cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Concupiscentiam
Amor |
21.11.20
  • 5
  • 2
  • 445
Sinopsis

El amor prohibido...

Jorge tiene dudas. Jorge siente a la par que padece. Es humano. Es hombre y, por consiguiente, comete errores. Por humano y también por sacerdote. Que la carne es débil, dicen. Y en la debilidad está el pecado. Mortal, que no venial. Amaos los unos a los otros. Pero tú no, Jorge. Tú no debes amar. Que tu cariño se convierte en pasión y no debes. No puedes. Tu castración moral intenta disipar las dudas que tiene tu rebelado sexo, antaño adormecido entre catres de rancio seminario, insensible ante inacabables liturgias cercenadoras de cualquier tipo de deseo carnal. Ora pro nobis

Concupiscentiam.

Tras la rejilla está ella. Como cada Domingo y fiestas de guardar. Feligresa sublime embotada en ceñidos lutos ya casi grisáceos. Viudedad casi a punto de expirar. Vislumbra entre sombras la medalla descansando en el cauce de sus generosos senos. El reposo de nuestro señor Jesucristo en los montes de Judea. Ave María Purísima, susurra casi como una letanía. Sin pecado concebida, musita Marta, acompañando las palabras con una lenta y sugerente caída de ojos. La tentación se halla al otro lado de la reja. Va vestido de negro y moriría por tocar siquiera su mano. La mano de Dios. Su pensamiento se torna en suspiro.

Y a Jorge, el páter, le suena como un jadeo camuflado bajo las notas de un casto canto gregoriano. Y sufre. Resiste el golpeo amartillado de esa impudicia alborotada que rasga la armadura de acero que ha tejido alrededor de su ya débil cuerpo mientras las gotas de sudor frío humedecen la estola que lleva sobre el cuello.

Y bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Marta murmura pecados a través de la rejilla mientras Jorge recoge el hálito que exhala su boca.  Y arden sus labios pensando en otros labios que se inflaman buscando su lengua.

Y no nos dejes caer en la tentación

Suplicio irreverente tras la puerta guardada bajo mil cerrojos de silencio y agua bendita, esperando su tibio cuerpo desnudo, hermoso hasta el dolor.

Y por el amor de Dios, hágase su voluntad.

Y que extienda su mano para asirla y matarla de amor entre sus brazos.

Y bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Y Jorge quiere un reino bajo el más azul de los cielos. Perderse en el abismo insondable de su espíritu. De su cuerpo también. Amor est vitae essentia

La Biblia cae de las manos del párroco. La puerta del confesionario se abre. Acaba de vender su alma al diablo. Pero no le importa. Confrontan sus miradas. Un célibe arrepentido. Una mujer carente de amor. Era cosa de locos. Desvarío extremado. Pero delicioso a la vez. Habría que extirparle las ansias. O arrancarle los ojos. O cortarle las manos. Que no saliese a la luz y mostrase su inocencia perfecta, que no iba a entender nadie. Pero ya nada importa una vez traspasada la frontera del amor verdadero.

Por fin violará el santuario de su carne entreabierta. Demasiado peligro para sólo una vida. Demasiado pecado para tan sólo un alma.

Un alzacuellos se estrella en el sacro suelo de la iglesia. El roce de unos cuerpos entre la tela de una ajada sotana. Peccatum. El camino hasta la puerta de salida se torna espinoso, punzante. Duele, pero también es placentero. Un cura. Una mujer. Juntos de la mano.

Concupiscentiam.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.

Déjales amarse en cuerpo y alma.

No te inmiscuyas en este momento sagrado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 17
  • 4.54
  • 168

mejor lector que escritor. Todo el mundo tiene algo que escribir.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta