cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
Cuando el maquillaje no cubre
Varios |
30.06.15
  • 0
  • 0
  • 201
Sinopsis

Cuando eres adolescente nada es tan sencillo como parece

No sé cuándo comenzó esto, solo sé que ame y odie a una misma persona tan intensamente que me hizo daño. Mis amigas, si se podrían llamar así, me ayudan pero yo sé que les doy lastimas, no me quieren, solo lo hacen para llamar la atención y ser las “buenas” cuando todo esto paso por su culpa. Ni el maquillaje ni nada cubre como me siento, como me duele. Cómo me veía no se comparaba con cómo me sentía.
Todo comenzó una noche de Octubre, una normal como todas las otras, va mejor. Pachi se juntaba con su novio, quedábamos Toti, Tori y yo. Fuimos a un bar, todo llevaba su rumbo y llegaron los chicos. Mati estaba cada día más pesado, no entendía que no estaba interesada en él, necesitaba a alguien más conocido. Estaba buscando a un Zac Efron, un flaco que haga que todas las chicas me envidien, que haga que todas quieran ser como yo.
Decidimos ir al boliche, yo no tomé nada de alcohol, no me gustaba. Si, ya sé que soy ortiva pero prefiero estar consciente de todos mis actos antes que terminar en el baño con alguno de por ahí. Odio el boliche, siempre las mismas canciones, las mismas personas, todos son iguales. Necesitaba algo distinto, y apareció el, Bauta. Era rugbier, maduro y aunque no era un Zac Efron, era un Mariano Martínez. Las chicas quedaron boquiabiertas cuando me sacó a bailar. Era altísimo, y tenía una sonrisa que mataba. ¡Ay esa sonrisa! Fuimos afuera y mis amigas nos sacaban fotos y las subían a snapchat. Hablamos un montón, él tenía 19 y estaba en veterinaria, le encantaban los animales y los deportes, como a mí. ¡Tenemos tanto en común! Y bueno, ya saben que paso después…
Al día siguiente me desperté y tenía un mensaje de el: “La mejor noche de mi vida, gracias”. Ay no, casi llore de la emoción. Llamé a Toti y me dijo que le conteste, que era un caño y que aproveche que un chico más grande me había hablado. Le hice caso sin dudarlo, y nos quedamos hablando todo el día sin parar. Era re tierno y se notaba que le interesaba, que le importaba. Hace mucho no me sentía así de bien, es muy lindo que un chico como él se interese por mí.
​Meses pasaron, ya éramos novios. Un día en la escuela las chicas me preguntaron si ya “habíamos estado”. Les dije que NO, quería esperar a estar segura de que me amaba, de que iba a ser algo especial y no algo pasajero. Me dijeron que era re boluda, que tenía que aprovechar que era más grande y que tenía experiencia. Sin dudarlo me había decidido a hacerlo, ese fin de semana iba a pasar. Les pedí consejos a las chicas, buscamos en internet y fuimos a la lencería para estar lista para Bau.
Estaba muy nerviosa, ese Sábado mis papas estaban en Mardel y no iban a volver hasta el Domingo a la noche. Él estaba en camino, llame a Tori y le dije que me arrepentía, que no estaba lista “¿SOS JODA?”, me dijo, “Si no lo haces te juro que voy a tu casa y lo hago yo por vos”. Le corté y me miré en el espejo “Lo amo y él me ama, nada malo puede pasar”.
Estaba poniendo la mesa cuando él llegó. Tenía puesta la remera que le regalé para su cumpleaños, era blanca con la frase “Just love It” en el pecho, un jean oscuro y unas zapatillas nike azules. ¿Cómo podía ser tan hermoso? Me sonrió apenas llegó y se me cayó el vaso ¡Que torpe fui! Bau no me dejó tocar un solo vidrio, tenía miedo de que me corte. Hermoso y protector ¿Qué más podía pedir?
La cena fue como todas las otras, él era perfecto y yo era asquerosa, no podía tomar un vaso de agua que ya mojaba toda la mesa. Comimos empanadas, y después fuimos a mi habitación a ver ‘Bajo la misma estrella’. A mitad de película Bau me empezó a dar besas en el cuello, era la hora. Lo empecé a besar apasionadamente y él me acostó en la cama diciendo que si no estaba lista no tenía que hacerlo, que me iba a esperar. Eso me hizo darme cuenta que si estaba lista, que lo amaba con tanta locura que hasta robaría un banco por él. Me sacó la remera. Hacia un frio terrible pero puso su cuerpo pegado al mío y me transmitió calor, pero no un calor común, era distinto. Era amor. Todo pasó tan rápido, pero tan lento al mismo tiempo. Jamás me había sentido así. Antes de que termine todo me susurro al oído “Te amo”, y con eso me termine de enamorar.
Al día siguiente me desperté en sus brazos, que lindo era estar junto a él. Me puse su remera y fui a hacernos el desayuno. Café con panqueques de dulce de leche. Lo desperté con un beso y me sonrió. Terminamos el desayuno, quiero despertarme junto a él todos los días de mi vida. De repente escuche ruidos abajo, seguro era el perro, pero el perro no hablo ni te dice “Llegamos mi amor”. Mierda, mis papas habían llegado antes. Entre en pánico, mis papas me iban a matar si lo veían a Bau. Se vistió rápido y dándome un beso perfecto se fue por la ventana. Apenas salió entraron mis papas. Fue la mejor noche de toda mi vida.
Semanas pasaron y mi relación con Bau no podía estar mejor. Tori y él se hicieron muy amigos, me encanta que se lleven tan bien. Pero todo no podía ser tan perfecto, siempre algo malo tiene que arruinarlo todo.
​Una noche decidí salir con las chicas, a Bau obvio no le gustó nada, pero quedamos en encontrarnos en el boliche. Tori y Mati hicieron competencia de quién tomaba más, fue lo peor que hicieron en sus vidas. Caminando para el boliche Mati me pidió que me quede con él, y lo hice. Era mi mejor amigo y no podía dejarlo solo cuando él siempre estuvo a mi lado. Le pedí a Tori que le avise a Bauta que me iba a quedar afuera y que viniera.
Horas pasaron y no venía, ya eran las 4 am. Mati ya estaba mucho mejor así que decidí entrar y buscarlo. Apenas entre lo vi, pero no estaba solo. Había una chica colgada en su cuello, me sonaba familiar, seguro era una amiga de él. Cuki o Chula. Pero no, estaba tan ciega de amor, fui tan boba. La vi, era Tori, era mi mejor amiga besándose con el amor de mi vida. Era ver la traición pura, en vivo y en directo. No sabía que sentir. Enojada, triste, sorprendida, destruida, traicionada… me vieron, no sabía qué hacer, me quede quieta en shock. Bautista, ya no era más Bau, me estaba abrazando pero yo no lo sentía, ¿este era el chico que amaba? No, no podía creerlo. Cuando me di cuenta qué estaba pasando corrí. No sabía a donde iba ni nada, solo corrí. Quería escapar de ese lugar, escapar de la realidad.
No sé cómo pero llegue a casa, ¡corrí hasta mi casa! Ahí no soporté más, me quede fuera de casa llorando sin parar, las lágrimas no podían parar, no quería sentirme más así. Era obvio que me iba a pasar esto, ¿quién se va a enamorar de mí?, si soy horrible, ¿cómo pude pensar que era linda? Que estúpida fui.
Cuando estaba por entrar a casa llegó el traidor, dándome una explicación estúpida que no quería escuchar. No había excusa válida para lo que había hecho. Escuche toda su explicación sin decir una sola palabra. No deje que me abrace ni que me toque, solo al final dije “no te quiero ver nunca más en mi vida”. Me sigo arrepintiendo de esas palabras, pero era lo que sentía.
​Me di la vuelta y entre a casa. Otra vez estaba llorando, esa noche no pude dormir, no podía creer lo que había pasado. Mi teléfono no paraba de sonar, Tori y Bautista no me dejaban un segundo en paz.
Ni el maquillaje ni nada cubría mis ojeras, mis ojos hinchados por tanto llorar, aunque cómo me veía  no se comparaba con cómo me sentía, no se comparaba con mi interior. Pachi y Toti vinieron a casa, me dijeron que no era para tanto, fue solo un beso. Obviamente van a estar del lado de Tori, si no son mis amigas, son personas que hacen todo lo posible por quedar bien parados. No les importaban mis sentimientos, solo les importaba figurar.
​Entonces, mis amigas no son mis amigas, solo son personas egoístas que me usan para sus propios intereses. Mis padres no se preocupan por mí, no puede ser que no se habían dado cuenta que su única hija estuvo de novia por casi 8 meses con una persona mayor que ella, que su propia hija había tenido relaciones con esa persona. No le importaba a nadie. El amor de mi vida me traicionó con mi mejor amiga. La única persona que me hizo feliz me destruyo, me hizo más infeliz de lo que ya era. Me hizo miserable.
​Entonces, ¿qué tengo en esta vida? Mati, está mi mejor amigo que me ama incondicionalmente, que siempre estuvo para mí, y yo sé que siempre va a estar. Jamás pensé en Mati como otra cosa, aunque yo sé que tiene sentimientos por mí. Pero, ¿será suficiente su amor?
​No quiero parecer egoísta pero ¿a quién le importa lo que hago con mi vida? Lo único que importa ahora es si sos conocido, si sos lindo, si tenes plata. Ya ni mis propios padres se preocupan por mí. Esto no es vida. Vida sería quererme a mí misma, tener amigos que no les importa lo que digan los demás, que solo les importes vos. Padres que estén atentos a tu vida, que se preocupen y te apoyen sin importar nada. Vida sería tener personas que te amen.
Perdón Mati, sos lo único que me queda en esta vida que ya no quiero vivir, que ya no voy a vivir.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1
  • 0.0
  • -

16 años, sencilla.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta