cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Castillo de palabras
Varios |
14.08.15
  • 5
  • 6
  • 2267
Sinopsis

Desde el hospital.

Hoy era la noche perfecta, se dice que una vez cada 5 años la marea en este lugar es tan baja que se puede llegar andando hasta el castillo que está justo a la entrada de la cala, y contando que no sabía nadar,  no podía dejar pasar la ocasión.

La luna llena brilla como nunca, haciendo notar que está más cerca que nunca, es por ello por lo que ocurre este fenómeno.

Se puso la mochila sobre la cabeza para evitar mojar su contenido y empezó a adentrarse en el mar; andaba con cautela ya que el agua empezaba a cubrirlo más rápido de lo que él esperaba.

Varias veces dudo en dar media vuelta, pero cuando al agua llegaba hasta el cuello, empezó a descender el nivel según pasaba el ecuador de aquel momento, hasta que sus pies salieron del mar y empezaron a pasear por la pequeña playa del castillo.

Aquel lugar se encontraba abandonado ya que cuando la crisis económica se acentuó, dejaron la rehabilitación paralizada hasta la llegada de tiempos mejores.

Se colocó la mochila a la espalda y empezó a caminar, sin poder creer lo que iba descubriendo.

Escribió su primer libro tomando este lugar como centro de la trama, sin poder haber podido visitarlo, ya que estaba prohibido por el peligro que llevaba la rehabilitación.

En su mente comenzó a ver cómo era la distribución del castillo plasmada en sus páginas, como si aquel lugar cobrase vida; fue hasta la habitación principal, giro la piedra que describía en su libro y el pasadizo se abrió tal y como él predijo.

Bajo las escaleras hasta llegar al mismo centro subterráneo del lugar, llegando a la gran cámara central;  esta se hallaba iluminada y ella se encontraba allí, viva, como la recordaba el día antes del accidente de coche.

Ahora sabia sin ninguna duda que se hallaba muerto; ¿cielo, infierno, importa algo?, a él no; pues se encontraba donde deseaba, por ello escribió aquel libro.

Murió al intentar llegar hasta el castillo horas antes, su alma floto por el agua hasta traspasar la dura roca, llegando hasta allí, sintiéndose completo por fin después de tanto tiempo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1077
  • 4.59
  • 39

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta