cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

12 min
Ciel. Capítulo 2. Trabajo duro por Marcela Ouka
Fantasía |
26.08.15
  • 0
  • 0
  • 231
Sinopsis

Mismo día, distinto personaje, distinta historia, un pasado en común que la une a sus compañeras.

_Odio que me dejen todo el trabajo a mí, ¡Holgazanas!- grité para mí misma

_Voy a salir, vuelvo tarde… no te esfuerces mucho- dijo mamá dándome un beso en la frente

Trate de sonreír, pero mi enojo era más que evidente

_Solo lo necesario- dije tratando de sonreír

Mamá salió de la casa. Ordené el living, decidí acomodar también la habitación de mamá, esta no era muy amplia, una cama de 2 plazas en el centro, enfrente una cómoda que justo esta pegada a la puerta, un estante pegado a otra pared, libros desordenados, ni ganas de juntarlos, aun así… tomé uno entre mis manos, es que por su antigüedad me llamo mucho la  atención.

_ “Los principios de un buen arquero”… ¡está en latín!, bien esto es fácil, es como en ese estúpido curso al que tu madre te obligo a ir… que por cierto luego termino por gustarte… “Para invocar un arma lo primero que se debe hacer…” Aah ajá, ajá… me perdí ¿Qué clase de libro es este? , ¿Latín?, ha de ser la historia de Homero: la Ilíada, narrada por algún otro- se dijo a sí misma la morocha

Continué con la limpieza, pase el plumero por los muebles, tendí la cama y luego me dispuse a limpiar.

Luego tome nuevamente aquel libro.

_Debo de estar loca por siquiera considerarlo- dije tratando de imitar la posición que el libro llevaba impresa

_A ver… piensa en alguien a quien quieras proteger… yo… ¿A quién quiero proteger?- me pregunté a mi misma

_ ¿Hola?, ¿Hay alguien en casa?- escuche desde la entrada

Me dirigí hacia la puerta de entrada, me encontré con mi hermana menor.

_Está todo ordenado, que dure por favor- dije arreglándome el cabello y me mire al espejo

Me dirigí por un momento a la cocina, puse la pava para tomar unos mates, volví al living y vi el bolso de mi hermana sobre un sillón.

_Evan, acabo de ordenar- me quejé

_Y yo de llegar, dejame descansar un rato, ¿Ok?- dijo mi hermana metiéndose al baño

Me encerré en mi habitación.

_No sé para que me mato ordenando, si cuando llegan, todo mi esfuerzo se va al tarro- me quejé

Tome el libro entre mis manos.

 

_”Los principios de un buen arquero… por Fernanda, la sierva eterna del reino de  Ciel”- leí

_” ¿Sierva eterna?”- me pregunté

_Marce… Marce, ¿Qué estás haciendo?- escuche desde el living

Salí inmediatamente de la habitación y vi a mi hermana.

_ ¿Me llamaste?- le pregunte viendo como volteaba a verme

_No…- dijo mirándome detenidamente

_Yo… creí que me llamabas- dije y luego me gire

Me dirigí a mi habitación nuevamente, me senté en la cama y luego me desplome sobre ella de mala gana. Mire al techo y respire profundo, estaba sumamente aburrida así que comencé a contar cada manchón marrón que había en el machimbre del techo. Luego recordé eso de “sierva eterna”, y que Fernanda era una de mis bisabuelas.

Agarre el libro nuevamente, observe con detenimiento las imágenes impresas, leí su correspondiente descripción y me recosté, trate de imaginarme a mí misma realizando todos y cada uno de los movimientos, pero me pareció demasiado ridícula la situación, me puse de pie, me pasee por la habitación y luego me mire al espejo, mi largo cabello caía sobre mis hombros y mi espalda, eso me recordaba a aquellos años cuando mamá lo tenía así. Cuando vivíamos en casa de la abuela, cuando éramos felices.

Algo entre la abuela y mamá cambió, por eso nos vinimos acá, donde estamos solas…De no ser por mi grupo de amigas, no lo resistiría.

Ese libro que encontré, me recuerda a la abuela, a cuanto la extraño, a que tal vez nunca vaya a perdonar a mamá por haberme alejado de ella y no haberme dado la posibilidad de despedirme para siempre.

Miré el libro una vez más, vi como una hoja pequeña caía sobre mi cobertor, la desdoblé.

_”Para mi pequeña Marcela”- decía en un costado

_”Marce, si estás leyendo esto, seguramente ya no estaré entre los vivos… quiero pedirte perdón, a vos y a tu mamá, por haberlas alejado de mí, y quiero que me entiendas, tengo razones más que suficientes para hacer lo que hice… sus vidas estaban en peligro…”- leí

Me recosté rápidamente, levante aquella hoja, vi la fecha, fue escrita hace más de 6 años, hace 5 la abuela murió. ¿Por qué escribirla con tanta anterioridad?, ¿Acaso ella sabía que pronto sería asesinada?, ¿Ella sabía quién iba a darle fin a su vida?

La persona que asesinó a la abuela, no fue precisamente para robarle sus joyas y dinero, él lo hiso con premeditación. Y esa persona, quiere acabar con nosotros.

_”…Razones más que suficientes para hacer lo que hice… Sus vidas estaban en peligro, no podía permitir que les hicieran daño, una de las razones, es porque las amo y otra porque no puedo dejar que ellos se salgan con la suya, destruir Ciel”- leí

Ciel, yo… escuché esa historia antes, cerré los ojos por unos segundos y cuando los abrí, ya no estaba en la cama. Estaba en casa de la abuela, ella estaba contándome esa historia, esa vieja historia, como tantas otras veces lo había hecho.

“_Por la edad de la cual ya no me acuerdo, había un reino, un gran reino llamado Ciel, en él habitaban toda clase de criaturas mágicas. Su soberano era un ser muy generoso, siempre atendiendo a los pedidos de su pueblo, él se llamaba Eliot.

Lamentablemente Eliot no era un ser con habilidades especiales, sin embargo tenía bajo su poder siervas, siervos y hechiceros. Sus siervas más cercanas se llamaban Dianne, Fernanda, Katherine, Albana, Sofía y Elizabeth, sus siervos eran 6, pero no recuerdo sus nombres- nos dijo con entusiasmo

_Fernanda era una de las guardianas más fuertes, tenía como habilidad especial, su sentido de la vista superdesarrollado, lo cual le permitía tener una excelente puntería. Esta increíble mujer era la segunda al mando del ejército real, la primera fue Dianne, quién luego de una guerra tenía planes de casarse con el rey, pero hubo una conspiración en contra de su gobierno, y la futura reina fue secuestrada, Fernanda fue muy astuta al seguirlos, es que ella era una de sus mejores amigas…- narró la abuela

_Abuela… creí que nos contarías una historia de princesa, una con final feliz- lloriqueo Evan y se levanto de la cama

_La historia todavía no acabo…- aclaro ella

_ ¿Ah no?- pregunto sonriendo, luego se volvió a sentar

_La abuela dice que la historia termina cuando se encuentra al heredero de Ciel- dijo mi “Yo” del pasado

Cerré  los ojos nuevamente, quería vivir ese momento otra vez, quería ver nuevamente el rostro de mi abuela. Cuando los volví a abrir estaba de vuelta en mi habitación.

Agarre el libro nuevamente y volví a mirar las imágenes.

¿Y si toda esa historia es real?... ¿Y si en verdad existía, existe Ciel?

Cerré los ojos y cuando los abrí nuevamente me encontraba en un sitio distinto, estaba en una habitación con paredes de madera, al parecer era una cabaña, vi entrar a una mujer, extrañamente parecida a mí, se paró frente a un espejo y lloró, lloró desconsoladamente, luego un hombre entró a la habitación un hombre, al que vi y reconocí inmediatamente, ese hombre era Frank.

Él la agarro de la cintura y le beso el cuello, ella trataba de soltarse, pero él la sujetaba cada vez más fuerte, la empujo contra la pared, y la beso violentamente.

¿Qué fue eso?

_ Marce, ¡arriba, vamos perezosa!, hay que ir a comprar pan- me despertó Evan mientras deslizaba las cortinas para que entrara un poco la luz del sol

¿Entonces fue un sueño?

 _Evan, eso me da en la cara- protesté

_Anda vos, a mí me tocó limpiar la casa, hace algo vos también- le respondí

Me senté en la cama, miré el libro.

_ ¿Y eso?- me pregunto mi hermana

_Es un viejo libro que perteneció a la abuela- dije mostrándoselo

Lo miró por un momento, deslizó los dedos entre las hojas y miro detenidamente una.

_Juro ante Dios y ante el reino de Ciel, proteger con cuerpo y alma, aún si mi vida peligra, a nuestro soberano y a sus descendientes- leyó en voz alta

La miré, parece que ya no se acuerda… ella olvidó a nuestra abuela.

_Marce ¿Qué te pasa?- me preguntó tocándome la frente

_Evan… no tengo nada- dije agarrando el libro y leí el pequeño fragmento que ella había leído segundos antes

Yo Fernanda de la familia de arqueros reales de Acnallaruc, juro ante dios y ante el reino de Ciel, proteger con cuerpo y alma, aun si mi vida peligra…

Familia de arqueros… ¿Seré una arquera también?

_Necesito que me dejes sola- le dije poniéndome de pie

_No, no vas a seguir durmiendo- me dijo sentándose en la cama

_No te preocupes, no voy a hacerlo. Anda a comprar pan, dejame sola- dije dirigiéndome a la puerta, luego la abrí e hice un gesto con el brazo derecho para que saliera

_Aish, ya, está bien- me dijo de mala gana

Luego salió de la habitación, cerré la puerta y me senté nuevamente en la cama. Me levanté nuevamente y me paré frente al espejo.

“Piensa en alguien a quien quieras proteger”, esa frase volvió a mi mente.

Cerré los ojos, respiré profundo. Separé mis piernas, estiré mi brazo derecho y flexioné mi brazo izquierdo, pensé en mamá, en Evan, en la abuela, resistiéndose de una muerte segura.

Respiré profundo nuevamente, abrí los ojos, me miré al espejo y me lleve una gran sorpresa, en mis manos sostenía haces de luz naranja que formaban un arco, me miré para ver que esto fuera real, pero una flecha salió disparada e impactó en un cuadro, destrozando completamente el vidrio, y quedándose perfectamente anclado a él.

Extendí mis brazos a lo largo de mi cuerpo, el arco desapareció.

Eso no pasó, eso definitivamente no pasó, yo no hice eso, yo no vi eso, yo… no puede ser posible, me toqué la frente para sentir si tenía fiebre, pero no, lo que acabo de ver, no fue producto de mi imaginación.

Ciel fue real, Fernanda existió y la abuela fue asesinada por algo que todavía no logro entender, y quien sea que esté detrás de todo esto también está buscándonos…

Leí el libro nuevamente, trate de acordarme, mantener en mi memoria todos los pasos que tenía que dar. Cerré los ojos, respiré profundo, luego los abrí. El arco naranja apareció nuevamente. Probé tirar la flecha lejos esta vez, abrí la ventana y la lance. Cayó en el techo de un vecino y luego se deshizo, destruyendo parte del tejado.

_ ¡Marce!, ¡Marce!, veni rápido- escuche que mi hermana me gritó desde la cocina

Corrí rápido hacia donde se encontraba y la encontré mirando por la ventana.

_Acabo de ver como algo rojo caía sobre el techo del vecino, rompió una teja… algo rojo, como fuego- dijo un tanto asustada

_Tranquila Evan, no pasó nada- dije tratando de tranquilizarla

Si le explico lo que pasó realmente, ¡No va a creerme!, ¿Y si piensa que estoy loca?... no, ella me va a entender. Ella vió esa luz roja… puedo mostrarle como lo hice y va a creerme.

_Fui yo- dije fríamente

_ ¿Qué cosa fuiste vos?- me pregunto sorprendida

_Yo lancé esa luz naranja y destruí la teja del vecino- dije señalando hacia la ventana

_ ¿Acaso estás loca?, mira si nos hacen un juicio… la plata que podrían sacarle a mamá- me reprendió

_Fue sin intención- dije bajando la cabeza

¿Desde cuándo recibo reprimendas de mi hermana menor?

_... ¿Cómo lo hiciste?- me preguntó exaltada

_ ¿Qué cómo lo hice?- pregunte sorprendida

Creí que todo acababa con esa reprimenda.

_Yo… tiré una cartulina encendida, ya sabes… de las viejas… quería saber que pasaba- dije y reí

Evan abrió los ojos enormemente.

_ ¿Estás loca?- me preguntó

_ ¿Y si se prendía fuego todo?, ¿En qué estabas pensando?, ¡Decime!- me grito muy enojada

_Estaba muy aburrida, que sé yo- dije avergonzada

_ ¿Ah sí?, ¿Por qué no hiciste algo productivo entonces?- preguntó

_ ¡Para de gritarme!, soy tu hermana mayor, que no se te olvide- le dije molesta

_Hermana mayor que se comporta como una nena de diez años, ¡Madurá!- me gritó y luego salió de la cocina

¿Madurar?... estúpido arco. Ahora soy una chica inmadura de 17 años, que se comporta como una nena de diez.

Continué con mi lectura y la práctica, con el tiempo espero poder convertirme en una gran arquera, digna de defender al reino de Ciel.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Mismo día, distinto personaje, distinta historia, un pasado en común que la une a sus compañeras.

    5 chicas, o tal vez más quien sabe... son las protagonistas de esta historia, su misión, encontrar al heredero del trono de un reino perdido en espacio y tiempo, el camino no va a ser fácil, trampas, engaños y la horrible desconfianza, los principales obstaculos... acompaña a estas chicas que pasaran por toda clase de aventuras

Escritora Fanática del pop coreano, del animé y del rap español Ulzzang en los tiempos libres #Cantante" en youtube

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta