cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Cose che, Cenicienta?
Amor |
29.04.14
  • 2
  • 0
  • 2527
Sinopsis

"[...] Al menos no soy tan prisionera de aquella expresión que me envolvía al ser evocada con su aterciopelado acento. Cose che? decía Y mi nunca se erizaba, y yo vibraba por dentro. Expresiones con acento y un contexto a media luz, en bajito, parándose el mundo entero. Expresiones que llenaron tanto y que, poco a poco, se evaporan con el tiempo [...]"

Cose che? Oggi ti penso. Cose che? Oggi ti sento. Cose che? Oggi ti ricordo. El idioma italiano tiene un encanto especial, una cadencia melodiosa que expresa de manera excepcional aquello que siento y me encantaría poder relatar.

Hoy, en un guiño a Neruda, confieso que he sentido. Los neurotransmisores y los pelillos de los brazos, que son más efectivos, han reído al recordarlo. Al recordar una dulce sensación, una bonita ensoñación, un lindo cuento. Pero, me pregunto yo: ¿puede recordarse aquello que en verdad nunca se dio? No sé cómo pero puedo hacerlo. En una coctelera metes aquellas primeras sensaciones, la idealización que hiciste, lo que desearías ahora encontrarte y le das al botón del ON. ¡Bingo! Ahí lo tienes, aquí lo tengo. Esta bonita ensoñación que hoy me acompaña, tramposilla y natural, tan real que enciende los sentidos y me hace el recuerdo evocar. No es cerebral, es algo solo entendido por la piel.

La mía, hoy, lo ha echado de menos. Su tacto y abrazo, su porte. Lo inalcanzable que tiene que se te escapa de entre los dedos. Desde este lado en el que me conozco un poco más y me temo un poco menos, desde el que me permito sentir más y retener un poco menos, lo he visto sin verlo. Hoy he revisado sus fotos, hoy aún ha habido un pequeño requiebro aquí dentro, aunque el fantasma se va liberando poco a poco; aunque ya me va liberando ligero.

Al menos no soy tan prisionera de aquella expresión que me envolvía al ser evocada con su aterciopelado acento. Cose che? decía Y mi nunca se erizaba, y yo vibraba por dentro. Expresiones con acento y un contexto a media luz, en bajito, parándose el mundo entero. Expresiones que llenaron tanto y que, poco a poco, se evaporan con el tiempo. Sombras que me guían al sobre, que me dicen: “se acabó el tiempo”. La carroza se convirtió en calabaza, el vestido se me deshizo entero. Dieron ya casi las 3 y aquí se acaba este cuento.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta