cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Del Jarama al Neretva ( andanzas de un sefardí )
Históricos |
27.09.15
  • 0
  • 3
  • 777
Sinopsis

Como en alguna otra ocasión ( y aprendido de Isabel Caballero), recomiendo la visión del vídeo La Batalla del Río Neretva (v. extendida ) en youtube. Aunque sólo para los que quieran situarse en el ambiente histórico de este inconcluso relato.

Por más vueltas que te des, el culo siempre está detrás, pensaba en español Jakov Gabirol -ese era su nombre verdadero y no el otro tras el que se venía ocultando desde hacía más de cuatro años- lo que venía a significar que es siempre el destino quien al final te termina alcanzando. En esos momentos de profundas reflexiones transcendentales, no era el croata la lengua de la que provenían las palabras afloradas a su pensamiento, sino del español aprendido -con matices arcaicos- en su casa familiar y posteriormente evolucionado y actualizado -aunque algo salpicado de americanismos criollos de su convivencia con latinos del otro lado del mar, en las trincheras madrileñas- hasta convertirse en un castellano aceptable. 

   Siempre el culo está detrás, volvió a repetirse ajustándose la hebilla del casco cubierto por el forro de camuflaje verdoso de las Waffen SS y sonrió para sí pensando en la palabreja. Camuflaje, camouflage y hasta camuflache la había escuchado pronunciar durante la guerra de España -recordaba otras palabras graciosas, tales como parachutista checa, que era a la vez una especie de cárcel además de un apellido español- , aunque el motivo de su sonrisa era más bien debido a que, el término camuflaje, era el más apropiado para definir su propia conducta, desde el día de aquel lejano Octubre, en el que, tras haber desfilado por una avenida de Barcelona plagada de banderas rojas, hubiese subido a un viejo mercante, del que descendió con documentación falsa en un muelle del puerto de Salónica y, tras haber hecho saber -por conducto clandestino- a sus padres que se encontraba bien y en la patria, permanecer escondido unos cuantos meses hasta decidir alistarse, manteniendo el nombre falso de Nicola Dubravko, en la organización paramilitar de extrema derecha conocida como la Ustacha, como el medio más idóneo  para ocultar su condición de ex-brigadista internacional en la Guerra Civil Española y de judío, en una Croacia agitada, en vísperas de la guerra mundial, por los vientos violentos del fascismo y del antisemitismo. 

   Hacer de tripas corazón - como decía en español- se podría aplicar perfectamente a su actitud -desapasionada y fría, aunque obligadamente participativa- ante las atroces brutalidades cometidas por aquella pandilla de matones -de los que había llegado a convertirse en camarada- cuyas víctimas eran mayormente judíos, serbios ortodoxos -a los que se terminaron por obligar a convertirse al catolicismo- y comunistas. Aquellos crímenes contaban con la aprobación tácita de la Iglesia nacional de Croacia y con la, más o menos velada, del propio Vaticano, y los ustachi elevaban sus crueles despropósitos hasta el punto de regalar -como muestra de fidelidad- a su caudillo, talegas llenas de ojos humanos, que Ante Pavelic solía exponer en bandejas ante los asombrados ojos de sus invitados, tal como atestiguaría un escritor tan poco sospechoso de filoizquierdismo como Curzio Malaparte.

   La conducta, poco entusiasta ante estas barbaridades, de Jakov, - el cual dedicaba las horas del estudio del adoctrinamiento político a verter clandestinamente al castellano sefardita -hablado por sus antepasados- los textos de un romancero mostrenco, sacado de la mochila de un enemigo muerto en el frente madrileño del Jarama- llegó a provocar la desconfianza de sus mandos inmediatos, e incluso hubiese promovido una investigación, si no fuese porque la entrada del denominado Estado Independiente de Croacia en la guerra mundial al lado de Alemania e Italia, le hubiese dado ocasión de alistarse en una división de las SS , formada por voluntarios croatas que, en Marzo de 1943, se encontraba en el norte de Yugoeslavia, en plena ofensiva contra el ejército partisano comunista dirigido por Josip Broz, mayormente conocido con el nombre de guerra de Tito.

    Muchas noches, en la cuenca gélida del Neretva, había soñado Jakov desertar con arma y bagaje hacia las líneas de los partizan, pero las justificadas dudas ante el recibimiento que cabría esperar serle dado por los guerrilleros rojos a un soldado de las Waffen SS, croata para más INRI -que lo convertía además en traidor a la patria yugoeslava- lo despersuadían de estos pensamientos.  

Mas, qué se le va hacer ? Pacencia - terminaba repitiéndose, volviendo estas veces invariablemente siempre a su ancestral y rudimentaria lengua paterna.    

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 67
  • 4.58
  • 296

Siempre hay una historia que contar

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta