose rápidamente por mi cuerpo. El sueño profundo y reparador me atrapa, me envuelve entre sus brazos maternales llevándome con él en su onírico viaje, que sin duda sosegara mi alma, y despreocupada encarnare otras vidas, que me llevaran satisfecha hasta el amanecer. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 22
  • 4.68
  • 160

Quiero aprender con vuestros comentarios.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta