cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
COMO HADAS GUERRERAS
Fantasía |
09.11.07
  • 4
  • 9
  • 3048
Sinopsis

***
Para Sandra y su Otro Mundo
***


Extensos los terraplenes, hundidos entre ambas colinas, páramos medio áridos salvo por puñados de briznas dispersos al azar de un dios caprichoso; el sol caía ya en el lejano horizonte ondulado, y el viento recorría el campo de batalla con tozuda determinación, como si deseara extinguir de sus dominios tal barbarie. Mas las cartas habían sido dispuestas, y ni las mismísimas moiras tejedoras poseían la potestad de eludir su dictamen.
Allá en lo alto de la colina, frente a sus incontables legiones de Hadas Guerreras, se erguía una figura majestuosa, luz y perfección personificada; una mujer, más bella que el ardiente, sublime y poderoso mirar de una diosa; una mujer, de larga melena, llamas onduladas fluyendo cual verdadera hoguera danzando hacia un oscuro cielo estrellado, mas concentradas gran parte de dichas hebras en una poderosa y trabajada trenza; ciertamente ésta descendía hasta más allá de su firme cintura, adornada con letales cuchillas : un arma terrible para el enemigo, y asimismo fatídicamente infravalorada por éste.
El temple de la hermosa guerrera era vigoroso, como el de un titán inmortal, su estampa no solo radiante, sino intimidante, tal que un imponente dragón rojo que hubiese bajado a tomar parte en los ínfimos asuntos de otras criaturas; había poder en sus ojos, poder en su cuerpo y poder en su alma.
Aletheia era el nombre por el que respondía, y era mucho más que una mujer. Amada tanto como temida, deseada tanto como rechazada, Aletheia era Capitana Guerrera de la Luz, preferida por Titania, Señora de las Hadas. Su heraldo particular portaba un estandarte con el escudo personal de su señora: un nenúfar, una circunferencia con otras siete entrelazadas en su interior, formando en sus conjunciones una flor. La misma heráldica aparecía en un medallón que colgaba del cuello del hada.
Aletheia había llegado para la batalla. No por su propio ánimo, pues era criatura acaso traviesa en tiempos de paz, si bien jamás malvada, nunca malvada; pero al tiempo era de carácter encendido ante las injusticias cometidas con su pueblo y otras criaturas. Siendo así, y aunque como todas sus hermanas aborrecía arrebatar una vida ajena, por execrable que ésta fuera, Aletheia se había visto obligada a tomar las armas. Mucho mal había por erradicar, mucho por lo que luchar.
Y ante sus propios ojos se extendían aquellos que servían a tal maldad; un terrible ejército tan vasto como el suyo propio; soldados y soldados de magníficas pero oscuras armaduras tintineantes, de largas espadas y escudos de compacta madera y flamante acero. La resolución de tal ejército no era menor que el suyo propio, pero Aletheia sabía que la razón estaba, sólo, de su lado.
Sí, porque el reino al que servían aquellos hombres, proclamados por las hadas como la Oscuridad (quizás no todos malvados, pero acaso sí supeditados a una voluntad egoísta), había maltratado a su pueblo durante demasiados años ya; llegaron en tiempos desde el sur, y aunque las hadas les ofrecieron su amistad, ellos desearon propiedad; vilipendiaron y violaron a las mujeres, destrozaron bosques y campos en su terrible afán de conquistar, y bestias que habían sido siempre amigas de las hadas; no amaban la tierra, ni a sus criaturas, sólo pensaban en un mal entendido progreso, en extenderse como una plaga que arrasaba cuanto encontraba.
Al fin, obligada por tan penosas circunstancias, la Reina Titania decidió que ya no más, y nombró como Capitana de la Luz a Aletheia, y ésta form&oacute
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 31
  • 4.54
  • 182

http://cid-bf5746897f29f82c.spaces.live.com/

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta