cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Carta a la madre de un psicópata (III)
Drama |
23.04.15
  • 5
  • 3
  • 837
Sinopsis

Tercera parte de la carta.

Me desperté en la oscuridad. Intenté moverme, pero pronto descubrí que estaba atado de pies y manos a una cama por correas. O eso parecían al contacto con mi piel.

El incipiente miedo pronto dio paso al pánico. Empece a hiperventilar con breves episodios de gritos guturales. Era como si mi cerebro realmente creyese que se trataba de una pesadilla y hubiera puesto el piloto automático. Estaba a su merced.

Pasarían varios minutos, quizás más de diez, hasta que pude calmarme. Con la respiración más sosegada empece a pensar qué cojones había pasado. Lo último que recordaba era haber disparado a su hijo en el hombro y después todo parecía volverse borroso. Recordaba el dolor en la nuca pero ya era muy lejano. Parecía como si le hubiera pasado a otro y yo me estuviese poniendo en su lugar.

Llegué a la obvia conclusión de que debía tener un amigo, si es que su hijo es capaz de tal logro, escondido en la casa y cuando  oyó los gritos bajó en su ayuda. Sigilosamente, todo hay que decirlo. Supongo que eso debe estar en el manual del psicópata:

Capítulo primero: No te asustes, si lo vas acabar matando tú.

Su hijo, que es un querubín, me mantuvo en esa habitación sin una pizca de sol ni de libertad de movimiento durante lo que me parecieron días, pero que en realidad, luego descubrí, fueron solo 24 horas. "Solo" es un adverbio que uso aquí para remarcar la ida de olla que tuvo su hijo ese día. Espero que haya pillado la ironía.

¿Sabe lo que son 24 horas atado a una puta cama sin ver una mierda? ¿Sabe los pensamientos que cruzaron mi mente? Un ser humano no debería pasar por ese calvario. Pensé de todo. Pensé en mi trabajo. Pensé en lo lejos que había llegado en la vida. Pensé en la soledad de mi existencia. Esa cama me hizo ser más consciente de la basura que tenia por vida. Su hijo me provocó una depresión que aún estoy combatiendo. ¿Va entendiendo porque tuve que matarle?

Tiene que entenderlo. Tiene que entenderlo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 99
  • 4.55
  • 334

Estudiante de Filosofia con aspiraciones literarias. Más relatos y pensamientos en mi blog: http://sinpalabras.ghost.io/

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta