cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Cazadores
Varios |
07.05.15
  • 0
  • 0
  • 436
Sinopsis

Estaba anocheciendo. Habían salido temprano en dirección a la montaña, justo al norte de donde su casa se encontraba.

Buscar comida desde lo más temprano de la mañana y no haber encontrado nada resultaba un tanto frustrante para los dos hermanos. Su madre les había encargado traer algo para la comida y con uno o dos conejos bastaba, aunque si podían traer algo más, mejor que mejor. Sin embargo ya habían dejado atrás el bosque y no habían cazado ningún animal. El sigilo no era uno de sus puntos fuertes y los asustaban a su paso, aunque tal vez no fuera eso y se tratase de sus grandes armas, que bien provistos de ellas iban.

Llegó un punto en el que el bosque daba pie a la montaña. Podían intentar cazar desviándose de esta, pero se conocían el bosque lo suficiente como para hacerlo. Así que decidieron continuar de frente adentrándose y subiendo por el camino de la inmensa y alta masa de tierra que se alzaba ante ellos.

Su madre siempre les recomendaba no hacerlo ya que era un camino peligroso, pero no llevar nada de cena a casa era peor: la furia de una montaña no tiene nada que hacer contra la furia de una madre.

El ascenso era angosto y lleno de grandes rocas. Tuvieron que subir por encima de algunas para poder continuar su paso. Una rama traviesa de un árbol seco decidió jugar con el ojo de uno de los hermanos y le propinó tal arañazo que le hizo retroceder varios pasos. Ya habían avanzado bastante y caerse no era ni por asomo una opción a barajar, así que mantuvo la compostura y continuó el camino junto a su hermano.

No pasó ni un instante cuando llegaron a una zona llana, un claro en la montaña que les permitió descansar durante algunos minutos, pero no pasaron ni dos cuando de pronto una multitud de conejos cruzaron velozmente ante ellos.

No lo dudaron, les dieron caza enseguida. ¡Ya está! ¡Por fin!, pensaron. El haber estado cazando hasta que cayera el sol al menos había dado sus frutos. Pero no todo era bueno, no siempre.

La bajada de lo que habían recorrido de montaña les costó un poco más que la subida, y más ahora que llevaban la carga de los conejos. Un fatal resbalón con una roca hizo que el hermano del ojo arañado cayera ladera abajo. La caída afortunadamente no fue muy larga pero se había roto una pierna y no tuvo más remedio que ir cojeando el resto del trayecto. La noche ya había entrado de lleno cuando terminaron de cruzar el bosque de nuevo para llegar a su casa.

En ese mismo instante, no muy lejos de allí, en el pequeño pueblo de Einst, un cartel pegado a un poste de madera se despegaba dejando rastros resecos de papel amarillento. En él rezaba lo que parecía ser la desaparición de dos niños pequeños. Hacía diez años que alguien lo había pegado allí y desde entonces nadie lo había quitado, solo el viento y el paso del tiempo habían podido ya con él.

Los hermanos llegaron por fin a su casa. Después de un día nefasto de cacería por fin estaban de regreso. Atravesaron el oscuro y frío agujero que tenían enfrente y se adentraron de lleno en él. Soltaron los conejos en el suelo y junto al resto de su familia, comenzaron a darse el festín de ese día.

Andar a cuatro patas era complicado, más aún si una de ellas estaba fracturada, pero llevar tanto tiempo perdidos y haberse acostumbrado a vivir con lobos, había resuelto ese problema.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta