cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¡DEJAR HUELLA!
Amor |
15.09.15
  • 0
  • 0
  • 652
Sinopsis

“Lo que hacemos por nosotros muere con nosotros, lo que hacemos por otras permanece inmortal”

Existe una hermosa frase que dice: “Me encantan las personas que dejan huellas…y no cicatrices”.

Las personas que dejan huellas son sabias que atan sus sueños a la esperanza, a servir con amor incondicional, a dar confianza; gozan abundantemente de la vida. Disfrutan lo que viene y lo que va, lo que fue, lo que es y lo que será. Las personas que dejan huella son seres humanos brillantes que han educado su mente y su alma para trascender; son seres plenos de genio e ingenio que siempre se dan tiempo para gozar, son agradecidos; ceden cuando es necesario, dan lo mejor de si mismos, dominan su carácter; saben que la mejor obra de arte que alguien puede darte es amarte, valorarte y respetarte. Las personas que dejan huella hacen su tarea bajo el energético poder del amor, están comprometidas con el cambio, con la mejora continua, saben que el tiempo es el mejor aliado del hombre, que las cosas visibles tienen su tiempo pero las invisibles…son eternas.

Las personas que dejan huellas son sinceras y generalmente tolerantes, están reconciliados con la vida, difieren, analizan, pero acuerdan; hacer lo que les corresponde, comparten sus haberes y saberes; celebran diariamente el milagro del nuevo amanecer, valoran la familia, cultivan a los amigos, respetan al de enfrente.

Las personas que dejan huella disfrutan su trabajo, enriquecen su conciencia, porque no caminan contra si mismos; fluyen con la vida, eliminan el ego, se dan tiempo para el silencio interior, renuncian a la necesidad de la aprobación; saben escuchar con el corazón, que los libera de la pesada carga del rencor y del regimiento.

Las personas que dejan huellas no tienen imposibles, siempre van más allá de sus límites, trabajan en su trascendencia; hacen que su vida valga la pena emplean bien su jornada gozando tanto del viaje, como del paisaje, se superan a sí mismos; si caen vuelven a empezar, tienen el coraje para seguir adelante en la búsqueda de sus sueños, porque son más grandes que la derrota.

Las personas que dejan huella no se les enmohece el alma, porque la lubrican con el amor, diariamente enriquecen su conciencia al trabajar en un mundo holístico, en el que integran todo su ser, mente, cuerpo y alma por ello están en la cima espiritual.

Las personas que dejan huella se enamoran de sí mismos; les funciona su tarea, porque colorean su vida con pasión, siembran el camino de paz, disfrutan plenamente el milagro del hoy; porque saben que es un regalo en el que se concentran la eternidad, “Se saben seres espirituales, viven de una experiencia corporal”.

Las personas que dejan huella, cuando un problema los hace caer, no buscan culpables simplemente se levantan, se sacuden el polvo, se dan tiempo para mirar hacia el cielo, porque es la morada del padre…y siguen adelante.

Las personas que dejan huella tienen como centro a Dios, por eso gozan de una de una regocijante paz interior, saben la temporalidad del breve espacio de la vida; se dan tiempo para abrir su corazón y elegir lo necesario, no desperdician su espacio para andar de malas; entienden que no están vivas para sufrir, sino para ser felices para amar y ser amados; saben que no pueden construir una nueva vida con emociones negativas y…con actitudes viejas.

Las personas que dejan huella gozan de un encanto personal que saben expandir, porque son auténticos, gozan de su unicidad, tienen conciencia de que están hechos para la grandeza; su núcleo interior tiene una luz, un profundo sentimiento que inspira; son inmensamente ricos del alma, experimentan su vida, aprovechan el tiempo para construir su historia, tienen la virtud de hacernos sentir bien con su presencia…siempre son una buena nueva.

Las personas que dejan huella sueñan con un mundo mejor y trabajan para construirlo; creen en la magia del amor y el poder de los sueños tienen tres reglas básicas: 1.-No van a donde no los invitan. 2.- No se meten en lo que no les importa y 3.- No hablan si no saben, entienden que el amor y la paz comienza con una sonrisa. Dios nos bendice y ama

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta