cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Crisis de identidad
Reflexiones |
20.11.13
  • 5
  • 3
  • 822
Sinopsis

De la necesidad de escapar de uno mismo.

Ya hacía tiempo que la taza se había enfriado y no calentaba mis manos, desprotegidas al frío de la intemperie, mas yo la seguía sujetando en un esfuerzo por sacar de ella un último atisbo de calor. En mi ensimismamiento todo me parecía gris, los edificios, las aceras, los pájaros, las personas... Sin embargo el verde del césped y el árbol chillaba entre tanta monotonía, presumiendo de vida.

Se me antojó mullido, fresco, enérgico y, de repente, me encontré deseando formar parte de aquella electrizante vivacidad esmeralda. Envidié la caricia del viento en las ramas, moviéndolas en un baile al son de una música secreta e hipnotizante. Quizás la música de mis auriculares sonaba demasiado fuerte, impidiendo que el jolgorio de la cafetería a mi alrededor me sacara de aquel embrujo, pero no añoré volver a mi cárcel de carne, yo quería ser árbol. Tan lleno de vida, tan completo, tan alegre en su danza, y sin embargo tan apacible, tan simple, tan estático. Observador en su quietud y majestuosidad, tan sólo preocupado de alcanzar las nubes, de sonreírle al sol. 

Volví a bajar la vista a los posos de un café que ahora me  estremecía los nervios y un pequeño regreso a la realidad me llevó a preguntarme si aquel árbol fuere un soñador como yo, ¿y si aquel árbol ansiaba ser persona? Quizás él aspiraba a bullicio de aquella cafetería, al sabor de aquel café. Tal vez quería viajar, pasear, curiosear lo que había al otro lado del muro y más allá. 

Lo miré con pena y desaliento y ya no me pareció tan grácil el vaivén de sus ramas, ahora semejantes a los brazos suplicantes de un niño, su gran altura quería ser un esfuerzo por moverse de donde no podía y, a sus pies, miles de hojas muertas, valientes soldados que nunca volverán de su aventura. 

Sentí compasión, compasión de él y de mi, ambos estancados en una dimensión del universo que no queríamos, dispuestas a escapar a la primera oportunidad, pero sin que se nos presentara ninguna. Solté la taza en el platillo manchado de café, ¡que frustración! 

De pronto, una ráfaga fuerte de viento, cual si la brisa se hubiera enojado a la par mía, hizo estremecerse a mi compañero de fatigas, lo dobló y retorció, pero él siguió aguantando. Fuerte y espléndido, volvió a presentarse triunfador cuando la ventolera pasó. Verde, majestuoso, apacible, tranquilo, lleno de vida... 

Quizás el café había sacado punta a mis cansados pensamientos, pero ahora, con su efecto a término, busqué con la mirada la comprensión de mi nuevo amigo y pensé que quizás el árbol era feliz siendo árbol, así que pague la cuenta y volví a vivir mi vida de persona

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un buen relato sobre el giro ascendente que toman los pensamientos y la propia estima tras admirar una expresión natural. Comenzando por compararse con un vegetal (¡qué lamentable, aunque sea un buen árbol!) hasta considerar que el camino de uno/a debe pasar por uno. Saludos.
    Me ha encantado como has descrito el desaliento sentido. Tiene sentimiento y un realismo crudo. Me ha fascinado la facilidad que tienes para transmitir y para redactar. Y, haciendo referencia al relato, me quedo con una oración... "Observador en su quietud y majestuosidad, tan sólo preocupado de alcanzar las nubes, de sonreírle al sol. " Un abrazo.
    Me ha gustado mucho la visión de las cosas desde tu estado de ánimo, todas grises que contrastan con el árbol, lleno de vida ajeno a todo y a todos.Como dices, presumiendo de vida, impasible ante tu cansancio. Esa es una de las cosas que se deben referir con lo de: la vida sigue. Saludos.
  • De como los físicos también podemos ser románticos

    La corta historia de siempre

    Una llamada a la unión.

    De la realidad bajo un punto de vista objetivo.

    Del deseo del abandono a la inconsciencia, con la realidad obstruyendo el camino.

    Del cambio de los tiempos.

    De cuando el alma encuentra su sitio, y ya no lo quiere dejar.

    De la sociedad en un teatrillo

    Un amor que no es tan ciego, pero no por ello menos fuerte.

    De la necesidad de escapar de uno mismo.

  • 10
  • 4.32
  • -

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta