cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Cielo
Varios |
11.01.15
  • 3
  • 0
  • 791
Sinopsis

Este relato no pretende ser de carácter religioso, pero considero "normal" la confusión.

Muchas veces miro al cielo pidiendo ayuda, una tregua. Necesito un descanso, una habitación aparte que me proporcione sosiego, inmutabilidad.


Muchas veces sigo mirando al cielo, unos días hastiada y por brazos mazos y por piernas, un tronco de árbol. No obstante, sosteniendo mi peso, apoyada en una barra que hace las veces de puerta, me amparo bajo su oscuro trazo.


Muchas veces, le pido que cierre los ojos en mi nombre y que me describa lo que siente. Que me cuente cómo es ser una persona ordinaria, de esas que utilizan el transporte público para desplazarse; esas personas que tropiezan al verse sorprendidas por un escalón traidor. Quiero conocer el mundo que se esconde tras las puertas del cielo.


Muchas veces miro al cielo y le imploro fuerza, razonamiento, sabiduría...


¿Cuándo me visitará ese amparo, ese consuelo? ¿Cuándo estaré al margen de las calamidades?

¿Cuándo henchirá mi corazón de valor y entusiasmo, de proyectos y brío?


Miro al cielo y mantengo conversaciones nocturnas con sus secuaces. Jugamos a una partida de cartas, con café y frutos secos. Comemos y frivolizamos sobre la vida. <<No estamos aquí para seguir las reglas>>, dice un haz de luz. Sirvo más café y mastico una almendra que se incrusta debajo de la lengua. Sonrío al trigo del campo, entre él los fantasmas ya no cobran el mismo valor.

<<Estamos aquí, viviendo. Estables, bajo la luz de la farola. Sin pensar en el qué pasará, sin clasificar lo que experimentamos. Divulgando unos pensamientos fútiles, sin más extensión que la que le ofrezcas y permitamos nosotros. ¿Es así el aspecto de la tregua?>>


Sus palabras silenciaron a todo el auditorio. Volví a sonreír al trigo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 41
  • 4.71
  • 75

https://cirenems.blogspot.com.es/

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta