cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Colmillos, veneno y hermandad
Infantiles |
28.07.21
  • 5
  • 2
  • 287
Sinopsis

Tragica historia en la madre tierra, final con apendizaje y acción en el desenlace.

En días pasados en un interesante paseo me encontraba, en una antigua ciudad sepultada por los lodos del volcán, sus cordilleras nos hospedaron y en las montañas nos fuimos adentrando.  Nos encontrábamos personas de varias nacionalidades, Colombinos y Estados Unidos. Estábamos compartiendo, tomando cerveza en las montañas de armero. Optamos por caminar entre verde vegetación y conocer sobre el campo y su producción.

En un río fuimos a parar, la diversión no paraba, así como las cervezas no dejaba de nuestras gargantas refrescar. No éramos muchos los que en el rio estábamos cuando de un momento a otro un ruido nos deja sorprendidos.  Roy, Josh, Mateo y yo observamos con preocupación que nuestro amigo Kenny no se encontraba y él era quien gritaba. Todos acudimos a su llamado... Cuando lo encontramos vimos como su cuerpo había cambiado por completo.

Una talla X , serpiente venenosa lo había mordido, Kenny confundido, mareado cambió su aspecto, colmillos le salieron, su piel blanca también cambió, puesto que café se tornó. Ya ni hablar podría el hombre y terminó arrastrándose implorando que alguien lo ayudase. Recuerdo las caras de mis compañeros asombrados, no entendían lo que estaba pasando... Kenny había perdido el conocimiento, el veneno de la serpiente se lo estaba comiendo entero.

Yo había recordado las palabras de un antiguo chaman y sin dudarlo las comencé a recitar: Ajo, Ajo madre tierra te llamo yo. Preséntate por favor ante nosotros con esta llamada de hermandad, en tu casa un accidente nos sucedió, tú hija la serpiente a nuestro amigo mordió.

Del río una piedra salió y un mensaje nos brindó, estaba escrito en español y sí que nos sorprendió. El veneno de la serpiente convierte a sus víctimas en un ser de sangre fría, hace que cambie toda su vida. Hay riesgos que van desde dejar de existir o simplemente dejar todo atrás, arrastrándose en las montañas viviendo en paz.

Kenny ya ni verde se encontraba, pues de serpiente se le veía la cara. Su lengua cambio por completo, ya ni podía caminar y el pobre se tenía que arrastrar. Mientras tanto el mensaje se extendió, con una nota que a todos nos animó.

NOTA: Para curar el mal del envenenamiento deben de una planta buscar, es la planta de la hermandad y no es fácil de encontrar. Se rumorea que están dentro de las montañas y cascadas, algunos dicen que también en lo alto de las cordilleras de los andes.

Todos optamos por ayudar a buscar hasta que un mico salta de una rama en el momento y asustados a todos nos deja sin aliento.

Este mico muy duro se rio y él se presentó: Hola, Hola... Veo que se encuentran en un problema serio, su amigo ve pálido y poco contento. Mi nombre es Diddy y vengo a ayudar a encontrar la planta de la hermandad. Solo les digo que salgan lo más pronto del río, antes de que salgan los cocodrilos. A su amigo Kenny dejémoslo con las vacas y otros árboles, en buenas manos quedara y todos lo vamos a salvar.

Todos incrédulos tuvimos que actuar y con Diddy comenzar a trabajar sabíamos que no iba a ser fácil nuestro objetivo, mas sabiendo del peligro de los cocodrilos.

Faltaba solo Josh por salir del rio cuando lo sorprende un cocodrilo, por nada se convierte en su bocadillo... Diddy en un acto heroico salva a Josh, con un palo de un árbol logra bloquear el ataque bestial y sus fauces pudo controlar.

De la montaña una cascada apareció y Diddy allá señalo. Plantas largas y altas el camino nos mostraban, los pájaros con su música nos iban guiando y la selva nos estaba enseñando, varios amigos de Diddy nos aplaudían y de la cascada una risa maléfica se oía. Al llegar vimos cómo esta cascada se convertía en una fortaleza, las rocas caían evitando esta ser subida. Fuera de las rocas estaban los gusanos que impedían trepar y más serpientes evitaban a Kenny salvar.

Diddy y sus amigos nos dan una lección y es la de ayudar con el corazón, desde lo alto de la montaña de un viejo roble se colgaron y sus colas un gran laso pudieron realizar y de esta manera pudimos esta trepar. Gracias a eso entramos a la cueva de la cascada, adentro estaba la planta sagrada.

La risa maléfica a todos aturdió con ella un mensaje aterrador: Si piensan salvar a su amigo es mejor que den un paso atrás o en cenizas terminaran.

Todos nosotros nos miramos perplejos y decidimos que solo uno entrara a lo desconocido para así salvar a nuestro amigo. Una especie de energía pudimos compartir y todos me la transmitieron a mí. Fuerza sentía, mi sangre más pura fluía, mi mente más rápido se encontraba y mi vista más aguda me ayudaba.

Me vi envuelto en situaciones peligrosas, una cobra casi me paraliza con su veneno y las arañas por poco me comen entero, los murciélagos me querían lanzar de los abismos. Tal cual como en las pesadillas que a todos nos han sabido atormentar.  No fue fácil llegar hasta el final, me toco siempre meditar, conservar la serenidad y ser positivo hasta el final.

La flor finalmente pude ver y corriendo la fui a coger, al tomarle entre mis manos un silencio tenebroso me congeló, unos ojos grandes color fuego aparecieron... Unas preguntas fuertes a mí me hicieron.  ¿Porque recurren a esta antigua flor? ¿Acaso son ustedes algún Dios? . Yo humildemente conteste: Recurrimos a esta flor solo con una misión, es ayudar a nuestro amigo, una serpeinte venenosa lo moerdio y la madre tierra hasta acá nos guio. Nos mostro la forma de salvarlo y por eso requiero de la flor y su legado. No somos Dioses ni guardianes, solo hijos nobles de nuestra bella madre tierra.

Las puertas nuevamente se abrieron y con la flor Salí corriendo, todos mis amigos me estaban esperando con Diddy y sus amigos los simios. Regresamos por camino de los cocodrilos y finalmente con Kenny nos vimos. El panorama no era el mejor así que un simio especial nos ayudó. El viejo y sabio Rafiqui, la flor preparo en una fogata con ayuda de unas palabras. Finalmente, Kenny bebe la bebida producto del compañerismo, humildad y respeto. ¡El veneno de su cuerpo estaba desapareciendo! Ya Kenny volvía a su color normal y también pudo volver a hablar. Sin más preámbulos esta pesadilla estaba por terminar y rodos queríamos descansar. L madre tierra un mensaje nos tenía preparado, todo con su lindo encanto. El cielo se oscureció y todo cambió, la energía más pura y vibrante se sentía, con ella un mensaje claro se oía:

: Amigos, hermanos, ustedes pasaron un gran susto, pero demostraron que con valentía y actitud todo se puede lograr resolver, cada vez que en problemas ustedes se encuentren simplemente conéctense con su corazón y anímense a amar y buscar el perdón. Así todo lo controlarán y sus miedos vencerán.

Tras este mensaje todo volvió a la normalidad, el viejo Rafiqui se despide sin una palabra cruzar, Todos contentos salimos corriendo agradecido de semejante experiencia, a          Manizales logramos llegar para a futuras generaciones esta historia poder contar. Con esto yo me despido, invitándolos a agradecer y valorar de las buenas personas que nos suelen rodear, abrazar la hermandad y honrar siempre la amistad.  Fin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Manizaleño, disfruto de la escritura, lectura y pensamiento libre; positivo, critico constructivo..

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta