cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Debo o quiero?
Amor |
25.06.21
  • 5
  • 6
  • 358
Sinopsis

una buena lección de vida

Un día a la semana me levanto especialmente feliz, hasta que bajo la escalera de mi dormitorio Y llego al baño.

Me pregunto mientras me miro al espejo,  por qué lo mismo cada vez y creo tener la respuesta, que aquí va: Los segundos días laborables de la semana, yo los he tomado para no hacer nada. Es decir Nada obligatorio cómo por ejemplo compromisos agendados, y que debo cumplir.

Sobre esta última Palabra antes subrayada “debo”, mi padre me solía llamar la atención, porque de alguna manera lo que yo había acordado hacer de antemano, era sagrado, entonces me servía como excusa para no hacer otras cosas .

Una vez hablando por telefono con mi padre, para excusarme de que no lo podía visitar en en un geriátrico en el que estaba, decía por ejemplo : no puedo ir a verte porque debo hacer tal otra cosa.

O Sí de repente estábamos charlando, tomando un café con mi padre por ejemplo y por alguna razón me quería ir no podía decir “me quiero ir”…sino debo hacer esto o aquello por eso me tengo que ir. Inmediatamente escuchaba a mi padre decir,

- ¿debo?.(moram? en  idioma croata) estás segura que debes o quisas quieras...

O sea me siento bien, cuando hago lo que quiero y no tan feliz porque un día a la semana los “debo” no están, me he dado permiso para hacer lo que sea. No eludo mis compromisos o mi palabra dada pero sí me hago cargo del ocio, el mal visto, con mala prensa y denostado amigo ocio…

Claro cuando recuerdo a mi padre esperandome, y yo no pudiendo enfrentarme con su enfermedad, con su de repente incapacidad a vivir la vida como siempre quiso, activo y feliz, mas la batalla entre la culpa y el miedo que paralizan mis piernas y los debo ir, como sea

como decia mi suegro, los que tienen miedo o no tienen miedo lo mismo cobran...(los retan o castigan , quiso decir)

Han pasado bastante años de ese café con mi padre tan aleccionador...por decirlo de alguna manera.Se lo agradezco mirando al cielo, me transmitió un valor que yo aprecio Aunque me cueste cumplir algunas veces cuando bajo la guardia y me distraigo de mi misma..

Ser responsable pero también conectarme con mis momentos de bienestar y de no hacer nada.Gracias papá!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 55
  • 4.65
  • 7

Me gusta escribir sobre las relaciones y vínculos humanos.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta