cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
CARTA BREVE DE DESAMOR
Amor |
27.01.15
  • 4
  • 3
  • 2404
Sinopsis

Recupero esta vieja carta de despedida, que todavia duele...

Despedida.


Ya ves que todo terminó y no he derramado una sola lágrima. Sabía el desgarro que significaba para ti decirme adiós. Te has ido aparentando firmeza, con una última y dulce mirada que pretendía consolarme. Esa mirada me ha dolido tanto que ya la llevo dentro para siempre. Has partido desplegando las velas de futuras melancolías, dejando una herida, una estela ardiente en al agitado mar de mi alma. Pero yo no he derramado una sola lágrima. He escuchado tu adiós de terciopelo y he dejado que te marcharas sin intentar retenerte. Te he querido demasiado; sé que tú me quieres todavía. Sé que aún te queda mucho por sufrir de nuestro acabado amor. Quisiera evitártelo, pero no puedo.


¡Ah, nuestro acabado amor! ¿Recuerdas cómo nació? No importan las circunstancias. No importa si fue una tarde en la biblioteca cuando te pedí algo que ya no recuerdo, o mientras te acompañaba, luego, a tú casa, cruzando el suburbio donde vivías y brillabas como una estrella. Entonces empecé a nacer en ti, a vivir en ti, a respirarte y a sentirte dentro iluminándome, alumbrando el mundo porque tú lo pisabas con tus pequeños pies, los mismos que, bajo las sábanas, dieron calor a los míos todas las noches, tantos años. Lo que sentía entonces era más que amor; no hay palabra suficientemente grande para contenerlo. Ni poema para decirlo. Cuánto nos quisimos.


Nos pasó el tiempo como de puntillas, como si no quisiera molestar. Pero pasó. Fue abriendo ínfimos espacios entre tu piel y la mía. Como una lluvia fina y persistente, ha ido calando fisuras donde habitaba nuestra pasión, usurpando pacientemente nuestros últimos refugios.


Tú lo supiste mucho antes de que yo siquiera lo sospechara; y callaste. Sé que callaste con dolor porque te conozco. Callaste mientras la carcoma del desamor roía surcos en tu piel, sembrando lamentos de silencio. Pero un día llegó que en tu alma habitaba sólo una terrible sinfonía de pesares que amenazaba con asfixiarte para siempre. Entonces, me diste la última cita en este lugar, en el Café Paris, donde tantas veces se entrelazaron nuestras manos bajo la mesa, mientras nuestros ojos dulcemente conversaban.
 

Sé que has reunido tu último aliento para decirme adiós. Por eso, ya ves, no he derramado una sola lágrima. Luego, ya sólo, he tomado una servilleta para escribir estas palabras que nunca te diré, mientras tu sonrisa, como una lánguida mariposa, bate sus alas en el Café Paris, todavía.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me gustó mucho el relato. Me deja la sensación de que mientras seamos unos mortales tenemos que soportar el fin de toda cosa. Y no sé por qué, se me vino a la mente de que esa pareja en otra vida podría volver a encontrarse y tener que volver a pasar por la separación hasta lograr la comprensión de lo que ahora les es inasible. Perdón, es mi tendencia a mirar otra historia detrás de la que se cuenta.
    Las cuatro estrellas son pocas así como las cinco serian demasiadas. Todo es lindo en la carta: tus metáforas , el tono melancólico y los recuerdos del protagonista. Sin embargo este, con un amor tan desinteresado, pierde credibilidad. Un abrazo Carlos
  • No todo lo que el mar se llevó era agua y trigo limpio.

    SI TUS PROBLEMAS Y TU ENFERMEDAD NO TIENEN REMEDIO Y ACUDES AL CURANDERO...

    ¿Eso puede ser la felicidad? decídmelo vosotros amigos de TusRelatos. Un saludo, josep turu. Yo pienso que sí... paradójico que es uno.

    Unos días más que otros, uno se levanta machadiano... Algo que en estos tiempos que corren tanto, parece necesario, amigos míos.

    Por un agujerito, vi cómo se vendia por un plato de lentejas el socialismo felipista, corria el año 1975... ¿es este un relato de terror? ¿historia ficción? Y si hoy... Ah, no...

    ¿tú qué harías...?

    recupero un poema de hace tiempo, cuando el mundo era horrible como creí que no volvería a ser jamás...

    ¿Con qué sazonaste el consomé? ¡Estaba tan rico!

    Recupero esta vieja carta de despedida, que todavia duele...

    ¿Anduvisteis los caminos del dolor y la pena…?

  • 329
  • 4.7
  • 1

Mejor ir a mi blog... http://serraniadepalabras.blogspot.com.es/ o ami otro blog: http://severodiletante.wordpress.com/

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta