cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Chico Cielo y la Niña Víbora
Varios |
12.09.15
  • 0
  • 0
  • 356
Sinopsis

El jueves pasado sobre las siete de la tarde estaba callejeando por el centro, buscando el metro más cercano para volver a casa, y pasé por delante de un cine cutre. Había pósters de las películas que proyectaban en la fachada, uno de ellos era de fondo azul claro, con dos monigotes mal dibujados emulando un dibujo de un niño, y en una tipografía infantil ponía “Chico Cielo y la Niña Víbora”, tenía una pinta horrible y me pareció apropiado entrar a verla, sólo y sin ganas. Me reconfortó la fealdad de la situación, el día tenía un aura de desgana general y decidí dejar de luchar contra él, de todas formas el disco que me acababa de comprar no me gustaba y el médico se negaba a darme pastillas de las que toman los hiperactivos (no recuerdo para qué las quería ahora mismo)

Entré, tenía algo de encanto el sitio, sin salirse de su estética cutre tenía su encanto, estaba poco iluminado y las paredes eran de un rosa pastel que recordaba a cine antiguo a lo art déco, igual lo era, pensaba que seguramente me gustaría más si fuese un cine nuevo que hubiese optado desde el principio por ese look triste y decadente. La taquillera era guapa, no tenía agujeros para los pendientes.

“¿Le puedo ayudar en algo?” preguntó.

“Una para la del chico y la chica” un plástico sucio cortaba el mostrador en dos, separados por la suciedad transparente.

“¿Una?” subrayó.

“Sí, sólo una”

La película blanda e insípida, amor indie manufacturado en el Hollywood de baja gama, no me acuerdo de casi nada, había una pareja, pero ni el chico volaba ni la chica era un reptil escamoso ofidio de cuerpo cilíndrico y alargado, cabeza triangular y con dos dientes retráctiles y huecos en forma de gancho con los que al morder inocularía el veneno que produce en una glándula con la que están conectados.

Al final se dijeron te quiero, todos se dicen te quiero al final, después del te quiero se funde a negro, no se sabe que pasa después, igual no se volvieron a ver. Ojalá hubiese visto Serpientes en el Avión.

En el metro de vuelta un hombre me juró que de joven fue muy importante.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me gusta el pop triste y los fideos instantáneos. novoyaescribirnunca.wordpress.com

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta