cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Crónicas de un Archimago- Prólogo I
Fantasía |
23.09.07
  • 4
  • 9
  • 3103
Sinopsis

Pasaron los buenos días, aquellos en que éramos jóvenes,
ya marchitos están, en la presteza de las primaveras,
en la presión de las fatigosas obligaciones.
Se fueron tiempo atrás, mas nos queda el grato recuerdo,
en las mareas del tiempo permanece la amistad.
Pero atisbo con desvelo, el cambio viene a mi encuentro,
soplan ya sobre las Tierras de Erian,
los iracundos vientos de la guerra.


Extracto de SONATAS POR LOS TRES COMPAÑEROS
Por Gammer Adial.


PRÓLOGO- Parte I


-¡A mi orden!- exclamó Dashlan- ¡Atacad!
Como un solo hombre, los aprendices salieron del parapeto que conformaban sus respectivos broqueles y avanzaron las espadas romas en una iracunda estocada, cada uno de ellos hendiendo la carne de un enemigo que no estaba allí. El resultado, no obstante, no debió ser del agrado de su instructor, a tenor de la reprimenda que vino a continuación.
-¡Tú, tú y tú os habéis adelantado!- dijo, con faz seria- ¿Sabéis lo que ello significa?
Algunos de los mozalbetes resoplaron, pero todos respondieron al unísono.
-¡Veinte vueltas al patio de prácticas!
-¡En efecto, así que ya podéis empezar! ¡Y con las armaduras y las armas!- vociferó.
Reticentes, pero temerosos de un castigo mayor si desobedecían al instructor, los muchachos iniciaron la ardua carrera. Algunos imprecaron a escondidas a los chicos que habían fallado en el ejercicio, los cuales ya pensaban en qué escarnio de sus compañeros tendrían que soportar en cuanto se acostaran. Una de las máximas de la Orden de Caballería del Fénix era que, tanto en la victoria como en la derrota, todos los paladines eran uno. Paradójicamente, no había mayor orgullo para un Caballero que conseguir la gloria personal.
Entretanto los chicos corrían, Dashlan Carrar, Caballero de Bronce de la Orden, se aproximó con paso calmo a uno de los arcos que separaba el espacio abierto de la galería empedrada con baldosas doradas, plateadas y de tono broncíneo, los tres colores que representaban cada una de las jerarquías dentro de la Orden del Fénix. El joven paladín había sido recién nombrado instructor en sustitución del titular, el gordo y viejo Vhell De Hefler que se recuperaba de una herida fortuita, producto, según las malas lenguas, de una desafortunada noche de vino y mujeres. La instrucción era un trabajo agradable, gratificante en algunos momentos, así lo creía Dashlan. Ver el respeto que los niños le profesaban era, salvando las distancias, como tener a su cargo a un pelotón de paladines de bajo rango. Algún día, algunos de sus chicos llegarían a formar parte de la Orden- ciertamente, muchos quedarían por el camino-, y quizás alguno diría con orgullo que fue Dashlan Carrar quien encaminó sus primeros pasos.
Mas, como todo Caballero joven, Dashlan aspiraba a más. Su mirada se perdía en las alturas de la Orden, en el flamante dorado de los paladines de más alta reputación, los curtidos en el valor por el sudor y la sangre que sólo se exudan en la batalla. Sin lucha no hay honor; sin honor no hay éxito. Sin embargo, era paciente, y ese don, sabía ya, iba a ser recompensado en breve.
Bajo la bóveda había un hombre, que lucía una armadura de aspecto y coloración idéntica a la de Dashlan. Tras un primer vistazo fugaz, pocos habrían imaginado que no sobrepasaba los veinticinco años, pues su cabello era tan blanco como el de un anciano. Un curioso legado de sangre, en concreto de su abuelo materno. Durante su niñez, el albinism
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 31
  • 4.54
  • 182

http://cid-bf5746897f29f82c.spaces.live.com/

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta