cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

7 min
Corre gazapo, corre. Capitulo 2 - Angie
Varios |
21.03.15
  • 5
  • 1
  • 816
Sinopsis

CAPÍTULO 2 - ANGIE

Marcos, con la tripa bien llena, decidió que era el momento de vestirse. Sin ducharse, pues hacia un frió espantoso y se había quedado sin gas el día anterior, se enfundo sobre la camiseta del pijama una camisa negra y sobre esta la única americana que tenia, de un color gris desgastado que seguramente ofendería a toda la familia. De la silla de ropa usada arrancó los primeros vaqueros que se le presentaron y se colocó un par de calcetines en cada pie y las botas campestres anti-lluvia ácida barra anti-holocausto nuclear. Estaba listo, dispuesto a marcharse. 
Como todos los domingos, el autobús tardó en llegar. Nadie le esperaría, habían sido claros con él. Obviamente no llego a tiempo a casa de sus padres y se fue andando hasta el tanatorio,que quedaba a unos 15 minutos aproximadamente. Con suerte llegaría para ver como churruscaban a la difunta.
Llovía, y la lluvia chocaba furiosa contra el asfalto. A medio camino , el paraguas desapareció con una violenta ráfaga de viento. Maldijo a los dioses y corrió por las callejuelas sin levantar apenas la cabeza, pisando un montón de charcos con sus botas acorazadas, esto le alegró un poco.
Llegó, por fin, pero al verse frente a frente con la enorme e imponente puerta del tanatorio le asustó un poco pensar en las miradas hostiles de sus familiares. Se encendió un cigarrillo y titubeo; ¿entrar? ¿o volverse por donde había venido? Entonces llego una chica corriendo en circunstancias similares a las de él, pudo verse retratado y no consiguio reprimir una carcajada. La chica se percató,se ofendió, y acto seguido lo mando a la mierda.
- ¿¡An!?
¿¡Marcos!? woau ... cuanto tiempo...Tu voz es inconfundible, no te habría reconocido si no me hubieses hablado... ¡necesitas un buen pelado macho!
- Y tanto, ha pasado mucho tiempo ... ¿como estas? Lo siento...
No te molestes, ya sabes lo que opinaba de esa zorra, nunca se preocupó por mí, y ahora está muerta, nada ha cambiado.Te acompaño  ¿Tienes fuego? El mechero se me ha mojado y no responde.
Si, toma , el mio se ha librado. Sigues con esos pensamientos tuyos eh... supongo que nunca dejaremos de echarle la culpa a nuestros padres por arrastrarnos al mundo en contra de nuestra voluntad.
- Si, bueno ... ¿Hace mucho que estas aquí ? ¿Has entrado?
No, acabo de llegar hace unos segundos corriendo igual de desesperado que tú, por eso me he reído cuando te he visto. Me he sentido identificado con una persona extraña, y no hay cosa que mas odie y a la vez admire. ¿ Vas a entrar?
- No lo sé... tenia ganas de verte y sabia que vendrías. Siempre has sido al único que he podido soportar de toda esta pandilla a la que llamamos familia. Ha pasado tantísimo tiempo... ¿Qué es de ti? 
- Mi vida es un auténtico muermazo An, no creo que te interese. Soy carnaza para la familia. No tengo ningunas ganas de verlos llorar, resubiendo apuestas continuamente, ni por supuesto, no creo que este preparado para lo que viene después de haber demostrado su dolor y lo mucho que querian a tia May y lo maravillosamente perfecta que era, no tengo ganas de aguantar las preguntas hipócritamente formuladas, las miradas de decepción y la altivez moral de sus consejos. Les encanta preguntar esto y lo otro ¿Qué Marcos, hay alguna chica por ahí? ¿Has encontrado ya trabajo? ¿Por qué llegas tan tarde? ¿No tenias otra cosa que ponerte? Además, reciben mis negativas con los brazos abiertos, porque así pueden hacer de consejeros y dar rienda suelta a su filosofía de masas, teniendo una oportunidad perfecta, esa que tanto ansían para pa pa pa parafrasear al último salvador de turno, un proclamado Dios de la autoayuda u otro más antiguo todavía, estoy cansado de dioses y becerros de oro.
- Que cosas dices, eres adorable, la verdad es que te sienta de pena esa americana combinada con esas megabotas campestres... tu solito te buscas que te acusen con el dedo.
Ambos ríen como hienas.
No te rías de mi, llueve, y no quiero mojarme los pies, soy un hombre práctico.
-¿Eres un hombre? ¿ y práctico dices? Marcos...
Si, ahora si, ya he perdido a alguien, creo que esto me ha hecho madurar.
Ambos vuelven a reír estruendósamente.
Tú tampoco es que vengas según los cánones establecidos; un vestido amarillo y una chaqueta blanca, ya hay que tener guasa. Los zapatos mira, son bonitos, más de fiesta que de entierro, pero tienen un pase.
- Marcos, sigues siendo el mismo perro que un día conocí y aprecié.
- ¿Porqué dices eso? 
- Bueno, ya sabes, el perro es como un niño, es eternamente un niño. Le concedemos todo lo que quiere a ese simpático animalito, y además, el acepta su condición de perro sin rechistar nunca. No creo que un perro conciba otra cosa que la de ser un perro y preocuparse de sus cosas perrunas.
- Interesante... ¡Oye! ¿sigues tocando el violin? ¿has aprendido ya a silbar? Aun recuerdo cuando íbamos en el autobus al colegio y articulabas con los dedos maquinalmente la última canción que te habías aprendido, e intentabas reproducir las notas silbando , silbando entre comillas jaja, perdón, quería decir, expulsando aire y algún que otro perdigón de saliva. Te acuerdas de aquel viejo que te llamo la atención porque le salpico uno de tus proyectiles en plena cara y de como lo mandaste a la mierda. Tenías solo 12 años y ya mandabas a la mierda a los viejos jaja.
- Que malo eres. Claro que me acuerdo, se cambió de sitio refunfuñando en esperanto. Sigo sin saber silbar, para desgracia de algunos, jeje... y si, sigo tocando. A veces, cuando el tiempo me lo permite me acerco a la calle real y pongo el sombrero, pero la gente suelta siempre muchos botones y poca plata . Y tu, ¿sigues tocando la guitarra tan mal como siempre no? Nunca tuviste oído primo, deberías pasarte a la pandereta, es el deporte nacional.
- Nunca me gustó seguir a las masas An... ya lo sabes.
¿Donde esta tú sentido del patriotismo? Tu siempre tan revolucionario, como si la revolución consistiese en llevar pantalones rotos y romper timpanos ajenos.
- Vamos , no seas cruel conmigo.
No te me hagas la víctima eh... que te endiño.
- Ya veo que sigues teniendo la mano larga. ¿Qué hacemos An? ¿entramos o nos vamos?
- ¿Vámonos no?. ¡Mira! ha parado de llover. ¡Esto hay que celebrarlo! Vámonos a tomar algo. Conozco un sitio aquí cerca.

 

La lluvia cesa y el sol brilla sobre el asfalto mojado. "De repente , Todo ha cambiado".

El silencio se rompe con el azar de la música.

"Here comes the sun (doo doo doo doo) 
Here comes the sun and I say
It's all right ...
Little darling, it's been a long cold lonely winter,
Little darling, it feels like years since it's been here,
Here comes the sun ,
Here comes the sun and I say 
It's all right ..."


"Aquí viene el sol (doo doo doo doo)
Aquí viene el sol , y digo
todo esta bien...
Cariño, ha sido un invierno largo, frio y solitario,
Cariño , parece que hubieran pasado años aquí,
Aquí viene el sol,
Aquí viene el sol, y digo, todo esta bien..."


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta