cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
De Europa a Oriente
Reales |
19.02.11
  • 3
  • 3
  • 2580
Sinopsis

...

 

De: Marcos Bastierra  mar,3 enero, 2010  04:17 Para: sakaret83@gmail.com

 

No te hagas la importante, Alejandra, que desde donde yo te escribo también hay hormigas rojas, aunque no son tan pequeñas como las que tú dices, son tamaño estándar, aquí todo es estándar, y no sucede nada, por suerte, ya que cuando sucede algo es mucho peor, la gente se incomoda, esa es la palabra, se revuelve en sus asientos y toma pastillas para dormir, o deja de tomarlas, o se apunta a yoga o decide terminantemente cosas que, al día siguiente, no tienen ningún sentido, o que Sí lo tienen, pero ya no se lo ven, y entonces no hay nada qué hacer, salvo correr, sudar, jugar en serio, llegar a cama rendidos, y al día siguiente café y lentillas, e intentar, si es posible, no pegarle cuatro tiros al vecino.

Hoy han soltado a un tipo, a setecientos kilómetros de aquí, un viejo que llevaba en la cárcel no sé cuantos años, y la gente tiene miedo, tú ni te acordarás lo que es vivir con miedo, ver todos los días en la televisión la misma cara fea del mismo tipo, y no poder verle las manos (¿qué llevará entre las manos, por Dios? que alguien haga algo!!) Bendita televisión. Alabado sea el temor precocinado. Yo no sé lo que sería tener que afrontar los propios miedos. Tal vez te convendría, Alejandra, ver un poquito más la tele. Por lo que cuentas, tus pesadillas son demasiado originales.

Yo por mi parte, normal, como siempre. Sigo coleccionando flores. Hasta que empiezan a oler mal.

A veces me arrepiento de haberte dado a probar esa medicina, por muy natural que digan que sea. Al menos me gustaría hacerte llegar el prospecto. Son cinco cositas de nada. Después haz lo que quieras con él, como si quieres tirarlo, pero al menos leélo, quizá (aunque no creo) te sea de alguna utilidad:

- Si sufres efectos secundarios, no te preocupes, no los sufras. Relájate y disfuta. Sumérjete en ellos. Si te resistes, si te atas al mástil, quizás no haya más cantos de sirena, quizás ya nunca (sería terrible) los puedas volver a gozar.

- Si vieras, en un escaparate, una hilera de maniquíes con todo el rostro tapado con velo, y dos tiendas más allá, una cabeza de camello balanceándose, colgada por el morro con un gancho, no vayas más allá con la imaginación, no lo asocies con ninguna cosa, no lo conviertas todo en un símbolo.

- Si ves ruinas por todas partes, no creas en la Historia. No leas los periódicos. Y que no te lean el futuro si no te da la puta gana.

- Si te topas con un laberinto, una esfinge o un espejo, pasa de largo. Nunca sigas los caminos de baldosas amarillas.

- Si, por alguna extraña razón, se te ocurriera emprender un viaje de autodescubrimiento, olvídalo cuanto antes; mejor hínchate a Prozac o ve directamente al psiquiátrico.





P.D: Yo también me acuerdo de aquel día, pero no así. Seguro que tienes razón, o al menos deberías tenerla. Mi versión es mucho más fea.

P.D.2: Haré cómo que no he leído tu segundo correo. Te recuerdo lo que tú misma me dijiste: las revelaciones en el desierto, sólo sirven ahí, en el desierto.

P.D.3: Yo tampoco te echo de menos.
/

 

De: Marcos Bastierra vie,18 febrero, 2010  13:49   Para: sakaret83@gmail.com

 

Joder Alejandra, que me digas que te quieras follar al mundo, para después parir algo más pequeño, más juguete, más bola de cristal, pero igual de terrible y conmovedor, me parecería otra de tus ingenuidades si no fuera porque estás tan lejos. No me gustaría recordarte (pero lo voy a hacer, qué carajo) lo de Pippa Bacca, esa artista que quería demostrar que “cuando uno confía en los demás recibe sólo cosas buenas” y acabó su “viaje de paz” violada y estrangulada. Siento ser tan duro; más cuando sé que tú estás en otra onda, empapada hasta los huesos, pero en otra onda. Creo intuir algo de lo que quieres, pero no sabes decirme: que sólo hay una manera de salirse de uno mismo, y es descubrir lo que hay en otros. Ser poseída por el espíritu de un buzo. La inmersión en este puto mundo, pero sin botella de oxígeno. Para eso tenemos un par de pulmones, y el riesgo es mínimo: que exploten. Claro que sí. Pero tú no tienes alma de kamikaze. Dime que no lo tienes. Que prefieres eso a ser de hielo, de acuerdo. Pero también hay que saber cuando dar un paso atrás, empezar a subir y coger aire, aunque sea en el último segundo.

Si quieres impregnarte de caos, disolverte en esa sopa de vidas que es el mundo, cambiarte de ojos cada poco tiempo, ser actriz, sparring, medium, cobaya; adelante. El precio puede ser la desintegración, algo más allá de la locura. Por eso es peligroso meter la cabeza en el agujero negro, asomarse, querer tocarlo, introducir una mano, después el cuerpo entero; en el momento en el que levantas un pie, ya estás perdida, no vas a tardar en levantar el otro, quedarte sin suelo, sin algo firme a lo que aferrarte. Adelante, digo, para que no te sientas sola, porque sé que no hace falta que nadie te empuje, y nadie va a poder echarte atrás. Adelante digo, aunque no lo sienta. Vuelve, Alejandra, déjate de joder. El mundo no es un licor de frutas con el que puedas emborracharte, y al día siguiente mearte de risa por lo que hiciste, o echarte a llorar. En tus manos es un veneno o un antídoto, y hasta que no lo pruebas no lo vas a saber, y cuando lo hayas probado, puede que sea ya demasiado tarde.

Y sé que crees en las remontadas. Está bien, hay que creer en ellas. Pero a veces el arbitro pita el final del partido y hay que darse cuenta. EL MUNDO NO SIEMPRE SE CONFABULA PARA CONSEGUIR LO QUE TÚ QUIERES: Paulo Coelho es un perfecto idiota.
-

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Twitter: @JFernandezLayos

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta