cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Cenizas - Prólogo
Varios |
30.06.15
  • 0
  • 0
  • 242
Sinopsis

Prólogo de la que espero sea una historia larga y apasionante para todos cuantos la lean.

Nubes, nubes oscuras, prácticamente negras cubren el cielo. Nadie sería capaz de aventurar si el día o la noche reina en ese lugar del mundo, de haber alguien para hacerlo.

Bajo la capa de nubes se extiende una ciudad bastante grande. Nada tendría de extraño de no ser por la visible ruina en la que se ha convertido hace relativamente poco. Vehículos de diversa índole se hallan destruidos en la calle, invadiendo el espacio que no está ocupado por los cimientos de algún edificio con menos suerte que otro, que ahora yacen en forma de polvo, piedra y cristal entre armazones de hierro retorcido que antes fueron los firmes cimientos de sus respectivas edificaciones. Los complejos que tienen la suerte de seguir en pie, muestran boquetes y agujeros, como profundas heridas, que dejan al descubierto parte de su destrozado interior. Aquí y allá se alzan columnas de humo, nacidas de fuegos esparcidos por la ciudad que dan fe del escaso tiempo desde la destrucción de esta. En conjunto, se forma un paisaje desolador, pero hay algo que lo vuelve aún más sobrecogedor: las cenizas. Toda la urbe está cubierta por una fina capa de ceniza que la vuelve triste y gris, dotándola de un aspecto fantasmagórico en parte y contando la historia de lo que allí había sucedido.

En medio de esa destrucción, se alza un edificio bajo, pero grande, o al menos lo era pues ha perdido gran parte de su fachada norte debido a algún impacto desconocido. Por la parte desaparecida de dicho edifico pueden verse camillas y material médico diverso, que deja adivinar la naturaleza de aquel lugar silencioso. O quizá no tan silencioso. En la camilla principal de una de las salas, presumiblemente un quirófano, yace tendido un hombre, más bien un joven, inconsciente. Luce una barba de tres días y unas infinitas ojeras. Sobre su cara, una capa de ceniza es surcada por las líneas que el sudor crea a través de la suciedad. Su pelo, muy corto, es negro como el carbón, al igual que sus finas cejas. Viste un uniforme de diferentes tonos de gris del que ha desaparecido casi por completo una manga y lo que cubría, dejando sus restos de un oscuro color rojo también presente en muchas partes de su vestimenta. Tiene abierto el pecho del uniforme, donde dos manos cruzadas se afanan en presionar sobre su cuerpo a la altura del corazón. El propietario de esas manos es más bien alto, rubio, ojos grises, definitivamente guapo. Suda mucho, y grita mucho más. También maldice, todo ello sin dejar de presionar el pecho del hombre encima de la camilla. A su lado, dos hombres muy morenos, ataviados con el mismo uniforme que el inconsciente joven, idénticos, pelo rapado y ojos marrones. Portan fusiles en sus manos y largas tiras de munición alrededor del pecho. Miran a su compañero. Su expresión muestra terror. Terror y desesperación.

El hombre rubio continúa con sus masajes cardíacos, parándose de vez en cuando para comprobar la inexistente respiración de su paciente. Parece impotente ante la situación y las lágrimas comienza a surcar sus mejillas. Inexorable, se convence mentalmente de que el hombre sobre la cama despertará, pero sus fuerzas empiezan a desfallecer. El último masaje, el último intento por salvar su vida. Si no despierta después de todo, no habrá nada que hacer. Secándose las lágrimas, vuelve a presionar el pecho de aquel hombre de pelo negro. Casi ha perdido la esperanza. Entonces, el joven inspira profunda aunque entrecortadamente y abre sus verdes ojos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta