cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Crónica de una noche de fabada
Humor |
06.02.15
  • 4
  • 3
  • 1989
Sinopsis

Peor que encontrarse a la viuda negra en el pasillo.

2:00 AM 

Llevo toda la noche sin poder dormir; no sé si es por la película que ví, esa que parece hecha por un bebé: (Babadook), o por la fabada que me dejó mi abuela para que 'picara' algo. 

Siento frío, como si hubiese olvidado cerrar la ventana. Pero no, está cerrada, y la puerta de mi cuarto también. 

Escucho ruidos extraños por todos lados, especialmente debajo de mi cama y detrás de la puerta. Pensaba que ya con treinta años había superado la etapa de: ¡Papá hay un monstruo ahí debajo!, o ¡La viuda negra en el pasillo!, ¡la viuda negra en el pasillo!, ah no, sólo es mamá con la crema de noche. Pero ahora me siento como si volviera a ser un crío. 

2:45 AM 

He conseguido dormir un poco. Pero me he despertado por un ruido muy fuerte; viene del salón. Finalmente viene a mí esa valentía repentina, como un Chuck Norris interno que sale de lo más profundo de mí en ciertas ocasiones, y me levanto armado con el matamoscas XXL que me hace sentir protegido. Tampoco sé para qué, ni que pretendiera matar al fantasma de un planchazo en la cara.  

Imaginándome lo peor, bajo las escaleras viendo como una amplia sombra oscura y terrorífica se paseaba por el salón.

Trago saliva. 

-¿Hola...?-Digo en voz baja.

Lo único que obtengo por respuesta son unos gruñidos que hacen que mi espíritu Chuck Norris se desinfle como un globo y mis piernas corran con todas sus fuerzas para encerrarme en el armario de mi cuarto. 

Noto como la figura sube por las escaleras; noto sus pasos. Noto como entra a mi cuarto y arraña la puerta de mi armario. 

3:00 AM

Tres...Dos...Uno...Abre la puerta.

¡ES ELLA! ES EL SER MÁS HORRIBLE QUE EXISTE Y EXISTIRÁ, CON SU CARA CAÍDA Y ARRUGADA, CON SU PELO TEÑIDO INNUMERABLES VECES...ES...ES...¡MI SUEGRA! 

No sé qué me dió más verguenza: si el simple hecho de estar encerrado en el armario sollozando como un perrito abandonado o que me viera con mis calzoncillos de Bob Esponja. 

Desde luego, nunca más volveré a cenar fabada.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escritora inexperta de 17 años. Errare humanum est.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta