cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Cuadro fóbico compatible con una Paranoia StarWarsniana
Varios |
06.02.16
  • 0
  • 0
  • 784
Sinopsis

-Tengo que contarte algo- dijo el chico. Iker y su novia bajaban cogidos de la mano por Gran vía bajo una corriente de frío otoñal que les helaba los dedos enguantados.

-¿Qué pasa? Agradezco que me lo cuentes, porque llevas unos días comportándote de una forma muy extraña.

-¿Comportándome cómo?

-No sé, es como si te estuvieras aislando…ya no usas las redes sociales, no enciendes el televisor, escuchas música, vale, pero no compras periódicos…ni revistas…

-Si, bueno…eso es cierto…

-Entonces, ¿Qué te pasa?

-Cuéntame.

-Es que…es…es complicado- dijo él bajando la cabeza, el flequillo negro de su pelo se mantuvo en el aire un rato empujado por el viento y luego bajo de forma solemne para volver a posarse en la frente unos minutos. Las voces adolescentes de dos chicos que bajaban tras ellos interrumpieron aquel silencio que momentáneamente parecía haberse extendido.

-Es que está guapísima eh…- decía uno de los chicos.

Iker empezó a temblar.

-¿Qué te pasa?- le preguntó su novia.

-Nada…nada- contestó él.

- Cuando ha aparecido Harrison Ford, tío, me ha dado un escalofrío. – comentó uno de los chicos tras ellos.

Iker se detuvo, el corazón se le quedó congelado en el pecho.

-Es que hay muchas sagas, tío pero como Star…

Iker bufó durante un segundo mientras aprovechaba para llevarse la mano derecha al bolsillo interior de la cazadora de cuero y sacar una nueve milímetros, apuntó con ella al chico que estaba hablando y disparó un solo tiro directamente a su frente, la detonación coincidió con la segunda palabra del título de la saga que quedó subrayada como una irrevocable sentencia.

-¡¡Iker!!- Gritó su novia. Dio unos pasos hacia el chico que yacía inmóvil en el suelo mientras el amigo de éste miraba a Iker aterrorizado. 

-Pero tío…-dijo juntando las manos en una mueca de súplica. El segundo disparó fue todavía más certero, arrojándose la bala esta vez en el ojo. Mientras la mueca de súplica se desvanecía, el segundo chico caía también abatido.

-¿Qué diablos estás haciendo?

-Mi psicólogo dice que tengo…que tengo…

-¡Hostia tío no sabes lo que me he pillado en la Fnac!. ¡Es la réplica de la espada láser de…- decía otro chico que bajaba la calle hablando por el móvil.

-¡¡Por dios…callarseee!!- gritó Iker. Corrió hacia el chico, le arrebató el móvil y lo lanzó tan lejos como pudo. Luego, quitándole la bolsa que llevaba en la mano empezó a refunfuñar visiblemente rabioso mientras el chico le observaba aterrorizado. Extrajo el paquete que había en el interior de la bolsa, y trató de introducir las uñas para abrirlo. Estaba tan duro que pronto comenzaron a enrojecerse las yemas de sus dedos mientras un dolor agudo salía reflectado de la parte sensible bajo las uñas.

-Iker, tranquilízate- gritó su novia a dos metros de él.

Cuando por fin consiguió abrir la caja, Iker sacó el contenido tirándolo deliberadamente al suelo, hasta encontrar lo que buscaba. Mientras soltaba un nuevo bufido, cogió la empuñadura de plástico de la espada y golpeó con ella al chico en la sien. Dos veces, tres, la novia dio dos tímidos pasos hacia él sin saber como reaccionar.

-¡¡Es-toy has-ta los co-jo-nes de Star Wars!!- decía Iker incapaz de detenerse.

Cuando el chico cayó al suelo mientras intentaba protegerse la cara, Iker se abalanzó sobre él todavía con más ahínco.

-¿Pero la has visto?- gritaba el otro desde el suelo- ¡Es que la criticáis sin verla!

-¡Iker, por dios, detente!- gritó su novia.

Mientras tanto, una voz llegó desde unos metros más abajo.

-¡¡Tío, aguanta, tienes que ser un jedi, usa la fuerza¡¡- el chico que había recibido el disparo en el ojo gritaba desde el suelo entre gruñidos de dolor.

-¡¡Os odio!!- gritó Iker-¡Dejadme en paz!

Una chica que bajaba la calle mirando el móvil apretaba el micrófono de whatsapp para realizar una grabación de audio:

-¡Tía vente esta tarde, que hemos quedado y nos hemos disfrazado!

Iker levantó la cabeza con el ceño fruncido y observó el infierno elevarse ante sus ojos. El mismísimo demonio con los ojos inyectados en vena, pintada de verde con una túnica marrón y unas extrañas orejas alargadas bajo canosas y livianas matas de pelo.

-¿A que no sabes de qué nos hemos disfrazado?- decía la chica.

-¡¡Ya basta, copón!! – gritó Iker llevándose las manos a la cabeza- a su derecha, en la carretera, un autobús con el cartel de la dichosa película se detenía en línea paralela a él.

Chasqueó la lengua y corrió a grandes zancadas hacia la chica. Luego, tomándola por los hombros, comenzó a sacudirla con vehemencia.

-¿Por qué no vas de hanna montana? ¿O de Bob esponja?- preguntó entre gritos.

-Tío, porque Star Wars lo parte.

-¡¡Chúpate esa señor Vader!!- gritó el chico con el disparo en la cabeza.

-Iker…venga, tranquilízate. – dijo la novia entre jadeos. Había subido corriendo hacia él y ahora trataba de captar su atención. – Venga ya es suficiente.

Le abrazó ante la atenta mirada de los viandantes en un gesto de comprensión romántica, y al poco Iker comenzó a gimotear.

-Están por todos lados…-dijo.

-Lo sé.

-Yo la he visto en 3D- dijo desde el suelo el del balazo en el ojo.

El gimoteo de Iker se agravó hasta convertirse en llanto.

-No me dejan en paz…-dijo él.

-Lo superarás, cariño. –dijo ella.

Iker suspiró, comenzaba a tranquilizarse. A lo lejos las sirenas se aproximaban, probablemente alguien había llamado a uma ambulancia, Iker se despegó de ella y la miró asustado. Fue entonces cuando vió algo extraño en sus ojos, un brillo peculiar, entrecerró los ojos para observarla mejor y de pronto ocurrió, la marcha imperial sonó como tono de llamada de un móvil, Iker dio dos pasos atrás, aterrorizado. Contuvo la respiración mientras extendía los brazos y negaba con la cabeza. El sonido procedía del bolso de su chica.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 18
  • 4.38
  • 520

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta