cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Carta a opá (2)
Humor |
09.01.15
  • 0
  • 0
  • 1669
Sinopsis

Segunda carta de Currillo a su opá

CAPITAL DE ESPAÑA A MEDIADOS  DE  FEBRERO DEL AÑO EN CURSO

Querido opá:

                        Desde que te escribí la ultima misiva la he pasado más canuta que el que se tragó el piano, no en vano se ha venido una época de frío que hasta ahora no me he enterado yo lo que es castaña, y no me extraña se murieran lo borrego la vez que nevó en el pueblo, si aquí hace más frío que dentro una nevera, ¡ay que darse cuenta que ni de noche ni de día se puede parar!, si no fuera porque nos tienen todo día corriendo de arriba para abajo, de aquí no volvíamos ninguno, si uno a uno vamos todos desfilando para el botiquín como cabra con la peorrea, y algunos te endiñan unos lintogazos de potingue más amargo que una vara adelfa, pero si es lo que yo te digo, si a uno lo que le hace falta es un buen puchero caliente y una chimenea, ¡ que potingue ni que coño!, sino le entra a uno caliente para  el cuerpo más que broncas y sofocones; desde luego cuando trinque al Severiano que me dijo que en Madrid se pasaba de maravilla haciendo la meli, le voy ha endiñar con la bota en todos lo morros, el muy canalla, aquí lo quisiera yo haber visto haciendo eso del un dos y su santa madre, encima un metro de nieve, pero si paresia uno un cucurucho de esos que venden en el verano cuando la fiesta, si ahí se cae uno de boca y se pega una panzada de algodón que pude montar una botica, y luego los muy graciosos se ponen a jugar haciendo pelotita de nieve y tirándola; a mí me endiñaron con una el otro día unos graciosos y me volví, hice una bien gorda y le arreé un bolazo al sargento de mi compañía que casi está dando vueltas todavía, menos mal que como todos vestimos iguales, salí corriendo me metí en la cantina y ya no dieron conmigo; ya he hecho mi primer servicio aquí, mi compañero dicen que tuve un comportamiento erótico; deja que te explique: por la noche me tenía que quedar dos horas vigilando el dormitorio mientras los demás dormían, luego yo llamaba a otro y este a otro hasta que se acababa la  noche; pues bueno yo me senté en un banco hasta que tuviera que llamar al otro, pero me entró un sueño que cuando me desperté ya se estaban vistiendo todos para salir a la calle; cuando se lo conté a mi compañero me dijeron eso del heroico, aunque yo no creo que sea para tanto, porque dormirse en un banco no es muy difícil sobre todo cuando está uno reventado después de tanto patalear durante el día,; omá seguirá con su trabajo diario como es costumbre en ella, desde luego un día de esto la espicha y no nos damos ni cuenta, todavía en el tiempo que llevo aquí no he podido salí una vez a la capital, pero me parece a mí que para el próximo domingo nos van a dejar suelto un rato, y es que como no lo hagan así no se donde van a tener que sacar dinero para darle de comer a tanto ganado como hay en este cuarté, también entro de poco dicen que vamos a ir a pegar tiro con la escopeta esta que ahora hacemos la instrucción, ya veremos cuantos volvemos enteros para atrás; el que se ponga a mi lado que ande con cuidado que todavía me acuerdo de la vez aquella que fuimos de cacería y le endiñé un perdigonazo en todo el mojino al borrico del tío Manuel que venía detrás nuestra, cada vez que me acuerdo me pienso que debe se cosa del diablo, porque si yo estaba mirando para adelante, como le pude endiñar al animalito estando detrás, ¡ojú,ojú! Que cosa, y mire usted opá que llevamos quince días sin ver una moza; me parece a mí que la primera que me encuentre me voy a ir para ella y le voy a meter dos pellizcos que le van a parece cuatro, porque lo tienen a uno aquí hecho un cabrito con más ganas de trincar una moza que los carnero cuando les da la fiebre con lo a gusto que estaba yo en el pueblo dándole cachete en el culete a las mozuelas, pero el teniente nos ha dicho que andemos con cuidado cuando salgamos, porque como nos pasemos nos manda al calabozo de cabeza y es lo que yo me digo a divertirse que luego que te quiten los pellizcos dados, ya me he aprendido quien es el sargento y quien es el teniente, voy muy adelantado en la teórica, el capitán todavía no se como es porque no ha podido venir al cuartel y no lo conozco, además yo no tengo problema porque cuando veo alguno que no conozco doy media vuelta o un rodeo y no paso por su lado, así me evito el saludo; bueno que salude a todas las mozas del pueblo de mi parte y que le diga que se preparen para cuando vaya de permiso y recuerdo para todo los animales y para ti y para omá y un abrazo y beso muy fuerte.

Currillo

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • En una plaza cualquiera de una ciudad cualquiera, una tarde cualquiera, puede suceder cualquier cosa...

    Les dejo el relato completo para aquellos lectores que gustan leer las historias de una vez y no por entregas, como ha ocurrido en este caso. Espero que la fisfruten. Saludos cordiales para todos.

    Les dejo la última parte del relato Y al séptimo descansó, esperando que sea del agrado de los lectores.

    Entiendo que ha pasado mucho tiempo de la primera entrega de este relato. Pido disculpas y animo a su lectura.

    Dejo a la consideración lectora de TR, este relato en su primera entrega. Espero que guste.

    Les dejo este micro a su consideración

    Este artículo publicado en el año 1989 es un pequeño homenaje a la tierra que tanto quiero y que está siendo vilmente castigada en estos días.

    Y como lo prometido es deuda, aquí va la segunda parte de esta historia, que espero les guste. Saludos

    Someto a su consideración este relato, que dividido en dos partes, colocaré en el lugar adecuado para que puedan leerlo. Salud

    El taxi llegó a la plaza...

  • 107
  • 4.73
  • 46

Tengo a la Literatura por bandera dentro del convulso mundo que nos ha tocado vivir.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta