cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Chupo de un coco
Reflexiones |
04.10.12
  • 4
  • 5
  • 2307
Sinopsis

Chupo de un coco. El coco tiene la parte superior abierta y dentro le echan un mejunje rollo hawaiano. El líquido es azul y parece como una pequeña piscinita. Qué gracia, una piscinita. Un pelo del exterior del coco se sale y cae en la piscinita. Ahí va un pelo de coño tropical a joder la depuradora de mi mierda de cóctel.

 

                                            

 

Chupo de un coco. El coco tiene la parte superior abierta y dentro le echan un mejunje rollo hawaiano. El líquido es azul y parece como una pequeña piscinita. Qué gracia, una piscinita. Un pelo del exterior del coco se sale y cae en la piscinita. Ahí va un pelo de coño tropical a joder la depuradora de mi mierda de cóctel.

Estoy en una incómoda tumbona con traviesas de plástico, de esas que te dejan la espalda como un puzle para retrasados. Miro a las gachís jóvenes y pienso que me vuelvo viejo y que cada vez me costaría más follármelas. Dónde estaban todas estas titis desvergonzadas cuando yo me la raspaba hasta el amanecer de los doce a los dieciocho años. Dónde siguen estando ahora.

Escucho música con el móvil y las miro pasar. Gran invento esto del mp3. Antes hacíamos el ridículo arrastrando un discman que se pasaba quince segundos de cada cuarenta saltando y jodiendo la marrana. O sacando la cinta del walkman para darle vueltas con un boli y parecer un tonto con su carraca. Es el progreso.

Escucho The National. Sé que no es la música más animada del mundo, pero me parece la mejor para escenificar lo que sea. ¿Qué estás sorbiendo de un coco y mirando culos que jamás querrán corresponderte? Pues escuchas «Lemonworld» y consigues que te la raspe. Porque te sientes fuerte, te sientes feo con clase, un perdedor que escogió lo que hace, lo que le pasa. Eres el mismo mierda, pero ay amigo, la estética del perdedor no nace, se hace. Igual que se fabrica un mondongo o se desarrolla un cáncer. ¿Qué te estás quedando sin amigos porque el matrimonio es más terrible que la muerte o la traición más cotidiana que las legañas? Pues te fumas un piti y aprendes a que te la sople con «Conversation 16» de fondo. El problema no es qué haríamos si no nos ocurrieran calamidades, el problema es qué haríamos si no tuviéramos música para ambientarlas. Joder, yo he tenido dieciséis años y me he enamorado como un tonto. Y, cuando más ingenuamente feliz estaba, me han abandonado por otro más guapo, más adinerado o menos tonto. Me ha pasado cien veces, de hecho. Debe haber hordas de tipos más guapos, más adinerados y menos tontos ahí afuera. Y dentro de mí, el vacío. Porque no soy mejor que nadie, ni más humano, ni menos egoísta, ni más valioso. Conformamos todos el mismo montón de anodinia gris y vulgar. Por eso hacemos lo que hacemos: tocamos instrumentos y componemos canciones, escribimos libros, pintamos cuadros de mierda, hacemos fotos, que en el fondo no son más que lo mismo, querer que nos quieran, no por la insignificancia de lo que somos, sino por la especialidad de lo que hacemos.

Yo chupo de un coco y emito aforismos. Mientras, el mundo sigue siendo el mismo vertedero de realidades tristes. Cada día sigue empeorando. Y yo no puedo hacer mucho para cambiar eso. Apenas puedo cambiar mi vida con sus dinámicas subhumanas. Verbalizar miserias no me vuelve más valioso del mismo modo que gritar cuando te asesinan no impide que ocurra. Pero escribir sí sirve para algo. Ayuda a distraer el pánico.

¿Ves? Ahora es el momento justo, está sonando «Slow Show». Estados de ánimo.

Chupo mi coco y espero, sin saber el qué, sin esperar el cuándo.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me sonrío al leer por las barbaridades que dices y que al mismo tiempo todos vivimos. De afuera adentro todos somos bárbaros. Y me inunda la misma inutilidad y miseria de tus verdades. Bueno, en algo coincidimos. Como ya te he dicho alguna que otra vez, creo estar ante un artista, auténtico.
    Escribe tus comentarios...No voy a estar de acuerdo contigo y no viene al cuento la causa, pero me gusta como lo cuentas, las manos abiertas y que te ayude a distraer el pánico.
    Dvertida y amena reflexión
    Escribe tus comentarios..Culpa tuya me di cuenta de que estoy muy aburrida y para no penar en nada me comí dos helados. Ahora estoy mejor pero más gorda y nadie me va a querer. Cariños de Chascomús..
    Suerte que tienes de que te sirva de algo escribir, mí me sube la tensión y me acojono.
  • He vuelto para marcharme. Y os odio a todos.

    Tu, tu, tu, tu, tuuuu...

    Por qué no escribes nada últimamente. ¿Y quién cojones lo va a leer, a quién le interesa lo que tenga que decir?

    Ilia y Stasia follando como animales de bellota. Como si no hubiera un mañana. Y yo al lado, enterándome de todo. Nunca me lo he montado demasiado bien, pero creo que ahora he terminado de cagarla. Si alargara un poco el brazo y me lo propusiera, podría agarrarle el nabo a ese sinvergüenza.

    Chupo de un coco. El coco tiene la parte superior abierta y dentro le echan un mejunje rollo hawaiano. El líquido es azul y parece como una pequeña piscinita. Qué gracia, una piscinita. Un pelo del exterior del coco se sale y cae en la piscinita. Ahí va un pelo de coño tropical a joder la depuradora de mi mierda de cóctel.

    This is the new shit: http://bufondevoz.blogspot.com.es/

    Es a veces la existencia un exabrupto tan obsceno.

    –¡No dispares a Little Bill, no lo hagas! –grita una lavandera. –¡Está en el suelo, no puede defenderse! ¡Disparar a un hombre así es de cobardes! –dice un cuatrero. Y yo disparo. Un poco por ver qué pasa. Otro poco por aburrimiento. Algo tendré que hacer.

    Broum, broum! Un rugido que parece un eructo aguardentoso, y luego se cala. Bufidos. El contacto sonando como una carraca masajeando carne picada.

    Soñé que era una martucha y recurría a la espeleología de mis propios genitales cuando me venía en gana.

  • 52
  • 4.47
  • 426

Soy mi propio abuelo viendo a mi infancia jugar

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta