cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
DE ESPOSAS Y OTRAS CALAMIDADES
Amor |
17.01.20
  • 4
  • 2
  • 676
Sinopsis

La fuerza más poderosa no es el amor , es sin duda la rabia

 

              DE ESPOSAS Y OTRAS CALAMIDADES

 

No era  su voz tan solo lo que me hacía temblar, ni el roce suave de sus dedos , a través de mi entrepierna, no era la manera directa en que sus ojos se clavaban en mi o se humedecía los labios recorriéndome, ni ese rictus extraño en su boca cuando sabía que iba a besarme apasionadamente, ni la agitación de su cuerpo al abrazarme o su respiración entrecortada en mi oído, que hacia recorrer  en mi piel una gama infinita de sensaciones , desde un cosquilleo hasta una punzada; era mucho más que su cuerpo, era la manera de atarme a su mente , le admiraba, sentía que era el ser más inteligente, más  educado, más culto, más simpático de la tierra, lo veía desde lejos hablar y moverse entre la gente y eso me excitaba, a veces se me quedaba mirando desde el fondo de la habitación y me hacía un guiño, me burbujeaba el estómago,  me sonrojaba y se me alteraba el andar. Tal poder inaudito tenía sobre mí.

Cuando se sentaba a mi lado, no podía evitar tocarlo , el recorrer su piel morena y firme, la contracción que sentía al tocar suavemente algunas aéreas más sensibles que otras, aquella pequeña alteración en sus ojos o su respirar. Sé que sentía como yo aquella sensación profunda, inesperada, gratificante, como una  dulce picadura .

El sobresalto de pillarlo infraganti en nuestra sala con la chiquilla esa de contabilidad, montada en ancas sobre su cuerpo desnudo, en un aparatoso enredo de piernas, me doblo en dos. Me quedé sin poder respirar unos segundos, él saltó en bolas,empujando a su compañera que fue a dar al piso, desgreñada intentando cubrirse, yo no podía moverme hasta que me tocó ,un corrientaso fuerte y doloroso  me convulsionó todo el cuerpo, de tal modo, que no pude sujetar la arcada que  vino a morderme . Estiré el brazo y lo separé violentamente de mí.

Como algo puede pasar de hacerte tan bien, a producirte estados de enfermedad .La chiquilla a medio vestir se disculpaba y corría despavorida dejando la puerta a medio abrir. El espantado y desnudo a mi lado temblaba y sudaba, no entendí porque reaccionaba así, después de todo debió barajar todas estas posibilidades.

- Yo... Yo te puedo explicar – dijo en un tono tan dubitativo que me alteró. El hombre que admiraba, al que disfrutaba oír y mirar se caía a fragmentos frente a mí. Este monigote más delgado de lo que recordaba, con su esencia colgando en un espectáculo decadente. se movía inquieto temblequeando  a un metro de mi.

Levanté el rostro y descorrida la cortina de la fascinación y el amor, quedo ahí  solo ese hombre desconocido, desvirtuado, devaluado,  incapaz de contener los nervios, disculpándose como un niño. Yo ya no lo oía, ni siquiera le hablé o reclamé, ya repuesta de la impresión aseguré mis pasos, cuidando que el equilibrio no me fallara y me detuve en la puerta

- tienes media hora para sacar tus cosas - dijo mi voz autónoma,.me subí al auto y sentí la presión bajo mis costillas como un punzón lacerante, creí que sufría un ataque, luego pensé en ese diagnóstico certero, me había roto el corazón, mire al suelo por si caía algún trozo, pero entendí que dentro de la caja torácico se podía fracturar, incluso abrir en dos y que no vería los pedazos.

Lo vi parado en la puerta desnudo, mirándome como si fuese yo quien había cambiado, y en realidad tenía razón, en ese preciso instante yo había cambiado, me pareció más bajo y muchísimo menos atractivo , la náusea regresó junto con la escena del sillón

Caminé varios metros hasta el asiento , la tarde veraniega ,con el polvo arremolinado entre los estrechos pasillos y el calor aun  ardiendo en la piel húmeda , una sensación de incredulidad al principio ,de profunda pena, hasta trasmutar en una rabia feroz , golpeé con los puños la base de madera ; ¡como pude ser tan ciega, tan tonta! , yo le creía confiaba en él,lo amaba, Lo amo, y eso  de pronto resonó en mis huesos , lo amo repetí en voz alta y sonó tan extraño. . Como aquella vez que lo vi por primera vez, daba una descripción de un avanzado producto en el lobbies de un hotel; de terno gris oscuro y camisa azul piedra , la corbata gris brillante con motivos hexagonales, de cabello muy corto y oscuro, vi sus manos moverse seguras en el aire, oí su voz como un flautista de hamelin y me fui acercando despacio, el influjo no solo lo ejercía sobre mí , las mujeres de la primera y segunda fila lo miraban tan atentas como yo , hizo una pausa y puso sus ojos en mi unos segundos, suficientes para que me avergonzara y me deslizara tras la gente, al asomarme vi que me buscaba con los ojos, sonrío al verme y en ese  instante sentí las esposas cerrarse en mí con un sonido sordo y grave , habíamos sido felices estos 5 años , o al menos eso creía yo, no teníamos dificultades económicas, socializábamos , teníamos buen sexo, y no había grandes discusiones entre nosotros. Yo no supe de sus carencias o sus necesidades extras, siempre estaba dispuesta para él, sus deseos más raros eran satisfechos con alegría.

Una brisa cálida me despeina y la tierra se mete entre los bordes de mis zapatos beige de marca

Sentada aquí busco los cigarrillos e intento prender uno, un joven se me acerca y me ofrece fuego

¿Esta Ud. bien?- muevo la cabeza imposibilitada de hablar, él se acerca y toca suavemente mi brazo, una sensación conocida me revuelve las entrañas

-¿segura, puedo acompañarla? Lo miro desconfiada, pero una sonrisa de dentífrico me tranquiliza

-ok si quieres. El me mira entonces con unos ojos aceituna de espesas pestañas

- quien quiera que sea, es un idiota señora - su tono galante y su voz grave, rompe los cimientos sólidos de mi fidelidad

- ¿si te propusiera irnos algún lado ahora mismo, irías? -  no puedo haber dicho eso. El tan sorprendido como yo, me mira fijo y vuelve a sonreír

-¿es en serio?

-muy en serio                                                                     

- ok vámonos de acá y toma mi mano, la sorpresa, la angustia y la rabia mueven mi cuerpo a tal punto que estoy excitada

- unas cuadras más allá ya en el motel, él se me acerca muy despacio, me besa lento, y apasionado, respondo confundida por lo agradable que me resulta su boca y la sensación de aquel beso, mucho más experto de lo que esperaba. Me va tocando con tal suavidad que no percibo cuando ya estoy desnuda y me hace el amor,sí, porque no fue solo  sexo desenfrenado, ni acrobático, ni urgente, me convenció despacio de entregarme completa, confié en sus dedos y sus manos , en su boca que de a poco fue hurgando, hasta que despertó en mi unas ansias locas de ser poseída , cuando por un segundo abrí los ojos y vi aquellos oscuros fijos en mí, el crujir metálico sonó de nuevo, esta vez crujieron al abrirse .

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • ¡Cuánto tiempo sin saber nada de ti! Un relato tan bien narrado como todos los tuyos. El amor y la rabia, tienen la misma fuerza vital que mueven al ser humano a mover el trasero. Son dos caras de la misma moneda. Dicen el hombre es polígano por naturaleza, y aunque tenga alguna amante, no significa que deje de querer a su pareja. Así y todo ¡la vida es muy dura, ¿verdad Pamela?
    no se puede expresar mejor
  • Bueno no hay mucho que acotar

    Hay cosas que marcan nuestra vida , nuestra historia y hasta nuestras conductas

    Nosotros los prescindibles

    Aun cunado debería ser unas de nuestras principales virtudes la franqueza es una espada de Damocles sobre nuestras cabezas .

    Creer o no es algo absolutamente personal; yo que creo en la energía, la esencia y la permanencia , puedo abrirme a la percepción de sensaciones, visiones y experiencias inexplicables. y también respeto aquellos que piensan que esto es solo una tonteria .

    Estoy segura que todos conocemos a alguien que lo ha perdido todo, hasta a si mismo, que se ha cansado de pelear abandonando, ésta no es una crítica , esta es una forma de expiar los pecados, de mirarse y ver lo realmente está pasando , perdonarse y pedir ayuda para aquellos que aun pueden lograrlo

    De pequeña sentía una fascinación extraña por las iglesias , su arquitectura y su estética me causaban gran emoción , aun hoy al entrar en una catedral y oír el eco de una voz fuerte y rasposa me estremece . cierto es que ya no pienso lo que entonces y que tengo mi propia interpretación de la fe , pero eso es otra historia Quiero hacer notar enfáticamente que mi idea no es faltar el respeto a ninguna persona que pertenezca a la fe católica, muy lejos de mi aquello

    Con tanta teoría conspirativa resucite un cuento que escribí hace mucho para jugar un poco .

    Hay ocasiones en que por mas que la disfracemos, evitemos o luchemos , la realidad como una bola de nieve gigante, fría y pesada nos golpea

    Hoy que parece todo estar convulsionado y revuelto , yo recuerdo de pronto quien soy

  • 133
  • 4.5
  • 296

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta