cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Tres palabras
Drama |
08.10.15
  • 5
  • 1
  • 804
Sinopsis

Cuando la mente se rinde, todo es posible.

Los dueños de los perros se habían marchado de vacaciones hacía dos semanas. Los rumores decían que no volverían hasta finales del mes que viene. La realidad era que sus cuerpos colgaban como conejos de dos ganchos industriales en una fabrica abandonada.

Al marido el gancho le atravesaba todo el corazón. La mujer, en cambio, colgaba de un hilo. Su tráquea.

Nada de esto por supuesto podía saberlo Jeremías. El simplemente había hecho la típica investigación ante furtum. Ni siquiera quería los perros. Si lo hubiera sabido quizás no les hubiera roto el pescuezo. No era un monstruo.

Además solo se pudo llevar doscientos euros. Si volvía a casa con esa basura su mujer le haría dormir en la calle. Otra vez. Y aún no se había recuperado del último resfriado. Pero siempre la perdonaba, porque en el fondo sabía que tenía razón. “Soy un fracasado. Ni para robar sirvo. Se merece alguien mejor.” Pero tras tales ristras de clichés siempre volvía al hogar. En el fondo era un cobarde.

Hoy, en cambio, notaba algo diferente. Al principio le pareció simple cansancio, pero poco a poco fue dándose cuenta de que no podía concentrarse. Ni siquiera en las cosas más sencillas. Tuvo que detenerse en medio de la calle por miedo a que cruzara un paso de cebra sin mirar y le arrollarán. Su mente parecía hundirse más y más en el océano de sus problemas. Notaba como su voluntad, siempre tan fuerte y obstinada, iba soltando la correa, y un extraño temor surgía de las profundidades de su memoria.

Quién lo hubiera visto, y sin duda así lo hicieron decenas de personas en directo, y luego cientos de miles por todo el país, hubiera pensado que estaba a punto de tener un infarto. Pero de los graves. De los que no hace falta ser medico para diagnosticar tratamiento: Descanso y mucha tierra.

Pero nada de eso pasó. Jeremías no murió. Ni siquiera se desmayó. Simplemente observó impasible como sus manos por fin soltaban a los caballos, y estos, perdiéndose en el horizonte, le abandonaban para siempre. En ese momento su mirada cambió. La luz de sus ojos se apagó y millones de neuronas desaparecieron. Su consciencia, aún ahí dentro, atrapada entre las ruinas en las que se había convertido su carromato, gritaba a pleno pulmón, sollozaba con un terror absoluto; pero nada de esto se reflejaba ni en su rostro ni en su cuerpo. Ojos inexpresivos, rostro petrificado, ambas manos en el pecho y palabras sin sentido. Así lo encontraron los médicos minutos más tarde. De igual forma lo encontraría la muerte al cabo de más de tres décadas. Durante años solo le pudieron sacar tres palabras que tuvieran alguna sentido, aunque completamente inconexas, que repetía como si se tratara del estribillo de una canción. Era el único momento en el que su cara parecía mostrar una expresión humana. Paz.

Año tras año, a eso de las tres de la tarde, comenzaba su canción:

Gancho, corazón, gancho, tráquea.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 99
  • 4.55
  • 333

Estudiante de Filosofia con aspiraciones literarias. Más relatos y pensamientos en mi blog: http://sinpalabras.ghost.io/

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta