cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Cierro la puerta de mi coche
Amor |
15.02.15
  • 0
  • 0
  • 663
Sinopsis

Reflexión sobre cosas posibles pero que se hacen imposibles.

Cierro la puerta de mi coche, entre decepción y frustración. Me duele el pecho, siento frio en donde antes había un corazón. Arranco el motor y suena la radio, canciones que no ayudan a olvidar lo que ha pasado. Pero, ¿Qué ha pasado? Nada y ese es el problema.

Pienso con la cabeza, ya sabía que esto pasaría. Recuerdos de como he llegado aquí, desde hace mucho que me das señales confusas. Tu boca dice “NO”, tu mirada dice “Quizá”, cuando como por casualidad tocas mi piel siento que “SI”.

En la radio se escucha una frase que me mata: “Cuando llueve me imagino en tu sudor” me recuerda a una frase tuya, una vez me dijiste algo parecido y desde entonces me gusta la lluvia porque en secreto me imagino como seria estar a tu lado mientras llueve, sin importar que se inunde mi cuerpo con el tuyo. Inundación en mis ojos, una lágrima recorre mi cara, llega hasta mis labios y me deja un sabor salado en la boca. Nunca me gustó la lluvia, siempre me ponía triste, debería haberme dado cuenta entonces que la lluvia me pone triste y no soñar con lo que no puede ser. Comienza a llover y a pesar de todo, me imagino en tu sudor.

Entiendo que no eres mío y quizás ese sea tu problema, crees que quiero ser tuya, pero yo no quiero eso. Solo quiero prestarte mi cuerpo, mi alma ya la tienes muy vista. Mi corazón es otra cosa, no creo que lo tenga, al fin y al cabo si esta se esconde porque sabe que no puede ser para ti.

Me dices que no imagine como sería una vida contigo, ya es tarde. Mi imaginación siempre fue muy viva y ya lo he soñado. No puedo controlar lo que sueño, quisiera hacerlo y dejar de pensar como seria sentirme a tu lado mientras tocas mi piel, sentir tu cuerpo sobre el mío sin temor y sin preocupaciones de que pasará.

Alguna vez me has dado pistas de como seria, pero solo pistas. Llevas mi sueño al umbral de la realidad y paras, lo dejas ahí, mirando hacia la luz de la realidad, cegado de la pasión y con ganas de dar un paso más y otro. Quiero andar el camino, llegar hasta el final, lo que haya allí ya lo veremos. Siempre me cuentas que si anduviéramos ese camino habrá caos y destrucción, y no ves que es lo que tengo yo ahora. Pero ¿Por qué te empeñas en decir que nos destruirá? Yo ya estoy destruida, lo veo en el espejo retrovisor. Lagrimas recorren mi cara por lo que no pasó y no pasará, ¿Qué más se puedes destruir?

En mi infierno, continuo con la reflexión, necesito entender y la noche y la carretera parecen buenas compañeras para este cometido. Empecemos por los inicios.

Hace lo que a mí me parece una eternidad, comenzamos a tentarnos con palabras. Yo me deje tentar, al fin y al cabo soy hija de Eva, ella se dejó tentar por la serpiente y mordió la manzana. Tú eres la serpiente, pero no me dejas moder. Jugamos a algo peligroso, pero no tengo miedo, nunca lo tuve. No me da miedo de tus manos en mi cuerpo, ni de tu lengua jugando con la mía, ni de sentir el calor de tu cuerpo y como tu olor se queda en mí.

Lo veo claro, por fin veo que lo imposible está destinado a no suceder.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Intento poner paz en mi cabeza escribiendo lo que no me atrevo a decir por el miedo a que no se comprenda. Todos merecemos a alguien a quien contarle lo que nos pasa, a veces debemos decirlo y soltar lastre. Parece facil pero ¿Lo es realmente?

    Si estás leyendo esto es porque por fin saque el valor de despedirme.

    Estoy acojonada, tengo miedo de la nueva etapa que se abre ante mí. Siempre supe que para crecer hay que salir de la zona de confort, pero no me imagine que diera tanto miedo.

    Estoy a 225km de ti y aun puedo olerte en mi imaginación.

    Déjame escribirte lo que no me atrevo a contarte. A estas horas de la madrugada ya debía de estar durmiendo, no debería escribirte y mucho menos pensarte. Solo faltan horas para que te vuelva a ver, pero me parece eterno, el tiempo y el espacio que nos separa es infinito para mí.

    Reflexión sobre cosas posibles pero que se hacen imposibles.

  • 6
  • 4.67
  • -

Escribo para ordenar pensamientos.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta