cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Dejar de fumar
Drama |
19.08.17
  • 4
  • 0
  • 698
Sinopsis

...

La puntada fue terrible. Una puntada fea, dolorosa; como si me hubiesen clavado un punzó en el centro del pulmón derecho. Estaba a punto de fumar el trigésimo cigarrillo del día. O el trigésimo primero, no recuerdo. ¿Sería era el enfisema? Quizá era otra cosa. Pero debo reconocer que me asusté.

Me quedaba medio atado. No sabía si tirarlo a la basura y hacer el esfuerzo por dejar el vicio, o si fumarlo todo, convenciéndome de que serían las últimas pitadas de mi vida. Opté por la segunda opción. Eran las seis de la tarde de un día gris.

Encendí la televisión y me senté en el sofá, con los cigarrillos al lado. Las ganas de fumar aparecieron con fuerzas. Transpiraba tanto que decidí prender el primero de esos diez. Me sentí bien. No hubo puntada ni nada parecido.

Al rato me atacó un profundo hambre y fui por unas medialunas. Había tres. Las comí tan rápido que tuve que correr por un vaso de agua. Ahora mi estómago estaba lleno. Necesitaba otro cigarrillo. Lo encendí. Lo fumé. Tampoco hubo puntadas.

Faltaban ocho para acabar el atado. Los últimos ocho. Era una lástima dejar de fumar a los cincuenta años, yo pretendía vivir algunas décadas más. ¿Valdría la pena privarse de algo tan placentero? Pero la puntada había sido fuerte. Y era consciente de que tenía un enfisema. Sí. Debía hacer el esfuerzo. Me gustara o no.

Esos ocho cigarrillos los fumé tan rápido que no me di ni cuenta. Antes de las diez el atado estaba vació y la ansiedad me destrozaba. Quería fumar. Necesitaba fumar. Fumar o matar a alguien para calmarme.

Sonó el timbre. Yo no esperaba a nadie. Pregunté quién era y la respuesta me dibujó una sonrisa: era un primo que venía a visitarme. Un primo que no veía hacía años y que nunca me había caído bien. Lo hice pasar, se sentó en el sofá y prendió un cigarrillo. Fui a mi habitación y regresé enseguida. Le vacié el cargador en el pecho.

Desde ese día le disparo a cada fumador que veo. Vivo en clandestinidad, escapándome todo el tiempo. A veces leo mis crímenes en el diario y me rio a carcajadas. Se puede dejar de fumar: sólo hay que buscarse una actividad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 4.55
  • 231

Soy Augusto Dipaola. Nací en la Ciudad de Campana (Provincia de Buenos Aires, Argentina) en 1984. Si quieren leer un poquito más... facebook: cuentos oscuros para niños dementes.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta