cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
Cluhok, 1 capítulo.
Ciencia Ficción |
03.04.19
  • 3
  • 0
  • 478
Sinopsis

Una aventura espacial con muchos imperios galácticos, batallas de naves, mechas, armaduras de combate, robots, humanos mejorados genéticamente, híbridos humanos voladores y marinos, golpes de estado, piratas ingleses, malvados estados unidos galácticos y etc. Voy por 45 000 palabras pero tengo que darle muchas vueltas todavia.

 

Capítulo 1, La caída de Nuevo Brasil.

 

2 de ocubre del año 2515

 

El almirante Ramón Guerrero estaba sentado en su sillón de mando en el acorazado estelar Huitzilopochtli rascándose su calva cabeza mientras miraba la pantalla táctica.

 

Unas cien naves formaban la flota de invasión de los Estados Unidos Galácticos, lamentablemente para él, aunque su flota era algo menos del doble de numerosa, las naves enemigas eran mucho más pesadas de media y tecnológicamente más avanzadas.

 

Había dividido la flota de la Confederación Iberoamericana en tres grupos, cada grupo en torno a una enorme estación de defensa.

 

Esas defensas paliaban ligeramente que sus naves de guerra fuesen más ligeras y había plantado un enorme campo de minas con los veinte minadores pequeños y los cuatro grandes minadores.

 

Pero Ramón tenía una mala sensación desde que había salido de Nuevo Brasil al mano de la flota combinada.

 

Y ahora que miraba fijamente la pantalla táctica la sensación no mejoraba precisamente, cinco súper acorazados y diez acorazados contra los tres tristes acorazados que disponía su flota.

 

Y tres enormes porta aeronaves con, según estimaciones, más de cuatro mil cazas, algunos cazas pesados y bombarderos.

 

Mientras que en las estaciones de defensa había mil cazas y doscientos bombarderos.

 

En cuanto a cruceros, aunque el enemigo tiene veinte y ellos solo quince al menos seis son pesados.

 

El número de destructores, veintiuno, es parecido, pero los estadounidenses son de clase pesada, más del doble de peso.

 

Y frente a sus veintiún fragatas de escolta, el enemigo contaba con cuarenta.

 

Tenía también cuarenta corbetas de defensa y cincuenta cañoneros, pequeñas naves armadas pero débilmente blindadas.

 

Pero esas naves son más bien para luchar contra la piratería que contra ejércitos enemigos.

 

Tras rascarse nervioso la barba pidió a su asistente que abriese comunicaciones con los dos vicealmirantes de la flota que dirigían cada uno un grupo de defensa.

 

Señores, el enemigo se acerca, suponemos que dentro de poco sus fragatas entrarán a las zonas minadas para limpiarlas.

 

Entonces nuestras fragatas, corbetas y cañoneros irán a por ellos acompañados de los cazas y bombarderos tratando de concentrar el fuego y destruir el mayor número de fragatas.

 

Luego veremos como evoluciona la contienda.

No esperábamos tantos enemigos pero ciñámonos al plan inicial. Les deseo suerte Joao y Arturo.

 

A las 5 horas de 2 de Octubre de 2515

 

Las fragatas estadounidenses se acercan a las minas bajo el fuego a larga distancia de las estaciones de defensa, los acorazados y los cruceros de la Confederación.

 

Las naves designadas por la confederación salen a su encuentro formando varios núcleos de batallas encarnizadas.

 

Lamentablemente para estas naves, también se ponen a tiro de las naves pesadas del enemigo.

 

En el sector central, donde está Ramón, quince fragatas estadounidenses en formación de cuña comienzan a limpiar las minas en rumbo hacia la estación de defensa.

 

La primera tras aguantar varios impactos de armas láser de los cañoneros termina tragándose varios misiles que han lanzado las corbetas dejándola sin capacidad de maniobra y en rumbo directo hacia una mina que la termina de destruir.

 

Las siguientes dos fragatas también se enfrentan con el enemigo y también son inutilizadas no sin antes destruir más de diez cañoneros y tres corbetas.

 

Una nube de cazas surge de detrás de las fragatas y comienzan a destruir tanto minas como cañoneros y corbetas y se acercan peligrosamente a las fragatas confederadas.

 

Con retraso llegan los cazas confederados, aunque superados en proporción de cuatro a uno solo pueden mitigar el daño que ocasiona el enemigo.

 

En pocos minutos la mitad de los cazas confederados y todos los cañoneros son diezmados, las corbetas se han reducido a la mitad y varias fragatas han sido puestas fuera de combate.

 

Ramón ordena ir con todo a cerrar la brecha enemiga por la que comienzan a entrar destructores y cruceros.

 

La estaciones de defensa ahora que se ha reducido la distancia comienzan a ser más efectivas y consiguen destruir un par de destructores pesados, lo que consigue que el enemigo se replantee el avance.

 

Los cazas estadounidenses siguen desminando y atacando sin descanso a las naves confederadas que tratan de cerrar la brecha consiguiendo destruir incuso un crucero.

 

En menos de media hora han conseguido desminar prácticamente la zona lo que permite que los acorazados avancen y puedan destruir la estación de defensa, aunque también se ha visto reducida su flotilla de cazas a la mitad.

 

Ramón que sigue rascándose la cabeza nerviosamente, no comprende por qué no comienzan el asalto final.

 

Y entonces comprende lo que pasa, a su izquierda no hay combates contra los estadounidenses, parece que la mayor parte del grupo de defensa que estaba bajo el mando de Joao ha cambiado de bando.

 

Una comunicación entrante del Crucero pesado Oporto le informa de todo.

 

El capitán Andre le informa que Joao se ha cambiado de bando y ha dado los códigos de las minas de su sector al enemigo.

 

La estación de defensa al verse sin el apoyo de la flota y con las minas inutilizadas se ha rendido.

 

Solo el crucero pesado Oporto, otro crucero, tres destructores y cuatro fragatas leales se retiran de la zona bajo fuego enemigo para reunirse con lo que queda de la flota de Ramón en el centro.

 

Ramón tras insultar enérgicamente a Joao le pide a Andre que se coloquen tras la estación de defensa.

 

Abre comunicaciones con el vicealmirante Arturo Buendía, tras comunicare las nuevas le pregunta como va por esa zona la batalla.

 

Arturo responde que no han atacado con mucha intensidad y apenas han perdido naves.

 

Ramón asiente y le pide que envíe hacia su sector, el central, a los cañoneros y corbetas que son las naves más lentas y que las fragatas y sus minadores junto con las pocas fragatas que quedaban en el centro y los minadores que le va a enviar vaya preparando una ruta de escape hacia el planeta México.

 

Arturo le miro un segundo con el ceño fruncido, pero enseguida respondió con un comprendido y se puso manos a la obra.

 

12 horas del 2 de Octubre de 2515

 

El comandante de la flota estadounidense solicita comunicarse con Ramón.

 

Saludos, soy el Comandante John Shoutgate.

 

Me gustaría ofrecerle las condiciones de su rendición para evitar más muertes innecesarias en esta batalla.

 

Ramón, que quería ganar tiempo le dijo que escucharía las condiciones.

 

John estuvo parloteando varios minutos y entonces preguntó si aceptaban las condiciones.

 

Ramón negó con la cabeza y dijo que estarían listos para recibirles cuando se acercasen.

 

El estadounidense visiblemente enojado cerró comunicaciones y su flota no tardó ni cinco minutos en ponerse rumbo hacia las ya mermadas defensas del centro.

 

Ramón había ordenado a Arturo y a Andre irse al planeta México con un acorazado, los cinco cruceros pesados, cuatro cruceros, la mitad de los destructores que quedaban y doce fragatas que todavía estaban operativas

 

El se había quedado con su acorazado, unos pocos cruceros y las corbetas, cañoneros y cazas que quedaban.

 

Se le había ordenado defender esa zona y la defendería hasta el final, el planeta Nuevo Brasil estaba perdido, pero haría pagar lo máximo posible al enemigo por esta derrota.

 

Y vaya si ocasionó problemas a los estadounidenses, salio con su acorazado seguido por el resto de naves que le quedaban e ignorando a los cazas fue directamente a por las fragatas destruyendo la mayoría de ellas que al entrar en un combate cerrado con un acorazado y unos pocos cruceros fueron rápidamente destruidas.

 

John envió a toda su flota directamente aunque el angulo de disparo estaba muy reducido para la mayor parte de la flota y los confederados pudieron todavía acabar con dos destructores pesados, un crucero e incluso acabaron con un acorazado gracias a que Ramón clavó su acorazado en el del enemigo partiéndolo por la mitad.

 

Las estaciones de defensa fueron bombardeadas a larga distancia y finalmente destruidas aunque la mayor parte de los soldados pudieron irse antes de que llegara ese momento.

 

23 horas del 2 de Octubre de 2515

 

La flota invasora terminó con todas las naves que todavía quedaban en la zona y desestimó perseguir a la flota confederaba que huía y que había minado su fuga.

 

Quedaban pocas fragatas para desminar efectivamente y era muy peligroso arriesgar naves pesadas que podían ser destruidas por las minas fácilmente.

 

Tras controlar totalmente la zona pusieron rumbo a su destino.

 

15 horas del 3 de Octubre de 2515

 

John llega con su superacorazado a las inmediaciones del planeta Nuevo Brasil y envía por mensaje las condiciones de la rendición al planeta, que no tarda ni tres horas en responder afirmativamente aceptando las condiciones de la rendición.

 

Esa misma noche Joao es nombrado gobernador general del planeta, aunque a los tres meses es asesinado en un atentado y se nombra a un nuevo gobernador títere.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 96
  • 4.55
  • 291

Vimara significa "Famoso en la Batalla", como el señor de la guerra y caudillo gallego que reconquistó Oporto a los moros. Desde pequeño me han gustado la fantasía y la ciencia ficción. Ya de niño me inventaba mis historias y ahora quiero escribirlas. Propicios días/noches.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta