cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Corre gazapo, corre. Capitulo 3 - El autobús y la vieja.
Humor |
05.08.15
  • 5
  • 0
  • 999
Sinopsis

 

La lluvia cesó, y el autobús, titánica y sórdida reliquia urbana impregnada con el olor de miles de transeúntes diferentes, atracó sobre la calzada todavía húmeda. An y Marcos subieron entre risas y a trompicones. El conductor ni los miro, se limitó a decir con voz ronca y antipática:

-¿A donde?
-Al Hades por favor- dijo An.
-Ese autobús lo conduzco jueves, sábados y domingos a partir de las doce guapa, ¿A donde?
-Vale, pues dos para Santa Catalina por favor.
-Son 3,30, y preveniros de leña y harina.

Los dos avanzaron por el autobús abarrotado, sorprendidos por la agudeza del obeso conductor y se sentaron en los asientos reservados para embarazadas, ancianos, discapacitados y muertos vivientes.

-An , ¿Aquí mismo no?
-Si bueno, como algún tullido o anciano decrépito suba al autobús y quiera sentarse veras...
-Me da igual, no pienso levantarme, estoy cansado.
-¿Cansado de qué?
-Nací cansado, mi parto fue duro, durísimo, una auténtica guerra que casi termina en filicidio. Mi cordón umbilical se enredó quedando yo ahorcado. ¿Sabes el trauma que me causo nacer de esa forma tan trágica?
-¡Anda ya Marcos!
-¿Crees que estoy de broma? Un parto traumático como lo fue el mio te marca para toda la vida, con la soga al cuello An, con la soga al cuello.
Imagíname, un bonito bebé cianótico de abundante pelo rizado ahorcado por su propia madre, expulsado al mundo con crueldad, entre gritos, lloriqueos y líquido amniótico. Abofeteado, humillado, toqueteado, maltratado...

-Todos los partos son traumáticos Marcos, te obligan a nacer, eres una cosa blandita, que patalea en su pequeña jaula viscosa, y de repente ¡pam! te sacan a la fuerza de tu hogar, te dan una bofetada y te tumban en una fría mesa metálica. Cuando te das cuenta ya formas parte del engranaje.
-Pues añádele una sentencia a la horca antes de tiempo y... mierda, una vieja, aparenta normalidad An, corre, sigue hablando , mierda, nos esta mirando, viene, que viene...

La vieja se plantó frente a sus narices con toda su valiosa experiencia de vida sobre la espalda, manchas en la piel, pelo blanco,  joroba y todos los clichés sobre ancianos imaginables. Verrugas, gafas del paleolítico horribles, ropa negra, carrito de la compra, abalorios, olor a rancio y una mirada amable que la acompañaba hasta en la realización de sus necesidades más íntimas, esto último no es necesariamente común a todos los ancianos, muchos ni evacuan, ni tienen en la mirada amabilidad pasajera alguna.

El semblante de la vieja, en un principio agradable y pacífico, fue cambiando gradualmente. Odio, odio es lo que vieron los jóvenes en la mirada desgastada de la vida.

Que desfachatez pensaba la vieja, estos jóvenes no tienen vergüenza, la televisión tiene razón, ya no respetan nada, ni siquiera a sus mayores.

" Marcos se puso en pie y todos los viajeros le miraron complacidos, asintiendo en señal de aprobación.

-Mírame bien vieja, y abre tus chochas orejas, no vamos a levantarnos.  Bueno, mmm... no vamos a cederle el sitio. Tenemos el mismo derecho que usted señora, de disfrutar de la maravillosa confortabilidad que ofrecen estos magníficos  asientos de plástico fino , incluso me atrevo a decir que tenemos mas derecho que usted. Nosotros, la juventud, somos el motor que impulsa esta sociedad, y un motor ahogado, no cumple su función. El autobús es un transporte público señora, ¿ y es que acaso no pagamos nosotros nuestros impuestos? ¿Usted que hace por la sociedad actualmente? Su vida es cosa del pasado, ya le va tocando estirar la pata. Además , ¿ Cual ha sido la ultima buena acción que ha realizado? (Marcos miraba a unos y a otros buscando convencer al público que le rodeaba) ¿Darle unas moneditas de cobre al mendigo tullido que se encuentra en todas las entradas de los supermercados? ¿Apadrinar por un euro al mes a un niño del África subsahariana? ¿Sabe que las ONG se quedan con su dinero? ¿Cree que por eso ya deberíamos cederle un asiento en el autobús? Las cosas se hacen sin esperar nada a cambio señora, no se puede ir por la vida poniendo cara de perro porque nuestros semejantes no se comportan con nosotros como nosotros nos comportamos con ellos, la vida es dura, ya debería de saberlo. Así que se va a tener que fastidiar y esperar a que alguien se baje del autobús y ser mas rápida que las demás personas que están esperando asiento como usted, porque esto es una jungla señora, esto es una jungla".

Esto fue lo que Marcos pensó que debía de decirle a la vieja, símbolo andante de antiguos valores. Todo el mundo se levantaría y aplaudiría el convincente y elocuente discurso, sin duda pronunciado con el corazón en la boca. Pero no pudo hacerlo. Se derritió en su propio cinismo y se levantó tambaleándose como un espagueti pasado. An , al ver que Marcos se levantaba sudando, le acompañó entre carcajadas.

-¿Qué te pasa? Creí que habías dicho que no ibas a cederle tu sitio a nadie, ni siquiera a un tullido.
-No he podido, mírala...- Dijo en voz baja- debe de tener al menos 96 años, no le puede quedar mucho a la matriarca. Te apuesto una cerveza a que es la persona más anciana de su barrio. He tenido miedo,lo reconozco. Una persona con una conciencia tan elevada sobre la jerarquización de la sociedad por edades podría llegar a atizarme con su bastón si ve amenazado su puesto en la cúspide. ¿Como podría negarme a cederle el asiento? No estoy preparado para afrontar semejante ignominia.
-¡Que burro!, no creo que tenga mas de setenta, si esta perfectamente.
-Que no, An, has visto esas manchas que bordean su frente, yo diría que son carcinomas, ella no lo sabe, pero el cáncer de piel esta acechándola.
-Marcos vamos a echarla ahora mismo. Tenemos que revertir la situación, te has venido abajo, es normal, como nos miraba... ni el mismísimo Billy el niño. Que descarada la vieja, como ha sabido aprovecharse de nuestra debilidad, debemos ser fuertes Marcos y mantener nuestra palabra, por el bien de la juventud.
-No, no, tiene pinta de gitana, a lo mejor nos echa un mal de ojo.
-Calla, mira, esto se hace así... ¡Señora! 
- ¡Nooo An!
- ¡Hasta luego señora!  (calla tonto que esta es nuestra parada).
- Hasta luego- Dijo la señora enseñando orgullosa y grácilmente todos sus pseudopremolares.

La lluvia volvió justo cuando el zapato de An tocaba el suelo.

Una broma en el momento adecuado es como un bálsamo para las facultades alteradas.

Mientras el estruendoso motor se alejaba dejando a su paso una nube contaminante, el silencio se apoderó de la escena, rompiéndose, como de costumbre, con el azar de la música.

"Bus stop, wet day,

She's there, I say

Please share my umbrella.

Bus stop, bus goes

She stays, love grows

Under my umbrella."

"Parada de autobús, día húmedo,

Ella esta ahí, yo digo,

Por favor comparte mi paraguas.

Parada de autobús, el autobús se va,

ella se queda, el amor crece

debajo de mí paraguas".

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta