cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Crisálida
Reflexiones |
19.12.18
  • 4
  • 13
  • 1057
Sinopsis

Basta ya....

Cuantas cosas podemos aprender, en el arte del observar.

Hoy no es un día cualquiera, me siento libre obstinada impongo mi propio ritmo en mis quehaceres. Tratare al reloj con sarcasmo sin tomarlo en serio, y luego saldré  a trabajar.

Por llegar tarde, antes de sentarme en mi puesto, mi jefe contrariado por mi actitud pasota en mis responsabilidades en este día, me condena a gritos y reproches pero no me afecta, me sentó en mi sitio que está al lado de la ventana, desde ahí ya insonorizada por mi película protectora de título qué más da. Puedo observar una oruga que se arrastra lentamente intentando llegar, a la rama de más follaje de un árbol, para ocultarse de los depredadores.

Más arriba en otra rama había una crisálida impresionante mente sostenida, podría observar como evolucionaba, faltaba muy poco para la obra excepcional de la naturaleza.

¡Vaya! Un depredador ha degustado la oruga.

Triste momento, observar la crisálida, me servía de consuelo.

Mi jefe no me daba descanso, ya hacía tiempo que sin tener motivo aparente, el me acosaba con demasiado trabajo de forma injusta y evidente, una vez lo había rechazado como amante.

Una hora antes de terminar la jornada laboral, lance una última mirada a la crisálida, cuando he podido  observar, la eclosión del insecto rompiendo el capullo, era un apasionante escenario de vida pues entierro y  madurez.

Preciosa era la mariposa de alas roja amarilleada, con verde tocado en negro y lilas.

 ¡Cuánta hermosura!

Se lanzó a volar, dejando atrás la oscuridad para lucirse reflejada en los rayos de sol.

En este momento tome la decisión de dejar mi encierro y volar entre la luz de mi vida. Le dije adiós a mi mal jefe, bautizando  la mariposa con el nombre de “Luz”

La que me ayudo a ver y rectificar mi vida.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 110
  • 4.61
  • 17

Me toco ser SAL y no AZÚCAR, aunque sea un fabricante de ilusiones pasado por letras. Guardo mi Fe Todo depende de mi corazón: Cuando alegre compongo e canto, pero cuando me entra la tristeza o nostalgia, solo se desahogarme a través de las letras. Y aunque me falte mucho por aprender, dando tumbos me levanto y aprendo. Gracias a cada uno de vosotros, por la visita y comentario. Para mí la única estrella que tiene valor, son las que iluminan en los cielos.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta